El derecho a conectarse

Publicado el 9 de junio de 2011 en El Espectador.

Más allá de las fronteras, de las filiaciones religiosas y políticas, más allá de todo relativismo cultural, están los Derechos Humanos: inherentes, interrelacionados, interdependientes e indivisibles.

Palabras mayores. ¿Por qué entonces un servicio que hasta podría ser considerado un lujo, como el acceso a Internet, acaba de ser declarado por las Naciones Unidas, un Derecho Humano? ¿Por qué, si nunca antes se había hecho una declaración específica para exigir como derecho el acceso a otro medio de comunicación como la televisión y la radio?

Según el reporte de la ONU, la Internet, a diferencia de cualquier otro medio en la historia de las comunicaciones, le permite a los individuos buscar, recibir, y divulgar información e ideas de todo tipo instantáneamente y gratis. La Internet expande la capacidad de los individuos para disfrutar su libertad de opinión y expresión, lo que a su vez hace posibles otros derechos humanos. “La internet estimula el desarrollo económico, político y social y contribuye al progreso de la humanidad como un conjunto.”, dice el reporte de la ONU.

También indica que no debe restringirse el contenido en Internet a menos que pueda causar daño directo a otros, y muestra una gran preocupación por los gobiernos que prohíban o limiten el acceso a la red de manera permanente o en momentos claves, como las revueltas de Egipto. El reporte también dice que la difamación no debe ser criminalizada pues los individuos tienen ahora la capacidad de responder inmediatamente a las calumnias a través de la red.

Señala que la seguridad nacional o el terrorismo no son excusa suficiente para restringir el acceso a Internet y que es importante que los usuarios de la red puedan proteger su anonimato. La información y opiniones políticas no pueden restringirse ni criminalizarse a menos que el gobierno pueda demostrar que dicha expresión tiene por objeto y puede incitar a la violencia inminente, además exige que haya una conexión explícita entre dicha expresión y una acción violenta. Una declaración que se hace 2 años tarde para el pobre de Nicolás Castro cuyo expresivo grupo de Facebook contra los hijos del ex presidente Uribe no podía incitar violencia alguna, no la incitó, y peor aún, probablemente ni la buscaba en serio.

El reporte de la ONU también dice que es responsabilidad de los Estados dotar a los ciudadanos de la infraestructura necesaria para acceder a Internet, esto incluye computadores y conexiones, y además y sobre todo: educación, capacitación en el uso de las herramientas. Ser “ciberletrado”, es ahora un Derecho Humano y por eso Internet debe ser parte activa de la educación en los colegios. Sin el acceso a Internet, que facilita el desarrollo económico y el disfrute de un amplio rango de Derechos Humanos, los grupos marginados y los países en desarrollo se mantienen atrapados en una aporía, perpetuando su inequidad. El libre flujo de información libera también las mentes de la gente. Internet, además es una herramienta educativa revolucionaria porque provee acceso a una cantidad de información que crece hacia lo infinito y que permite la investigación no académica gratis, y así el desarrollo del capital humano.

Ser humano es una exigencia por alimentación, salud, abrigo, libertad, voz, y hoy, en el 2011, ser humano también es conectarse. Si alguien todavía dudaba del poder de Internet, con esta declaración queda claro que desde la imprenta ninguna invención había sido tan eficaz para el intercambio de información, o tan influyente en las percepciones y acciones de los seres humanos. Un pueblo sin Internet es un pueblo desinformado, desconectado, que no conversa, con una vocecita incapaz de amplificarse y que la puede callar cualquiera. Un pueblo sin información es un pueblo hambriento, vulnerable y crédulo, e Internet es la herramienta más inmediata y efectiva para combatir todo eso. Que la ONU lo diga, y que se entienda como un derecho, es un gran paso hacia sociedades preparadas y críticas, más cercanas a la Mayoría de Edad.
Con este reconocimiento y siendo la red de distribución e intercambio de información más omnisapiente y omnipotente del mundo, Internet solo reclama su omnipresencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s