Citas, plagios y Miley Cyrus

Sobre el debate que ha generado la columna que publiqué en Pulzo sobre Miley Cyrus tengo lo siguiente para decir:

Es cierto que la columna (en su primera versión, mientras escribo esto espero a que se publique una rectificación en el medio) no precisa unas comillas, y no hace suficientemente explícitos unos parafraseos de argumentos de la socióloga Lisa Wade. Estas citas han debido precisarse con claridad meridiana y por un terrible descuido no fue así. Hice una columna que quería exponer un debate y me faltó ser clara, precisa y en las citas y parafraseo para que se entendiera de esa forma. No fueron errores intencionales, fue un descuido que asumo y por eso ya se mandó una rectificación de la columna al medio. Si hubiera querido “plagiar” el artículo de Wade no lo mencionaría en mi texto primero lugar, por puro sentido común. Yo reconozco que aquí hay un error pero jamás una intención de plagio.

Durante varios años he venido publicando en los medios nacionales y en general hago mi trabajo con esmero y dedicación. Si esta equivocación lleva a un lector a poner en duda mi trabajo es una lástima. Yo por mi parte he reconocido mi error y rectificado y seguiré trabajando con la diligencia de siempre, con la esperanza de que mi trabajo hable por sí solo.

***

Rectificación:

La demoledora

Catalina Ruiz-Navarro

De la manera más escandalosa, Miley Cyrus acuñó el término “twerk” cuando en su presentación en los premios Mtv le puso el culo en los genitales al cantante Robin Thicke, que a su vez sacó uno de los éxitos más sexistas del verano, Blurred Lines, cuya pegajosa letra parece escrita por un violador. El gesto de la joven cantante pop fue chocante y las imágenes se regaron por las redes sociales como pólvora. Al poco tiempo, la cantante lanzó su video Wrecking Ball en el que monta desnuda una bola demoledora de hierro, sin temor de Dios ni de las infecciones vaginales.

Así fue como Miley Cyrus puso a hablar al pop de feminismo. A continuación, un recuento de los argumentos del debate.

Cyrus dijo que su controversial video había sido inspirado por la cantante noventera Sinead O’Connor, que le contestó con una carta abierta que era más bien un regaño con todo y calvazo. O’Connor le dice a Cyrus que es una marioneta de una industria musical machista y patriarcal que va a masticarla y escupirla, y que terminaría en rehabilitación como resultado de dejarse prostituir. Le dice que andar lamiendo martillos de hierro desnuda no la empodera ni a ella ni a las chicas que la ven, a quienes les manda el mensaje de que serán valoradas más por su ‘sex-appeal’ que por su talento. “He estado suficiente tiempo en la industria para saber que los hombres sacan mucho más dinero de tu desnudez que tú” le dice, e insiste en que Cyrus es una niña que debe ser protegida, una “joven y preciada señorita” que debe cuidarse de un mundo peligroso “no animamos a nuestras hijas a andar desnudas porque las vuelve presas para animales y menos que animales, muchos de los cuales trabajan en la industria de la música.”

Entonces, la cantante Amanda Palmer entró a la discusión con una carta abierta a Sinead O’Connor en la que después de varias reverencias le dice que su carta a Miley Cyrus es igual de condescendiente y patriarcal que cualquier cosa que pueda hacer la industria. Palmer cuenta que ella misma, cuando tenía la edad de Cyrus, usaba ropa mínima y exhibicionista como una manera de apoderarse de su cuerpo y de su sexualidad y de rebelarse contra su madre que cada vez que salía de la casa le decía que parecía una stripper. Señala también que en la industria a las mujeres las critican por ser demasiado sexys, pero las critican igual por no seguir el juego, y que muchas veces estas críticas despiadadas vienen de otras mujeres. Para Palmer, Cyrus no es una víctima de la industria sino una mujer que deliberadamente usa el sexo para llamar la atención y que tiene derecho a experimentar con la hipersexualización de su imagen. El punto de Palmer es que el feminismo busca que cada mujer pueda tomar sus propias decisiones, incluso si estas la llevan a reducirse a un objeto. El aporte de Palmer a la discusión termina con un ‘mash-up’ a capella de Nothing Compares to You y Wrecking Ball.

Al final, tanto O’Connor como Palmer tienen razón. O’Connor acierta al decir que la industria musical es patriarcal y capitalista y que explota sin remilgos a jóvenes cantantes de pop, como Cyrus, para lucrarse económicamente. Esto es una verdad evidente que no necesita mucha argumentación. Más que un machismo endémico, lo que tiene la industria es un afán por sacar el mayor provecho de cualquier artista, “hacer lo que vende”, y si el sexismo, que es cultural, vende, las consideraciones de género se hacen a un lado sin pensarlo dos veces. El problema, claro, es el tonito de O’Connor, que trata a Cyrus como una chica que no es capaz de tomar sus propias decisiones, la infantiliza, la descarta como interlocutor, de la misma manera que hacen los hombres con las mujeres.

