¿El final del Tayrona?

Columna publicada el 31 de mayo de 2014 en El Heraldo.

¿Se acuerdan que hace unos años estábamos todos escandalizados porque iban a privatizar el Parque Tayrona? Pues malas noticias para todos. Según el Instituto Agustín Codazzi, 59 personas son propietarios importantes del parque desde antes de 1969,cuando se declaró área protegida. Sin embargo, muchas más personas declaran hoy derechos de asentamiento y, según un estudio del abogado Ernesto Burgos, los dueños del Parque podrían ser más de 200.

Todo esto lo recuerda un reportaje de la revista Semana que se publicó recientemente y pasó desapercibido en medio de los escándalos electorales. La poca claridad sobre quiénes son los propietarios del Parque (ya no somos todos los colombianos) hace que gestionar cualquier mejora o arreglo sea casi que imposible porque para tramitar una licencia ambiental se debe demostrar quién es el dueño legítimo.

El 17 de abril la taquilla del Parque fue burlada por casi 200 personas que encontraron el parque cerrado por sobrepasar su cupo diario (6900). Los turistas irrumpieron en el parque sin pagar la entrada y tuvieron que ser desalojados por el ESMAD. El Parque también está lleno de basura, los turistas no encuentran donde dejar los desechos y muchas veces los dejan por ahí por falta de canecas. Esta basura, si es que llega a salir del Parque, tampoco se recicla de manera apropiada. Otro misterio similar es dónde van a parar las aguas negras de los 700 turistas que llegan a zonas de camping aptas para 250. Cerca al restaurante de Doña Lili, un cambuche de plástico con delicioso pescado frito que muchos conocemos, ya se empieza a sentir el olor fétido del caudal de aguas negras que desemboca en el mar. Las aguas cristalinas de Arrecife tiene contaminación microbiológica por materia fecal.

Como si fuera poco, el Parque tiene casi 200 animales de carga entre caballos y burros que contaminan y dañan los caminos y que se supone que no están permitidos en áreas de reserva natural. Además cada día el parque se hace menos seguro, roban cámaras, celulares, dinero, y la policía, obviamente no da abasto para controlar el territorio, un problema que comparten con los salvavidas que obviamente no están cuidando las playas 24/7 y para la seguridad de los visitantes solo quedan unos letreros que advierten del muy real peligro de ahogarse.

Lastimosamente, Semana termina su excelente reportaje con un párrafo como sacado de los infomerciales que la revista ya ha publicado sobre el tema, en el que recomiendan privatizar el parque del todo para que alguna industria hotelera extranjera nos salve de nuestra vergonzosa desidia. ¿Le tenemos que vender todo a extranjeros porque somos incapaces de cuidar todas las cosas bonitas que tenemos? La primera respuesta es sí, los colombianos hemos sido muy irresponsables con la hermosa y fértil tierra que vivimos, no merecemos el Parque Tayrona. Pero en vez de entregárselo a extranjeros como si fueran un Deus ex machina, podríamos aprender a conservarlo, limitar la entrada a turistas, invertir en salvavidas e infraestructura y exigir como ciudadanos políticas que protejan al Parque. Sobre todo, entender, que el Tayrona es mucho más que una playa bonita y barata para las vacaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s