La delgada línea

Columna publicada el 19 de septiembre de 2012 en El Espectador.

Esta semana el fiscal Montealegre anunció que abrió una investigación penal a la emisora Los 40 Principales por violar la ley antidiscriminación (1482 de 2011).

“Esas conductas que llaman a la intolerancia”, que podrían verse como “simples comentarios” dentro de la libertad de expresión, podrían ser penalizadas si resultan “voces discriminatorias”, dijo el fiscal.

Que la radio colombiana está llena de programas idiotas en donde los locutores intercalan chistes flojos con risas desproporcionadas es algo que sabemos todos. Es el ambiente propicio para que en emisoras como Los 40 Principales se hagan segmentos dedicados al matoneo, como el de la semana pasada, “Ay Marikita”, que venía acompañado de un hashtag en Twitter donde pedían que se “denunciaran” comportamientos afeminados para hacer burla pública. Los oyentes contaban, por ejemplo, de un hombre que lloraba cada vez que veía a su exnovia, y acto seguido los locutores aullaban un prolongado aaaay mariquiiiita, ofensivo para la comunidad LGBTI, pero también para los heterosexuales, pues asume que los comportamientos asociados con lo femenino son denigrantes y que los hombres heterosexuales no pueden mostrar ningún tipo de sensibilidad sin que eso ponga su honor en entredicho.

Otras declaraciones homofóbicas recientes vinieron del padre Alfonso Llano en su columna de El Tiempo, donde trata de argumentar que las parejas homosexuales no tienen “idoneidad moral” para adoptar. La columna de Llano es una gran ironía, pues los curas, solteros y célibes, son probablemente las personas menos idóneas para hablar de familia o de sexo, con excepción, claro, de aquellos sacerdotes cuya hipocresía les ha dado conocimiento de causa sobre esos asuntos tan mundanos. Llano dice, además, que las parejas homosexuales quieren adoptar para llenar los mismos vacíos afectivos que los han llevado a ser homosexuales en primer lugar y remata diciendo: “Está bien sacarlos del clóset, pero jamás sentarlos en la vitrina”.

Tanto los locutores de Los 40 Principales como el padre Llano sufren de un rechazo irracional a los homosexuales que se llama homofobia. Es una fobia, porque es imposible argumentar de manera lógica la discriminación a alguien con base en su orientación sexual o a comportamientos que corresponden al libre desarrollo de su personalidad. Ambos discursos son discriminatorios, incorrectos y ofensivos, pero hay una delgada línea que los diferencia y que hace que uno esté amparado por la libertad de expresión y que el otro se inscriba dentro de lo que internacionalmente se llama un discurso de odio: Los 40 Principales inició una acción deliberada para promover la discriminación a un grupo, una acción que tuvo respuestas masivas y que por eso generó rechazo y censura social desde muchos sectores de la ciudadanía.

En una democracia que protege la diversidad y la libertad de expresión, todos tenemos derecho a odiar y a insultar. Sería ridículo tener que vivir en una sociedad de dientes apretados que nos fuerza a ser amables y a evitar confrontaciones. A muchos pueden parecernos aberrantes las groseras risas de jauría que se escuchan en programas de radio como La Cama; también se podría argumentar que el celibato es antinatural y atenta contra la familia. Decir todo esto es lícito en el marco de la libertad de expresión, donde las personas tienen derecho a tener todas las fobias y filias que quieran, siempre y cuando no dañen a terceros; esa es la delicada línea que separa la libertad de expresión de un discurso de odio, incendiario e inadmisible.

Pata: Después de casi cuatro años logramos que a regañadientes y pataleando Ordóñez rectificara sus mentiras y admitiera, por fin, que el aborto es un derecho en Colombia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s