Palmer, desde la utópica tercera ola del feminismo, parte de un punto de vista individualista: cualquier elección de una mujer debe considerarse válida. O’Connor está hablando del sistema, el de la industria musical, el de la sociedad, un sistema machista, poderoso y determinante. La socióloga Lisa Wade ilumina el debate desde una postura intermedia: tal vez Palmer tiene razón al decir que Cyrus sí está tomando sus propias decisiones, o al menos, en que hay que darle el beneficio de la duda. Pero Cyrus toma estas decisiones dentro de un sistema que recompensa los comportamientos sexistas. Para Wade, lo de Cyrus, en sentido estricto, no es libertad, es estrategia; trata de sacarle el mayor provecho posible al sistema, acepta que su cuerpo hipersexuado sea visto como un objeto a cambio de dinero, fama y poder. Moralmente no podemos reprocharselo, todas las mujeres, en menor o mayor escala, hacemos tratos con el sistema patriarcal. A todas nos enseñaron a vernos bonitas y a ser complacientes.

Apunta Wade “¿Es Cyrus un títere de la industria? Probablemente no. ¿Puede decirse que sus elecciones ayudan a avanzar los derechos de las mujeres? No, definitivamente.” Para Wade es demasiado exigirle a Cyrus que defienda los derechos de las mujeres; luchar contra el sistema requiere grandes sacrificios que no tenemos por qué exigirle a Cyrus, que tal vez teme ser reemplazada por otra artista que esté dispuesta a lamer cuanta cosa le pongan en frente. Así, Wade señala que aceptar las reglas del sistema le trae ganancias individuales a Cyrus, pero refuerza la idea de que las mujeres valemos en tanto que juguetes sexuales. Sin embargo, es ocioso atacar ad hominem a Cyrus por tomar este tipo de decisiones; esas exigencias morales presumen que el entretenimiento tiene la misión de educarnos, cuando para educarnos, está la educación. Si bien Cyrus y su disquera se enriquecen promocionando el sexismo, también ponen sobre la mesa, y en boca de todos, las preguntas que se hace el feminismo contemporáneo y han provocado una discusión intergeneracional sobre las mujeres, su lugar y sus derechos. No podemos saber si la bola demoledora de Miley Cyrus acabe o no con su carrera, pero en lo que se refiere a los derechos de las mujeres el resultado no es del todo malo: deja escombros, sí, pero también deja la provocación para pensarlos.

@Catalinapordios

* La segunda versión de este artículo ha tenido modificaciones para precisar algunas citas cuya referencia no era clara en su primera versión.

Anuncios

6 comments

  1. Catalina, toda la tranquilidad. Tu trabajo habla por sí solo, tanto como la capacidad de reconocer el error y aún, de construir debate a partir de él. Para los que te seguimos y admiramos, sólo confirmamos tu integridad.

    Me gusta

  2. HUMMM.. NO TODAS LAS DECISIONES DE LAS MUJERES DEBEN CONSIDERARSE VALIDAS SOLO POR SER MUJERES.. ESTE FEMINISMO RAYA, DESCONOCE EL CONTEXTO…

    Me gusta

  3. Me divierto leyendo de un lado la postura femenina , y del otro porque si no hay cita…entonces plagio…ahhh y una tercera..las disculpas…que curioso…en tres semanas el dueno de un restaurante tambien pidio disculpas…y cuatro dias despues las mujeres le hicieron un planton…vamos bien…no ?

    Me gusta

  4. Tan solo una pregunta de orden linguistico-pragmatico:
    (y sin tildes, porque este teclado no las tiene)

    Por que ese juego entre la primera y tercera persona pare reconocer el error?
    Guardando as debidas proporciones -tanto de lugar, como de tema-, al leer ese tipo de giros linguisticos (que ni el Deleuze se hubiera imaginado) pienso en los avisos de parque que versan: “Cuida la naturaleza, no bote basura”.

    Dice Catalina “fue un descuido que asumo”, en primera persona, y luego agrega (enunciandolo, pero no diciendolo) “y por eso ya se mandó rectificacion”. antes dijo: “Estas citas han debido precisarse con claridad”, como si se tratara de la voz autorizada del editor sobre el lacayo redactor, pero… se trata de la misma persona.

    Por eso mi humilde pregunta: Por que ese juego entre la primera y tercera persona?
    (tengo mis hipotesis, pero segun he visto la sociolinuistica habla de las razones del priojimo. en este caso, prefiero consultar a la projima en cuestion)

    Me gusta

  5. Hola sé que llego tarde a este tema pero como recientemente he sido un seguidor de tus columnas y justo me encontré con esto, me dieron ganas de comentar algo.

    Hola, Sinceramente creo que eres una gran columnista, sin embargo aquí tu explicación como algunos ya te han señalado es bastante pobre. No bastaban unas comillas ya que es evidente que toda la idea e ideas fueron tomadas de otro texto, para haberlo dejado claro tendrías que haber precisado que, “la idea general del texto lo que a continuación estaba basado en el texto de de Lisa wade y poner el respectiva liga al artículo., ya que no es suficiente señalar lo que literalmente copiaste o parafraseaste, sino que todo el texto esta basado en ese. Si hubieses querido aportar algo tendrías que haber mencionado algún comentario de lo expuesto por Wade, pero realmente no aportaste nada o más allá de alguna cosa sacada de la manga a último momento.

