El silencio de Orlando Sierra

Columna publicada el 1 de enero de 2014 en El Espectador.

“Para serles franco a usted y a mis malquerientes, que tantos tengo, me importa un higo que pongan mi vida privada a la luz pública. Saquen mis trapitos al sol y empelótenme si quieren, que si algo me mortifica no es propiamente el reato moral, sino estético. Creo que en pelota me veo muy feo. Aunque no tanto como aquellos que no soportan ver en el espejo la verdad desnuda”.

Estas son las últimas palabras de la última columna del periodista Orlando Sierra en La Patria, donde trabajaba como subdirector, publicada tres días antes de que el sicario Luis Fernando Soto lo matara de dos tiros en la cabeza a la entrada del periódico.

Soto recibió 19 años de condena, de los que sólo pagó cinco, y tras seis meses de libertad murió en un enfrentamiento con la policía. La semana pasada, trece años más tarde, fue absuelto el excongresista Ferney Tapasco, hoy condenado por vínculos con paramilitares (como el comandante del frente Cacique Pipintá, alias Alberto Guerrero y el exjefe político de las Auc, alias Ernesto Báez) y principal sospechoso de haber ordenado el asesinato de Sierra.

En los testimonios que recogió la Fiscalía en 2003, uno de los testigos dijo que el “líder liberal” tenía problemas con Sierra. Otro mencionó que entrando a la oficina de Tapasco, lo escuchó decir que “si a este perro no lo organizamos en esta semana, me va a publicar unos asuntos malucos”, refiriéndose al periodista, que en su columna, Punto de encuentro, venía haciendo críticas y denuncias reiteradas contra el político. El mismo Sierra dijo varias veces que si alguien tenía el poder y los motivos para matarlo, ese era el excongresista. A pesar de estos testimonios, tuvieron que pasar tres años antes de vincular a Tapasco en la investigación y seis años más para iniciar un juicio en su contra. Para entonces, ya habían muerto asesinados nueve testigos. Quién dijo miedo. “Si el autor material no confesó ni delató a los intelectuales, y se llevó el secreto a la tumba, cualquier hipótesis o planteamiento es mera conjetura. Esto no va para ninguna parte”, comentó lapidario y triunfal el abogado de Tapasco.

Los cuatro relatores de libertad de expresión (CIDH, ONU, OCDE y la Unión Africana) han dicho que ante los asesinatos de periodistas se debe castigar a los autores materiales e intelectuales, ofrecer medidas puntuales, legales o políticas de no repetición y retomar las investigaciones del periodista para restituir el derecho de la sociedad a estar informada. Cómo será nuestro nivel de impunidad que el juicio contra Tapasco fue el primero que se ha llevado en Colombia contra los autores intelectuales del asesinato de un periodista y, como podemos ver, acabó con un chorro de babas. Parte del problema es que en estos casos la más mínima duda (y en el caso de la culpabilidad de Tabasco las dudas sí que son mínimas) termina en absolución y en una investigación y juicio tan dilatados las dudas se multiplican geométricamente. Condenar al autor material del asesinato de un periodista y dejar impune el delito intelectual envía un mensaje clarísimo: que atacar a la prensa es fácil, barato y sin consecuencias, que quienes ordenan el asesinato de un periodista son más poderosos que la justicia misma y que los periodistas deben recurrir a la mediocridad para salvar sus vidas. Lo dijo mejor el mismo Sierra en Caracol Radio unas horas antes de morir asesinado: “Tratar de silenciar los medios de comunicación es un acto doblemente terrorista, porque es, al miedo, infundirle el silencio. Ya estamos enfrentando una guerra de armas, como para que tengamos que soportar una batalla de silencios”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s