Los nadies

Columna publicada el 13 de junio de 2012 en El Espectador.

Según la Secretaría de Inmigración y Emigración de España, para 2009 un 6,98% de los extranjeros residentes en España eran colombianos.

Esto, por supuesto, no tiene en cuenta a los migrantes ilegales que muchas veces llegan a la península ibérica a través de redes de trata de personas.

Las redes se aprovechan de la situación desesperada de muchos, les prometen un mejor futuro en otro país desde donde les dicen que podrán tener un trabajo, así sea limpiando baños, y con eso tener dinero para mandarles a sus familias. Pero la cosa no es tan sencilla. Para cuando estas personas llegan a otro país, como España, han adquirido una deuda imposible con la red de tratantes, que deben pagar, claro, con trabajo para la red, que a su vez les cobrará los gastos de comida y alojamiento, y así hasta el infinito. Por eso la trata de personas se ha llamado la esclavitud moderna y afecta a diario a miles de colombianos que huyen del desempleo, el hambre y la violencia.

Si alguna de estas personas logra escapar a una red de trata, su situación no es mucho mejor. En España, los inmigrantes ilegales son detenidos en Centros de Internamiento de Extranjeros, o CIE, por encontrarse en “situación administrativa irregular”. Estos lugares son instalaciones públicas de carácter no penitenciario donde se retiene, con el objeto de facilitar su expulsión, a los migrantes en situación irregular, privándolos de libertad durante un período que se supone debe ser máximo de 60 días. Como estos centros no son propiamente cárceles, las personas detenidas entran en una especie de limbo legal. Rara vez ven a los abogados que les asignan, casi no les permiten visitas o usar el teléfono, y quedan a merced absoluta del capricho de los guardias y en las peores condiciones de salud y hacinamiento. Varios internos han contado como, por ejemplo, por las noches no les abren la puerta para ir al baño y tienen que usar un lavamanos, a la vista de todos, el mismo en el que lavan su ropa.

Esta situación es especialmente grave para las mujeres, más vulnerables a ser víctimas de trata que los hombres y con necesidades médicas más complejas. Por ejemplo, con frecuencia se retiene aquí a mujeres embarazadas a las que no se les da mayor tratamiento obstétrico y que duermen en el piso y sin cobijas. Las que no están embarazadas tienen que rogarles a los guardias para conseguir una toalla higiénica, y en general todos los internos se hallan en condiciones de malnutrición.

Como si estas pesadillas fueran pocas para los migrantes ilegales en España, los recortes en la asistencia sanitaria del país han hecho que, a partir del 1 de septiembre, las inmigrantes sin papeles pierdan el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo de forma gratuita en las primeras 14 semanas (como lo establece la Ley de Salud Sexual y Reproductiva del país). Estas mujeres difícilmente lograrán reunir el dinero que se necesita para un aborto y traerán al mundo niños que, como ellas, no tendrán las mínimas garantías dignas para vivir.

“Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba”, dice un conocido texto de Eduardo Galeano. Muchos de estos nadies son colombianos, que salen porque sienten que ya han tocado fondo y se van a un lugar donde no tienen nombre, después de preguntarse: ¿qué tanto pueden empeorar las cosas, si nacieron olvidados por su propio país?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s