¿Bruta?

Columna publicada el 3 de octubre de 2012 en El Espectador.

Todo está dado para que le digamos bruta a Valerie Domínguez. Es una exreina de belleza que le firmó, sin mirar, unos papeles a su novio y así participó del monumental fraude de Agro Ingreso Seguro.

Además protagoniza una comedia romántica ligera cuyo título proclama que los hombres buscan mujeres bonitas y poco inteligentes. Encima de todo, la prensa se ha dedicado a enmarcar el escándalo como la frívola historia de amor de una mujer traicionada y titula las noticias sobre el caso con cursilerías que hacen referencia a cuentos de hadas, como si el juicio fuera una más entre las telenovelas de mediodía. En ese contexto, decirle a Domínguez bruta es muy fácil, pero también es muy injusto.

Es claro que nadie imagina que tras la reina, actriz y diseñadora se esconde una experta en tierras y fraudes al Estado que lo planeó todo en conjunto con su novio, pensando en escapar juntos a un paraíso fiscal en el Mediterráneo. En realidad, lo más verosímil es que Domínguez esté diciendo la verdad y firmara esos papeles sin tener claro qué estaba haciendo y llevada por la confianza que le tenía a su novio. Ahí es cuando el público colombiano vuelve a afirmar que la exreina es una bruta, por no leer, claro, pero, sobre todo, por confiar en su pareja.

Tengo la sospecha de que si el asunto fuera al revés, si el engañado fuera él, a Domínguez se la habría presentado como una Eva malvada que engatusó a Dávila con sus encantos. Pero en este caso en particular nada es tan hipócrita como decirle bruta a alguien por confiar en la persona que ama. Todos confiamos en nuestros seres queridos, amigos y familiares, les damos la clave del cajero, les prestamos plata, les servimos de codeudores. Confiar en la gente que queremos no sólo es una práctica normal sino que es la base sobre la cual podemos construir vínculos con otras personas y a gran escala formar una sociedad. Si bien cada acto de confianza nos expone a una traición, desconfiar de todos y de todo es poco práctico e insostenible para cualquiera que no sea un sociópata.

Sin embargo, eso de equiparar la confianza con la idiotez es una maña muy colombiana. Cuando a alguien lo atracan o lo roban en este país, la primera reacción suele ser revictimizar a quien, despojado de su honra, celular o billetera, recibe el mote de idiota por haber “dado papaya”. En este caso, Domínguez no tenía cómo saber que su novio de cuatro años, con quien estaba comprometida, era un hampón, y sin embargo todos corremos a decirle bruta, estirando las vocales, como si fuera una tonta perdida en el trance sobrenatural de eso que suele verse como el mayor talón de Aquiles de las mujeres: el amor.

Con una condena a Valerie Domínguez, la justicia le estaría diciendo a la comunidad que no fundamente sus actos en la buena fe y estaría premiando al terrateniente maltratador que la engañó. Domínguez sólo sería una bruta si su novio le hubiera informado que eso que firmaba era fraudulento y ella, por amor, le hubiera hecho caso sin considerar las consecuencias. En ese caso el amor no puede ser la excusa para obrar contra la ley, pero sí es una razón válida para justificar la confianza en otra persona; de hecho, es tal vez la principal razón por la que nos fiamos de la gente. La verdadera brutalidad es no entender al amor como el motivo legítimo sobre el que se funda el principio de confianza, base de un Estado de derecho, y de todas las relaciones humanas.

Pata: sobre la entrega de armas en el batallón de Tolemaida: ¿no es un contrasentido que las madres de los soldados sean quienes les entreguen los fusiles con los que saldrán a matar? Y ¿qué hace un cura echando agua bendita en una ceremonia oficial de lo que debe ser un Estado laico?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s