“La Violencia”

Columna publicada el 29 de septiembre de 2011 en El Espectador.

Como este es un país tan ávido de emblemas patrios quiero proponer uno, una imagen que tengo grabada desde la primera vez que la vi y que cada día me parece más pertinente. La imagen es un paisaje oscuro, de montañas voluminosas y tierra negra, enlutada y silenciosa.

La imagen también es una mujer embarazada que muere horizontal sobre la tierra. La luz del cielo perfila el bulto de su vientre y su cuerpo se escurre hacia abajo como tragado por la muerte. Alejandro Obregón llamo a este cuadro “La Violencia” y podría ser, fácilmente, la pintura más emblemática de la historia nacional.

Hoy me llama la atención, más que nunca, que Obregón escogiera a una mujer, embarazada, y muerta. Lo primero que salta a la vista es lo acertado del símbolo: sobrio y poderoso; evidente sin ser obvio, y con una extraña fuerza que opera un interruptor en cada espectador y lo conecta.

Tiene razón Obregón al decir en su cuadro que la violencia en Colombia es una mujer muerta. La guerra en Colombia la padecen mujeres que son agredidas física y sexualmente; esclavizadas y repartidas como si fueran el botín de la batalla. La violencia sexual es una práctica sistemática y generalizada por parte de todos los grupos que participan en el conflicto armado. La gran mayoría de estos crímenes se quedan impunes, tal vez porque algunos ni siquiera los consideran crímenes. Esta semana cinco expertas internacionales estudiaron siete casos de violencia sexual en el conflicto y emitieron un fallo simbólico para que no queden impunes. En el fallo señalan que: “En los casos en los que las víctimas acudieron a entidades estatales luego de registrados los hechos, manifestaron que las autoridades públicas a las que habían acudido luego de los hechos de violencia sexual, habían asumido actitudes negligentes al no haber dado crédito a sus testimonios, obstaculizando la realización de las denuncias o de los exámenes pertinentes.” De hecho, solamente 96 de las 138 mil víctimas registradas oficialmente han sido catalogadas como víctimas de delitos sexuales.

Obregón tiene razón al decir que la violencia en Colombia es una mujer embarazada, pues no es solo la violencia del conflicto armado, es también la violencia que sufren las mujeres por el hecho de tener un útero. Según el reciente informe del Guttmacher Institute, en Colombia cada año ocurren 400.412 abortos inducidos (2008). Es decir, cada año una de cada 26 colombianas en edad reproductiva tiene un aborto. Se estima que cada año un total de 132.000 mujeres sufren complicaciones debido al aborto inducido practicado en condiciones riesgosas. En Colombia se presentan anualmente 911.897 embarazos no planeados, lo que significa 89 embarazos no deseados por cada mil mujeres. Cerca del 44% de estos embarazos termina en aborto inducido.

A pesar de estas cifras el Partido Conservador presenta un proyecto de ley para abolir el aborto en los tres casos en que es permitido, un derecho que a duras penas ha podido aprovecharse pues el porcentaje de abortos legales es solo el 1%. Los abortos ilegales son una de las principales causas de mortalidad femenina cosa que no parece importarle a los conservadores para quienes las mujeres parecen ser solo un medio para un fin, unas incubadoras, unas máquinas de parir que de paso pueden preñarse en los moteles de los mismos conservadores donde los anticonceptivos también deben ser mal vistos. Pensar un proyecto que puede hacerle tanto daño a las mujeres es irrespetuoso y violento y más en un país donde cada día mueren tantas mujeres a manos de la guerra y la intolerancia.

Obregón universaliza la violencia en el cuerpo de una mujer porque es un cuerpo-territorio, campo de batalla para unas guerras ajenas , el silencioso daño colateral que en realidad es mito fundacional de la violencia. “La Violencia” nos retrata perfectamente porque en este país hay un reguero de mujeres muertas, que tal como en el cuadro, se pierden en el paisaje.
Pata: El proximo 6 de octubre a las 3 y media de la tarde frente al Min. del Interior en la Av. Jimenez con 9 se llevará a cabo la Jornada de la Defensa de los Derechos de los Consumidores de SPA contra la reforma del Estatuto Antidrogas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s