    Mencionas que si hubiera sido intencional el plagio , entonces por qué mencionar a Wade? creo que simplemente era para “curarte en salud” , es decir, de algún modo sabias que la idea general tu texto se basaba completamente en el de Wade y así si alguien se daba cuenta podías decir que no fue tu intención, imagínate si no la hubieras mencionado y alguien se daba cuenta hubiese sido peor, y de algún modo lo sabías. Hasta en eso fuiste inteligente. Igualmente no podías llenar la columna con citas de wade o mencionar que todo estaba basado en ese artículo porque hubiera sido obvio que no habías aportado nada a la columna y hubiera sido mejor que literalmente la copiaras o pusieras un link diciendo que estabas completamente de acuerdo. ESTO ES OBVIO SOBRE TODO EN EL CASO DE QUE CURIOSAMENTE NO PUSISTE NINGÚN LINK AL ARTÍCULO. algo que lo tienes claro que se debe de hacer cuando un trabajo esta basado en su mayor parte de otro o como en este caso todo estaba basado en él. Claro esto pudo ser un tanto inconsciente pero de algún modo sabías que tenias que mencionar algo de ella.

    Yo creo que lo que realmente paso lo expones en tu texto, tenías mucha prisa en mandar algo y no tenias nada preparado, viste la columna de wade no te dio tiempo de aportar nada y creiste que mencionando en alguna frase a la autora podría pasar desapercibido sin llamarle plagio y al mismo tiempo dar la impresión que tu aportación fue mayor.

    Tal vez tu intención fue aportar un poco más al texto y no te dio tiempo, pero lamentablemente creo no aceptas realmente el cómo fueron los errores y que de alguna forma sabías lo que hacías, pero fuiste víctima de tener que entregar una columna, obviamente sería algo más difícil de aceptar, tristemente es difícil creerte. La justificación de citar a Wade no es para nada una coartada creíble, de algún modo sabías que era probable que alguien se diera cuenta y hubiese sido peor,en otras palabras, QUÉ BUENO QUE MENCINASTE A WADE (aunque fuera hasta el sexto parrafo), sino te hubiesen quemado cual bruja.

    Por cierto todo eso que mencionaste de que las ideas nunca son originales está por demás, es claro que tienes razón, pero aquí es obvio la diferencia ya que no son simples ideas aisladas que no fue una cocha hecha con partes de diferentes autores, fue la cocha completa hecha por otro autor que creíste que por pintarle uno que otro adorno podría pasar como un aporte importante, pero como repito, hubiese sido cero aporte pero de menos no quedabas como plagiaria. Tan es así que sabes que es diferente que al parecer es la primera y única vez que has hecho algo así, o almeno eso parece, si tienes más trabajos de este tipo sería bueno que lo dijeras para evitarte futuros conflictos.

    No puedo asegurar lo qué realmente pasó, pero si una disculpa tiene que ser creíble y bien sustentada con los hechos, si no, esto parece simplemente como un calculo frio de control de daños, es decir, metes una justificación con calzador (el ensayo de la originalidad de las ideas) que no tiene nada que ver con el caso específico, por otro lado no cedes más allá de lo que tienes que ceder y eso en una disculpa es poco creíble, sobre todo para los que no son tus incondicionales lectores, pero si los que te reconocen, COMO YO, tu capacidad intelectual y ética. No creo que no supieras lo que realmente estabas haciendo.

    saludos independientemente de esta decepción seguiré siendo un asiduo lector , solo espero que sí lo publiques e incluso algún comentario y no tengas censura en esto.

    Me gusta

    1. Solo agregando algo al comentario anterior

      Tu coartada, de haber sido un simple error causado por la entrega a ´última hora hubiera sido creíble si realmente hubieras aportado algo relevante,
      a lo que señaló LISA WADE, pero curiosamente en tal vez el único artículo que tienes que está basado completamente en otro y en el que no tienes ni un aporte relevantes es en donde justamente tienes el errores garrafales en las citas ? no te parece demasiada coincidencia? si estos errores hubiesen sido en un artículo en donde tu aportación fuera relevante ysolo se te hubiera ido citar algunas cosas, sí hubiese sido realmente creíble, desafortunadamente ocurrió en uno en donde tu aporte fue nulo y que prácticamente mejor debiste haber dado copy-paste.

      Como lo dije anteriormente seguramente le tiempo sí jugo un papel importante pero no para no poner las citas y el link correspondiente al artículo, que de alguna forma esto no consume mayor tiempo, sino justamente no te dio tiempo de aportar nada relevante y sin más ni más te curaste en salud citando una vez a wade y adornando un poco alguna de sus ideas cual estudiante de secundario hace.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s