De vida o muerte

Columna publicada el 14 de julio de 2011 en El Espectador.

El 20 se julio se pasará una propuesta de acto legislativo para reformar la Constitución que parece ideada en el mismo infierno al que los Conservadores tanto temen. La propuesta busca reformar la Constitución para declarar que la vida es inviolable “desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”. Es decir, abortar sería ilegal en todos los casos y la eutanasia ni pensarlo.

Uno de los sofismas de las propuesta es que iguala concepción con vida y vida con persona, una ecuación que está bien para los Católicos ortodoxos pero que difícilmente puede ser compartida por todos.

Una de las preguntas más recurrentes en el debate sobre la legalización del aborto es “¿cuándo comienza la vida?”. Es una vieja pregunta. Los griegos por ejemplo, afirmaban que Zeus podía preñar a alguien solo con una mirada, mirada que además contenía todo el destino del héroe, que estaba resuelto incluso antes que la mirada inseminadora de ese todopoderoso. Dentro del sistema de creencias de la mitología griega uno podría preguntarse si acaso la concepción está en la profecía, y entonces es anterior incluso al contacto físico.

Para los Católicos la vida comienza con el óvulo fecundado, es, según ellos, el momento en que la mano de Dios le inyecta el alma al embrión que entonces se convierte en persona. Un momento mágico. Para los que no creemos en la magia un embrión es un embrión que se va convirtiendo en un feto que después de 9 meses se convierte en un bebé después en un niño, un adolescente, un adulto, un viejo. ¿En qué momento de ese proceso se gana el nombre de persona? ¿Cuántos caminos debe un hombre recorrer antes de poder ser llamado un hombre? ¿Quién decidió que las creencias de la iglesia Católica son más validas que las de los antiguos griegos, Bob Dylan o yo?
Supongamos que es indiscutible que ese Dios masculino mete mano en todas las concepciones humanas, obviemos cuanto se parece esa idea a una violación, y contemplemos un panorama en el que la Constitución Política declara que la vida comienza en la concepción y desde entonces debe ser protegida.

Lo primero es que los abortos no disminuirían, si una mujer no quiere tener un hijo lo más probable es que se las arregle para no tenerlo, así eso signifique recurrir a ganchos de ropa en los callejones. Además esta reforma algunos métodos anticonceptivos como el DIU saldrán del mercado, con lo que aumentará el número de embarazos no deseados que actualmente son 51% de los casos. Tampoco se podrá practicar un aborto si la vida de la madre está en peligro, dejando a muchos niños huérfanos como si la guerra no fuera suficiente. Nuestro sistema de salud no da abasto para saciar los bolsillos de los ladrones del sector, menos va a poder asistir a todos los niños que nacerán con malformaciones. La fertilización in vitro sería inviable porque en ese proceso se desechan muchos óvulos fecundados, así que las parejas que sí quieren tener hijos también se verían afectadas por la reforma y ni hablar de muchos enfermos terminales que están a la espera de una cura que tal vez será encontrada gracias a la experimentación con células madre. Esos mismos enfermos tendrán que aguantarse la vida en condiciones miserables, hasta que a sus almas les de la gana de dejar sus cuerpos que se pudren porque a una muerte digna tampoco tendrían derecho. Eso sin contar la vergüenza de quedar rezagados en materia de progreso científico, y que el país tendría que asumir los costos diplomáticos de una condena internacional por el comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Si los Católicos Conservadores que pasarán está propuesta creen que ese es un mundo mejor allá ellos, nadie les está diciendo que no pueden criar nietos huérfanos y malformados y morir sin poder recordar siquiera quiénes son y para qué vivían. Lo verdaderamente macabro es que ellos quieran imponerle ese estilo de vida a los demás y de paso hacerle a la Constitución colombiana lo que no quieren que nadie le haga a sus hijas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s