Eva

Columna publicada el 13 de noviembre de 2013 en El Espectador.

Aunque nos revuelva la bilis, vale la pena hacer una disección de las misóginas declaraciones de Andrés Jaramillo en Blu Radio. Sus argumentos son arquetípicos de cómo se justifican muchos crímenes de violencia contra las mujeres y escuchar a Jaramillo y sus dislocadas prioridades es encontrarse de frente con lo que piensan muchos dueños de establecimiento, meseros, policías, jueces, padres y amigos con los que tienen que enfrentarse mujeres que han sido violadas en una fiesta o en una cita y lo callan porque la sociedad, su agresor y ellas mismas se dicen que lo merecían por andar en el lugar equivocado, que se lo estaban buscando por su ropa o maneras provocadoras.

Jaramillo cuenta que la chica y sus amigas, dejadas en su establecimiento a la buena de Dios, deambulaban por el restaurante (mostrándose). Las saluda un señor, un español, que “conquista a esta niña”, “parece que es amiga de este personaje”, “se sienta en la mesa”, “los videos lo corroboran”, “la mesera les llamó la atención por escenas exageradas de contacto de piel en la mesa”, “le presentan a otro de 35” (¡otro! ¡tan puta!), “bailan en la pista de manera lanzada” (suelta como gabete), “van a tomar un consomé pero no lo hacen y ella se quita los zapatos” (se deschaveta) “y después reportan que esta chica ha sido abandonada en el parqueadero”.

Andrés, mostrón, pero no de su piel sino de su avaricia, concluye: “El problema de esto es titular que en Andrés Carne de Res se efectuó la violación de una niña”. “Estaban cogidos de la mano permanentemente”, añade Jaramillo para terminar de pintar el cuadro de esa joven Lolita, Eva tentadora, que cuando no está bajo la vigilancia de su padre deambula por los oscuros caminos de la rumba seduciendo hombres mayores con los que tiene relaciones consentidas y con el mismo consentimiento acepta que la dejen botada en el parqueadero de un bar en Chía. Pero Jaramillo también añade que “si este muchacho actúa con amor la lleva a su casa” (¿después de violarla?) y el alcalde añade “si fuera consentida la lleva a su residencia”. Nada tienen que ver las galanterías previas o posteriores cuando ocurre una violación. Todas estas razones presumen que si la chica coquetea, accede a darse besos, accede a irse con un hombre, está accediendo, irrevocablemente, a una relación sexual. Presumen que si una mujer “tienta” a un hombre, con su “ropa provocativa”, él llegará un punto más allá de esa racionalidad de la que su género tanto se ufana y “no podrá contenerse”, atacará, como un animalito, como un perro rabioso que, sí, debería estar enjaulado si no puede vivir en sociedad sin agredir a otras personas.

Una violación ocurre cuando una persona es usada para tener relaciones sexuales sin su consentimiento, ya sea porque dijo “no” o porque no está en condiciones para decir “sí”. Ninguna acción de una mujer, ninguna, es una invitación a que la violen, especialmente porque la violencia sexual no se trata de saciar un deseo sexual irrefrenable sino de la lujuria del poder, de imponer la voluntad sobre otro cuerpo, un objeto que se toma como si fuera mercancía disponible para el legítimo consumo.

Lo que pasó en Andrés Carnes de Res no dista de lo que ocurrió con Rosa Elvira Cely. Ella tomaba unos tragos con su asesino, incluso reía. Por eso todos asumieron que todo lo que vendría a continuación sería consentido. Miles de mujeres se levantan a diario en el país, enguayabadas y confundidas, asqueadas, sintiendo que son culpables, que merecían ser atacadas. Por eso lo callan, prefieren olvidar esa especie de “violación casual”, dejando libres e impunes a unos agresores a los que ellas les salieron debiendo, por haberles sonreído, por haberles pasado en frente, porque hagan lo que hagan su sola existencia es una manera de tentar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s