Barbaridades

Publicada el 17 de junio de 2010 en El Espectador.

Helen Thomas dijo una barbaridad. La ilustre reportera de la casa blanca, de 89 años, y con 67 años de carrera, se vio obligada a renunciar a su cargo y a dejar vacía su silla en la Casa Blanca.

Esto porque hizo unas declaraciones concebidas como antisemitas: “los judíos deben salir de Palestina e irse a su casa, a Polonia o Alemania”. Decir que fue una declaracion desafortunada es poco, miles de judíos fueron asesinados en sus natales Polonia y Alemania sin contar con los judíos que han nacido en territorio palestino.

Thomas es una mujer de opiniones fuertes y no era un secreto que estaba a favor de los palestinos. Digo estaba, porque tuvo que retractarse de sus declaraciones despues de quedarse sin trabajo, sin silla, sin agente, objeto de un fuerte repudio mediático. Si bien es cierto que Thomas se extralimitó, las consecuencias son desproporcionadas, después de todo la libertad de expresión se resume en la premisa de Voltaire: “no estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarlo”.
Más desproporcionado todavía, cuando se tiene en cuenta que la derecha extrema israelí y figuras públicas como el gobernador Mike Huckabee, conciben las tierras palestinas, ocupadas por las fuerzas israelitas desde 1967, como parte de Israel y lo han dicho publicamente. Más allá de la disputa entre Israel y Palestina, me llama la atención cómo, aunque desde ambos bandos se han hecho declaraciones políticamente incorrectas, solo un bando ha sufrido las consecuencias de su incorrección.

Aunque nada de esto excusa a Thomas, sí evidencia el doble standard, en el que quienes expresan opiniones que van en contra del establecimiento son inmediatamente satanizados, marginalizados y finalmente excluidos del debate público, mientras que quienes expresan opiniones igualmente radicales, pero a favor del status quo, pasan de largo sin ser castigados. Es decir: todos los iconoclastas son iguales, pero unos iconoclastas son mas iguales que otros.

En el caso colombiano es claro que si se pertenece a la llamada oposición, que en este país es informe y jadeante, y con frecuencia convulsiona como una culebra sin cabeza, las consecuencias de lo que se dice son mayores, evidentes y no se hacen esperar. Cuando Antanas Mockus, haciendo gala de torpeza, dijo que admiraba a Chavez todo el mundo se le vino encima y el electorado lo castigó quitándole votos. Esta semana sale Uribe a decir, con respecto al fallo en contra del coronel Plazas: “Una alianza criminal asesinó a la Corte en 1985 y ninguno está en la cárcel. Ahora condenan a un integrante de las fuerzas armadas que simplemente buscó cumplir con su deber… Duele… da tristeza” y esto no tiene consecuencias palpables, aún cuando sugiere que desaparecer gente inocente hace parte del deber de las fuerzas armadas (algo que, a juzgar por los falsos positivos, varios militares deben creer).

Esto dicho cuando a la oposicion se le vienen cuatro largos años (si no ocho) de lo mismo, alimentados con la dietética esperanza de algún día tener peso en las decisiones del gobierno que ahora parece ostentar un poder Unívoco. Ante ese panorama creo que hay que esforzarse porque mínimamente sean proporcionales las consecuencias de las barbaridades dichas por un bando y por el otro. Si bien ni el gobierno, ni la oposición, ni Thomas, ni Evo, ni Obama, ni Chávez, ni Uribe, ni Noemí, ni Ordoñez, ni Yamhure, ni Britney, ni William Vinasco, ni nadie dejará de decir barbaridades, el hecho de poder hacerlo en igualdad de condiciones y consecuencias garantiza una democracia fuerte, cuyo mejor termómetro es una verdadera libertad de expresión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s