Poder ciudadano

Columna publicada el 27 de junio de 2012 en El Espectador.

En Colombia estamos presenciando por primera vez la fuerza del poder ciudadano.

Después de décadas de apatía a merced de un gobierno corrupto y actores violentos, la ciudadanía se ha hecho sentir como actor político pacífico, cuyo poder puede llegar a tener la robustez de una democracia real.

Hace menos de 12 meses vimos cómo el movimiento estudiantil convocó a las calles y logró frenar una reforma que privatizaría la educación. Hace un mes, la indignación ardiente por el escabroso crimen de Rosa Elvira Cely logró que se capturara a su agresor, un hecho que otrora hubiera quedado impune. Ahora, esa misma indignación popular ha logrado poner en vilo la infame reforma a la justicia y que Santos saliera a decir a los medios, sin saber aún a ciencia cierta si puede, que devolvería al Congreso ese proyecto que él mismo lideró.

Estos fenómenos le deben mucho a internet, y en particular a la red 2.0: los blogs han permitido que cualquiera pueda articular su opinión; Twitter se ha convertido en un campo de debate que con frecuencia marca la agenda de la opinión pública en Colombia y que permite la comunicación directa con los mandatarios, y las marchas se organizan a través de Facebook, que ha ayudado a cohesionar varios grupos de activistas. Internet también nos permite enterarnos de todo casi de inmediato, conocer las leyes y los proyectos de ley cuanto antes; nos permite ver en vivo los debates del Congreso y desempolvar viejos deslices de nuestros mañosos funcionarios públicos que de otra manera quedarían empolvados. Estas herramientas nos han devuelto un poder nuestro que creíamos perdido entre los vericuetos burocráticos, un poder real y contundente que puede darnos, por fin, las riendas del país.

Pero es muy pronto para cantar victoria. El movimiento estudiantil, antes robusto y unido, hoy se ve disperso. Lo que en su momento fue muy emocionante sólo logró dejar en las mismas a nuestro sistema educativo, y la ministra Campo ni siquiera renunció. En el caso de Rosa Elvira Cely se pudo capturar a su agresor, pero miles de crímenes de género siguen impunes, y las violentas estructuras machistas que les dan origen siguen siendo algo cotidiano que pocos perciben como un problema. El escándalo de la reforma a la justicia hasta ahora sólo ha logrado una declaración pública de Santos, cuyo modus operandi es quedar bien con todos, pero nadie sabe cómo reparar el daño y ya se escucha a Uribe, loco pero sagaz, dispuesto a aprovechar la trifulca para volver a violar y revictimizar a la Constitución al mejor estilo de Javier Velasco.

Para que este poder ciudadano tenga efectos reales hay que cuidarse de muchas cosas. La primera es no engolosinarse con victorias pequeñas pero vistosas y dejar las cosas ahí. Un efecto real viene de plantear acciones a corto, mediano y largo plazo que incluyan hacer veeduría ciudadana de sus procesos y exigir resultados. Tampoco debemos depender de supuestos líderes que en realidad son manipuladores politizados y de delegar en ellos estas acciones. Como ciudadanos debemos apersonarnos de lo que sucede en el país y no dejarlo en manos de otros, a quienes después, desalentados, vamos a culpar. Hay que limpiar todo debate de agresiones, hay que tener presente que somos un pueblo entusiasta del machete y que con frecuencia creemos que la violencia, nuestro mayor problema, se soluciona con más violencia. Es importante también exigir que se expanda el acceso a internet y promover su uso crítico, así sea en círculos cercanos, para ampliar el debate. Finalmente, lo más importante: hay que ser persistentes y pacientes y no perderle fe al poder ciudadano, pues nos enfrentamos a una maquinaria viejísima y poderosa, diseñada para ignorarnos, y que hoy tiembla al ver que los ciudadanos podemos, queremos y vamos a hablar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s