Los biemportados

Columna publicada el 19 de febrero de 2014 en El Espectador.

Hubo revuelo en Barranquilla cuando, en vísperas del Carnaval, se supo que un decreto de la Alcaldía prohibía “todo tipo de disfraces con alusiones vulgares o morbosas y todos aquellos que atenten contra los asuntos sagrados, la dignidad humana y respeto a las autoridades y personas en el libre desarrollo de su personalidad, creencias, condición política y social”.

El decreto era impracticable; tendrían que llevar a toda la Batalla de Flores a la cárcel, y ya sabemos lo que pasa en Barranquilla con las cárceles. El argumento en contra del decreto lo personificaron las marimondas, un clásico disfraz barranquillero en cuya máscara de orejas burlonas, los ojos y la nariz semejan un órgano fálico. Carevergas. Literalmente.

Así que las marimondas se reunieron con la alcaldesa en la casa de César Morales, Paragüitas, fundador de la comparsa Las Marimondas del Barrio Abajo, y Noguera les dijo que para que no “sintieran” que estaban “atentando contra las tradiciones” se retiraría el artículo. “Seguiremos haciendo un llamado al buen comportamiento y a respetar a los demás”, dijo Noguera. Paragüitas explicó que en el disfraz original la máscara era simplemente un saco de harina con huecos y la insigne nariz. “Las orejas eran de cartón con grafitis donde escribía lo que quería decir en el año, pero no lo podía decir porque era un man llevao y como todo man llevao, un resentido social”, y añade: “la marimonda sale sentá, se le han enseñado buenas costumbres, a divertirse divirtiendo a la gente. Ya no es esa marimonda perrateadora, camorrera, irreverente, es una marimonda que sale con el vacile a gozar el carnaval”.

Qué lástima.

Primero es necesario decir que el articulito era inconstitucional y atentaba contra los derechos a la libertad de expresión, al acceso y goce de la cultura y el derecho al descanso. También atentaba contra el sentido común. Pero es una lástima que se tumbara con un argumento conservador y rompe el corazón que nuestro disfraz más punk, la marimonda, hoy se piense a sí misma como segura, armónica y domesticada cual canción de Carlos Vives.

Guardadas las justas proporciones y poniendo como límite claro e innegociable la violencia, es una lástima que algunas personas lleguen a creer que la domesticación es algo deseable. Eso de “portarse bien” es misterioso y usualmente corresponde al discurso de grupos hegemónicos, al statu quo, al mainstream, y apoya acciones políticas y religiosas enquistadas, que no pretenden innovación alguna. La rebeldía puede ser destructiva, como bien lo sabemos en Colombia, pero también llega a ser creativa y el Carnaval de Barranquilla es, con frecuencia, ejemplo de eso. Ese discurso santurrón que ve la irreverencia como algo “problemático” solo alimenta las vías destructivas del disenso. Se necesitan tangentes y el arte y la cultura son el escenario más constructivo y natural. El Carnaval de Barranquilla es un acto de rebeldía colectiva, sano y democrático, en donde efectivamente se dicen las cosas que en el resto de año una biemportada ciudad de casi millón y medio de habitantes no puede decir. En Carnaval se dice, desde el humor, lo que se calla en todo el país. Es un espacio que no pretende hacer una apología de la consabida “malicia indígena”, sino abrir un paréntesis catártico y necesario para una Colombia que pasa el año con la mano engarrotada y el ceño fruncido. No es que las marimondas aprendan a portarse bien, es que todos aprendamos a “portarnos mal”: sin violencia y en cambio con actitud crítica, franqueza y gracia, algo en lo que son expertas las marimondas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s