Táctica y estrategia

¿Cómo conquistar? Ah, esa vieja pregunta que nos han hecho creer que responde a una necesidad congénita, ese misterio construido que nos dicen que debemos franquear con clichés (preferiblemente objetos de consumo como flores, chocolates, tarjetas), que sirve para vender revistas, reforzar estereotipos y hasta dar conferencias en el Campus Party.

CPMX5 – Hackeando al sexo femenino from Cristian Viera on Vimeo.

La disparatada conferencia de “Hackeando al sexo femenino”, que se dictó sin vergüenza en el Campus Party mexicano, fue un excelente ejercicio de colección de tropos machistas, pendejos y peligrosos. La conferencia hizo quedar quedar muy mal a Conacyt y al Campus Party y muy bien a los que rápidamente repudiaron el asunto en redes sociales. Hace unos años esas formas de machismo no habrían sido tan reconocibles y para muchos más habrían estado justificadas. Sin embargo la conferencia también es síntoma de que estas creencias sobre el “cortejo” están perfectamente bien engranadas en la sociedad, al punto que el conferencista (y seguro muchos otros) ni siquiera notaba por qué lo que decía estaba mal. Seguro que en su introducción, cuando dice que las mujeres somos un “ser mítico que hay que amar”, él cree que nos honra. No entiende que el problema es que ve a las mujeres como criaturas mágicas, como presas, territorios insondables que se puede amar pero no entender.

Screen Shot 2014-06-27 at 5.19.15 PM

En esa lógica las mujeres somos engañables, homogéneas, caemos con un par de trucos, un poema de Mario Benedetti, yo qué sé. De compilaciones de esos trucos, y de fotos eróticas fotos (de mujeres y hombres) viven la mayoría de las revistas masculinas. Jamás en los “tips” se considera que las mujeres somos personas, y que ser amable y tomarnos en cuenta como iguales puede ser mucho más sexy que ser un cerdo machista y retardatario. Eso, que debería ser obvio, de alguna manera escapa a muchos hombres que aún no se acostumbran a que la revolución feminista nos permitiera ser personas.

En el 2011 un estudio publicado en el British Journal of Psycology comparó frases de violadores con frases que aparecen en revistas para hombres. Los investigadores le mostraron las frases a hombres y mujeres para ver si podían identificar cuales eran de revistas y cuáles de agresores. No pudieron establecer la diferencia. Más preocupante aún: los hombres fueron quienes más equivocaron el origen de las frases, es decir, se identificaban (sin saberlo) con las frases de los violadores. Inténtenlo ustedes, entre las dos frases siguientes, ¿cuál es de una revista y cuál lde un agresor?

a. “Hay una cierta manera en la que puedes saber que una chica quiere tener sexo.. está en la manera cómo se visten, como se exhiben ante ti.”

b. “A una chica le puede gustar el sexo anal porque la hace sentir increíblemente malosa y le gusta sentirse como una sucia puta. Si este es el caso puedes tratar todo tipo de actos humillantes para ayudarla a vivir su fantasía.”

Es imposible ver la diferencia. Lo que nos lleva a que la difusión de estas creencias es muy peligrosa para las mujeres. Ayudan sostener una violencia estructural que naturaliza y disculpa todo tipo de ataques. Conozco varios hombres que se ufanan de ser “buenos tipos” tienen amigas a quienes dicen “amar en secreto” o “con resignación”, y no entienden como ella (y todas las mujeres), a pesar de sus esfuerzos, siguen saliendo con “patanes que las hacen sufrir”. Entonces, corren a Twitter a quejarse del Friendzone, como si por ser amables con una mujer ella estuviera obligada a corresponderles. Y entonces declaran: tontas mujeres que no ven lo bueno que tienen en frente y les gusta que las traten mal. El que usualmente parece un hombre dulce y amable saca la rabia machista que le ha heredado su cultura. Algunos simplemente se lamentarán al aire. Otros lo usarán como argumento para atacar.

De una forma más perversa, este discurso aparece en el manifiesto de Elliot Rodger, un joven que este año mató a seis personas en Santa Barbara antes de suicidarse, el fin de semana pasado. Elliot Rodger claramente tenía un desorden mental y un delirio de persecusión que lo hacía ver enemigos donde no existían. Fue un desorden mental grave lo que motivó los asesinatos y no el machismo per se, pero su discurso resultó tan familiar que miles de mujeres de todo el mundo, usando el hashtag #YesAllWomen, empezaron a denunciar por Internet formas de machismo presentes en el discurso de Rodger presentes en la vida diaria

No quiere decir que todos los hombres sean locos o malvados. El machismo nos tiene jodidos a todos, hombres, mujeres e intersex por igual. Un amigo me cuenta que cuando era niño, otros niños le decían que para ser hombres tenían que tener mujeres, y para tener mujeres eran necesarios plata y carro, que les compraran joyas y las sacaran a pasear. Qué horrible verse forzado por la sociedad a estar desconectado emocionalmente, a ser violento, a portarse como un predador. Esas exigencias sociales de las que nos quejamos las mujeres también las tienen los hombres. El machismo es restrictivo y cruel con todos por igual.

Hay muchos hombres que guardan una rabia solapada por la revolución feminista y no sin razón, pues ya no basta con tener pene para tener trabajo, poder y amor. Uno se vuelve más exigente cuando no tiene que estar con un hombre por necesidad. Pero lejos de sentirse amenazados por la revolución feminista, los hombres podrían ver (y afortunadamente cada vez más hombres lo ven) que la equidad de derechos para ambos sexos nos ofrece a todos la oportunidad de ser personas, sujetos, individuos, que no tengan que ajustarse a la fuerza a unos moldes binarios para funcionar en sociedad. Esto liberará a hombres y mujeres de mucha de su rabia. Y sobre todo, hará evidente lo que ya debería ser obvio: que relacionarse con otras personas no es como cazar truchas; no hay trucos ni fórmulas para tener éxito, excepto tal vez entender y aceptar al otro no como un símbolo de estatus o una colección de partes del cuerpo, sino en todos los matices de su personalidad.

johnny 1

Anuncios

3 comments

  1. Mi querida Cata, que bajo ha sido tu planteamiento sobre el machismo, de hecho esperaba mas contundencia y sobre todo un aire de mayor fluidez sobre las viejas creencias que nos aquejan hoy dia de tanta volatilidad en los términos de pareja “legalmente” constituida. Resulta que el festival este está construido sobre una cultura machista del gangster de videojuego, donde el individuo cree que la mujer es un capítulo o nivel por superar, por eso hay que llegar con estrategia, ayudado por la mayor cantidad de tecnología posible que evite el esfuerzo de siquiera una erección y creer que todo se resuelve con un par de trucos.

    Por eso es que en la feria de marras, para la mujer no debe ser difícil asumir este rol “machista” porque obviamente fue concebida por un hombre, léase ingeniero o arquitecto, depende del director de la película; la mujer debe ser un objeto de seducción para llegar a la meta, no la meta en sí.

    Hay cosas más importantes, las mujeres no!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s