Brindar en El Banco

Publicado el 22 de abril de 2011 en El Espectador.

En algunos pueblos de Colombia se creía que uno no podía peinarse en Semana Santa, porque le estaba halando el pelo a Jesucristo y no podía bañarse pues eso equivalía a escupir al hijo de Dios. Para mí son historias pintorescas, curiosidades del pasado colombiano, un capítulo cerrado de folklore medieval.

El alcalde de El Banco Magdalena, Alberto José Puerta Rosado, en cambio, parece vivir inmerso en unos mitos creacionistas que lo han llevado a pasar un decreto que prohíbe el trago en Semana Santa. El alcalde dijo sin pena, en RCN Radio, que este decreto fue articulado con la Iglesia Católica, y que los ateos tienen un resentimiento con Dios y la sociedad.

El asunto es absurdo en muchos niveles, primero, claro, está la ignorancia caricaturesca con la que Puerta habla de otras posiciones religiosas. Segundo, Colombia es un país con un gobierno laico, al menos en el papel, y esta separación entre Iglesia y Estado garantiza libertad de culto, libertad de consumo y libre desarrollo de la personalidad. El decreto atenta contra los tres últimos y es una falta de respeto para todos, católicos o no. Con los católicos el alcalde se está tomando unas atribuciones que no le corresponden; a los demás, les impone una penitencia inmerecida, y viola sus derechos en nombre de un Dios que bien puede ser un amigo imaginario del alcalde.

Tal vez la próxima movida de Puerta será la prohibición de la entrada al monte para proteger al Mohán, y el toque de queda para evitar encuentros con La Llorona. Porque sí, ante la ley, ante el Estado, Dios es tan real como el dragón invisible, inoloro, callado e inmaterial que vive en la sala de mi casa, y de cuya existencia no tienen más prueba que mi testimonio, imposible de verificar empíricamente.

Podríamos reírnos de las ocurrencias de este alcalde macondiano pero sus ideas violan de forma efectiva derechos fundamentales. Lo que Puerta hace es solo una señal de cómo en nuestro país la Iglesia y el Estado no se separan en la práctica, hay oficinas públicas con imaginería beata, funcionarios que imponen sus creencias religiosas y hasta llegan a hacer proselitismo en escenarios laborales.

Una cosa es que este país sea en su mayoría católico y otra que el Estado deba tomar sus decisiones basándose en una doctrina que para muchos de nosotros es injusta, obsoleta y llena de discriminación. El ejercicio de la religión debe ser un asunto privado, y no tiene nada que ver con las decisiones oficiales. De hecho, si Jesucristo existe y es un tipo coherente probablemente le repetirá al alcalde uno de sus sloganes refritos: “al César lo que es del Cesar”, y con eso el decreto perdería hasta su legitimidad religiosa.

Este viernes santo espero que los habitantes de El Banco se bañen y se peinen, se sienten a comer un jugoso corte de carne de vaca, lo acompañen con una cerveza, y terminen su tarde meditando sobre sus vidas ayudados por algunos tragos. Tal vez el licor le aclare la mente a los banqueños y se rebelen contra su alcalde que es la prueba viva de que sobriedad no es lo mismo que lucidez.

Anuncios

One comment

  1. Me gustó. Ante la mísera y distorsiona educación, no me sorprende. Hasta la ignorancia voluntaria podría ser democrática, pero las decisiones públicas de un ignorante no pueden coartar la libertad de los demás. Un Estado laico debería de propender por una sociedad laica, pero de eso estamos muy lejos. Aunque es un tema también generacional que los jóvenes deberían de visibilizar con más vehemencia. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s