Los vidrios rotos

Columna publicada el 12 de febrero de 2014 en El Espectador.

La mejor noticia del informe anual de la Fundación para la libertad de prensa (FLIP), presentado el martes de esta semana, es la sanción de la ley de acceso a la información que hace que todas las entidades estatales, partidos políticos, prestadores de servicios y otros, estén obligados a entregar la información que les pidan. Además, resalta la importancia del acceso a la información como derecho fundamental y necesario para la democracia, el control social y la garantía de los derechos.

Eso dicho, las cifras del informe muestran dos comunicadores asesinados, 36 agredidos, 75 amenazados, diez detenidos ilegalmente, tres exiliados y uno secuestrado, entre otros.

Édinson Molina, periodista de Puerto Berrío, también era un líder de la oposición frente al alcalde Róbinson Baena que apareció en un video de Noticias Uno diciendo, literalmente, que había que eliminar a sus opositores. Eliminarlos de Facebook, dijo después el alcalde, aunque Molina, su mayor opositor, terminara eliminado del todo. José Darío Arenas era un vendedor de periódicos que se interesó por las notas judiciales y empezó a enviarle información al Extra, en Armenia. El 29 de septiembre, al vender el diario, anunciaba una nota que había investigado él y que denunciaba abusos por parte de funcionarios del Inpec a los visitantes de los presos. Dos hombres se acercaron a comprarle un periódico y le señalaron la noticia. Después lo mataron.

En 2013, el homicidio impune de Guillermo Quiroz, periodista sucreño, pasó a ser juzgado por los militares sin razón alguna. También quedó en la impunidad el homicidio del periodista Orlando Sierra, pues un juez de primera instancia absolvió a político Ferney Tapasco, presunto autor intelectual del crimen, pues el juicio ocurrió diez años después, con pruebas revenidas y nueve testigos muertos.

En 2013 también trataron de matar a Ricardo Corredor, dos días antes del Día de la Libertad de Prensa. Tuvieron que exiliarse León Valencia, Claudia López, Gonzalo Guillén y Ariel Ávila, cuando la Unidad de Protección alertó de la llegada a Bogotá del sicario Morroncho, oriundo de La Guajira; cuyo recién destituido e inhabilitado gobernador, Kiko Gómez, es objeto de constantes y alarmantes denuncias por parte de los periodistas. Aunque ninguno de los periodistas bajo protección de la UNP sufrió un atentado y aunque la unidad prestó atención a 120 periodistas, de los cuales 56 recibieron alguna medida de protección, hay problemas de orden administrativo y de financiación que generaron retrasos en la implementación de las medidas. El Estado tampoco alcanzó a brindar protección a los periodistas que cubrieron la cadena de protestas sociales que hubo en los meses de julio, agosto y septiembre, cuyas agresiones fueron cometidas, en un 75%, por la fuerza pública.

Desde 1977 ha habido 142 homicidios a periodistas en Colombia. Casi la mitad (64) no serán sancionados jamás, porque han pasado 20 años y están prescritos. Tal vez, por la espectacularidad de los crímenes contra la prensa que se dieron en los 90, como la bomba a El Espectador, muchos tienen hoy una falsa sensación de que se ha restaurado y está garantizada la libertad de prensa en el país. La verdad es que el periodismo regional sigue siendo una proeza digna del capitán Ahab y la autocensura es constante en todas partes, más con el significativo aumento de denuncias por injuria y calumnia que tienen a los periodistas caminando sobre vidrios rotos. Es una dura paradoja que, ante la violencia, la libertad de expresión sea el primero de los derechos prescindibles, a pesar de que es nuestra mejor primera defensa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s