Las aguas mansas

Columna publicada el 26 de marzo de 2014 en El Espectador.

En 1997, Carlos Hernando Vargas Suárez fue nombrado director de la Corporación Autónoma Regional de la Orinoquia con sede en Yopal, Corporinoquia, encargada del control ambiental de la región, de otorgar licencias, contratos y manejar personal de investigación, entre otras funciones.

Vargas Suárez empezó a denunciar que la industria petrolera tenía una deuda ambiental con la región y se opuso radicalmente a la solicitud de la licencia ambiental única presentada por la B.P. Exploration Company ante el Ministerio del Medio Ambiente. Vargas Suárez también denunció que cada empresa petrolera que estaba obligada a la compensación decía que desarrollaba grandes proyectos de reforestación sobre determinada cuenca, pero sólo en el papel: las reforestaciones efectivas eran muchísimo menores que lo que aparecía en los documentos. Vargas Suárez afirmaba que varios funcionarios de la Corporación habían recibido dinero a cambio de certificar reforestaciones que nunca se habían realizado.

A mediodía del 2 de diciembre de 1998, la camioneta que transportaba a Vargas Suárez hacia la casa de su hermana fue interceptada por dos sicarios en moto que los mataron a él y a su conductor. En 2005, la Fiscalía reconoció al conocido exmilitar y paramilitar Jorge Eugenio Reinoso García como autor material del crimen y fue condenado a 17 años de prisión. Mientras tanto, en algún rincón del Casanare, brindan por su extensa libertad los autores intelectuales.

Van 16 años desde el asesinato de Vargas Suárez, y 35 meses que no hay agua en Yopal. En la Gobernación de Casanare culpan de la catástrofe a la deforestación en Boyacá, ciegos a sus propias sabanas sin sombra. Todos parecen decididos a culpar el cambio climático, porque así a nadie le cae el agua sucia. “Que no llueva no es culpa de las petroleras (…) Colombia es vulnerable al tema de la sequía. Lo que tenemos es un cambio global del clima en el planeta”, dijo cínicamente Bruce Mac Master, presidente de la ANDI. Y como no es culpa de nadie, las petroleras ofrecen 560 millones en especie para reparar el daño, como si nos estuvieran haciendo un favor.

La verdad es que en el Casanare hay dos actividades económicas: el petróleo y la ganadería, y uno no sabe cuál de las dos gasta más agua o genera más impacto ambiental. También es claro que el gobierno, ensañado en llegar al siglo XXI con un modelo minero-energético del siglo XIX, ve a sus provincias no como territorio nacional, sino como despensas inagotables de recursos naturales para explotar indiscriminadamente y vender al menudeo.

Hoy es evidente que Corporinoquía es un fracaso. Las fotos paradisíacas de su página web, atardeceres, árboles, animales, pájaros volando sobre canoas, parecen una burla cruel a la masacre que deja un verano avisado. El asesinato de Vargas Suárez dejó un mensaje muy claro: es mala idea incomodar a las petroleras. El desastre ambiental es la clara consecuencia de las hoy secas aguas mansas, que desde 1998 se impostaron en la región.

Pata: A propósito de impunidad, hoy se presenta en audiencia ante la CIDH el informe Rostros y Rastros de la Libertad de Expresión en Latino América y el Caribe, sobre la impunidad en los casos de violaciones a la libertad de expresión. Colombia presenta el caso de la periodista Jineth Bedoya, que permanece impune después de 14 años, que se cumplen este 25 de mayo, el día de las elecciones. Bedoya tiene medidas cautelares desde junio del año 2000 y el Estado colombiano no cumplió con el acatamiento de esas medidas durante más de 10 años. Nada nuevo bajo el sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s