El perfil

Columna publicada el 16 de diciembre de 2010 en El Espectador.

Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, fue elegido la persona del año por la revista Time. ¿Se lo merece?

Zuckerberg fue elegido por “conectar más de medio billon de personas y hacer un mapeo de las relaciones sociales entre ellos; por crear un nuevo sistema para intercambiar información y por cambiar la forma como vivimos nuestras vidas. La elección ha sido criticada, especialmente porque muchos piensan que Julian Assange, fundador de Wikileaks ha hecho más méritos para la portada.

Tanto Assange como Zuckerberg ponen en jaque al concepto de privacidad. El primero sospecha de todo aquello que sea secreto, el segundo opina que la vida diaria debe ser pública. Ambos creen en un mundo en donde la confidencialidad es innecesaria e inviable, uno se ocupa de los peces gordos y el otro de lo cotidiano, y por eso, por enfocarse en la contingencia, el efecto de la creación de Zuckerberg ha sido más contundente. Más difícil que escapar de lo extraordinario, es escapar de la vida diaria.

Otro favorito de los lectores era Steve Jobs, el CEO de Apple, que según argumentan algunos, como Philip Elmer-DeWitt en la revista Fortune, ha cambiado la manera en que interactuamos con el mundo tanto, o más que Zuckerberg. Aún así, los usuarios de Mac son un grupo más reducido que los usuarios de Facebook y aunque la mayoría asocia su preferencia por Apple con su personalidad (el gran acierto publicitario de la marca) la plataforma donde divulgan esta personalidad, es Facebook.

Facebook cuestiona el concepto de identidad. ¿Uno es lo que es? ¿Lo que construye? ¿Lo que muestra? Al abrir una cuenta, Facebook nos pregunta nuestra edad, nuestra orientación sexual, religiosa, y nuestra posición política: detalles que tomarían más de una larga conversación para ser divulgados y que muchos no están seguros que quieren divulgar. El perfil de Facebook casi que se ha convertido en una carta de presentación al mundo, una que podemos editar a nuestro antojo. Esas decisiones entre lo que mostramos y ocultamos son reveladoras pues hablan de lo que queremos ser y lo que somos: una información valiosa para entender desde las preferencias de los consumidores hasta el Zeigeist presente.

En otras revistas como PC World se especula que Zuckerberg era una opción segura; mientras Assange ha revelado secretos del gobierno ganándose enemigos en altos cargos, Zuckerberg ha puesto en contacto a una cantidad considerable de personas. El primero divide y el segundo une. Zuckerberg sería entonces, la opción politicamente correcta.

Facebook, sin embargo, está lejos de ser políticamente correcto. La red social más poderosa inventada hasta ahora se alimenta de nuestras debilidades de carácter: nuestro gusto por el chisme, nuestro gusto por la procrastinación. Es un juego entre ver y ser visto que funciona, porque en el fondo todos somos o un voyeur, o un exhibicionista, o ambos. Facebook tiene muchos detractores, pero todos seguramente ya han abierto o abrirán una cuenta. Facebook se ha vuelto para muchos, para esa porción del mundo con acceso a Internet, el medio obligado para la interacción social. Tarde o temprano todos nos damos cuenta de cuán coqueto puede ser un I Like, particularmente para quienes no sabemos guiñar el ojo.

Zuckerberg fue elegido no porque fuera una opción conciliadora sino porque inventó un sistema que se apoya en las necesidades humanas, particularmente en una de las más apremiantes: la necesidad de comunicar. Zuckerberg piensa que si él no se inventaba esta red social, otro lo habría hecho, porque no es que Facebook haya cambiado la interacción de las personas sino que la interacción de las personas ya estaba cambiando y eso fue lo que lo que este joven de 26 años vió. Facebook es un hijo de su tiempo y Zuckerberg es la persona del año por haber visto claramente el perfil de la época en que vivimos.

Anuncios

One comment

  1. Tuve Facebook hace años. Lo borré. Lo denuncié en mi blog. Lo volví a abrir. Lo denuncio en mi blog. Sigo en él. Es increíble que lo necesite tanto y que lo odie a la vez. Comparto tu análisis, facebook al igual que el mototaxismo, es un mal necesario. Obviamente por razones políticas, Time no escogerá a Assange.

    Seguiré por aquí Catalina. Me encantaría que me visitaras y me leyeras.
    Sigo los pasos del periodismo y eres de mis favoritas.

    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s