Ni para echarle agua a la sopa

Columna publicada el sábado 26 de julio de 2014 en El Heraldo.

El nóbel de economía Amaryta Sen causó gran revuelo cuando dijo, en 1981, que las hambrunas no son un problema de escasez de comida sino de acceso a derechos. La verdad es que el mundo contemporáneo es opulento y es paradójico que todavía haya gente muriéndose de hambre. Para no ir más lejos, en Colombia, un país que es el cuarto en el mundo en reservas hídricas, la gente se muere de sed. En el Caribe colombiano, un edén tan fértil que si alguien escupe la tierra crece un árbol de escupitajos, la gente no tiene qué comer. En la Guajira a diario mueren al menos dos niños por hambre y/o abandono. Escalofriante.

Para Sen el problema del hambre es el resultado de la ausencia de “entitlements” o derechos de acceso a los alimentos, que se integran por el empleo (que permite a las personas tener un ingreso permanente), la ausencia de discriminación étnica, sexual o religiosa. Si esto no se resuelve lo más probable es que la las hambrunas persistan. Su propuesta sobre el “derecho a los alimentos” se basa en que los alimentos que alguien puede adquirir dependen de sus ingresos, lo que a su vez está relacionado con lo que cada cual tiene para vender, los servicios que pueda ofrecer o los bienes que produce. Así, el hambre no es un problema de desabastecimiento, es un problema de pobreza. La razón por la que esta sequía está matando a la gente de hambre no es que no haya comida sino porque encarece los alimentos y no hay con qué comprarlos.

Sen dice que otros componentes importantes para resolver los problemas de hambre es garantizar libertad de prensa y una democracia funcional, y bueno, basta ver cómo funcionan las elecciones y la prensa en la Guajira, el Magdalena, y gran parte de la costa para entender por qué la gente tiene hambre. Matilde López, una líder indígena de Riohacha contó a la revista Semana que es falso que la pobreza y desgracia de las comunidades se deba a “sus costumbres”. “Aquí nadie ha dimensionado el problema. Esto es un desastre. Los mismos adultos están desnutridos. Entonces dicen que porque los indígenas nacimos así, estamos resignados a morirnos así. Y yo no acepto eso”. Tampoco es cuestión de que la naturaleza se haya ensañado con ellos. La sequía que se venía encima este año no es una cosa inesperada, como no lo fueron las inundaciones que azotaron a la costa hace unos años. Hablar de fondos “de emergencia” para resolver catástrofes naturales perfectamente predecibles es un chiste cruel. Mientras tanto, ICBF, la Contraloría General, el programa de Alimentación (PAE) no saben explicar qué es lo que pasa en la Guajira ni porqué “se desapareció” la plata del Plan de Alimentación y Nutrición de la Guajira (que dejó pudrir en bodegas casi el 90% de la comida que debía ser distribuida). Los guajiros, entretanto, vienen denunciando desde hace años problemas de corrupción, discriminación, violencia, servicios públicos que no llegan, censura a medios y periodistas, usurpación de tierras y maltrato al medio ambiente y a las personas por parte de las multinacionales que explotan los recursos naturales de la región.

La seguridad alimentaria no se trata de que mandemos mercados a la guajira, se trata de que los guajiros indígenas o no, tengan acceso a sus derechos de educación básica, trabajo digno, libertad de prensa, salud sexual y reproductiva, seguridad social y muchas otras condiciones de bienestar que de manera indirecta, pero sostenible, reducen el problema de la hambruna y la malnutrición; que en estos momentos es gravísimo en todo el Caribe colombiano que ve morir niños y ganado, y dónde no hay ni agua para hacer un caldo de hueso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s