Plegaria para San Pedro y su ruana

Columna publicada el 30 de julio de 2014 en El Espectador.

Hace casi 30 años, cuando el agua perdió presión en las tuberías domésticas de Santa Marta por el visible aumento de consumidores, el Estado no se molestó en mejorar la infraestructura, sino que la gente tuvo que apañarse como pudo, haciendo albercas e instalando motobombas.

Hoy, que ni eso sirve, el agua se reparte en carrotanques que la venden carísima y la diferencian entre “agua dulce”, “salida de la tubería” y “la otra”, fétida y salerosa, sacada de quién sabe qué pozo. En La Guajira, solo uno de los 350 reservorios de agua tiene líquido disponible y la población tiene que hacer peregrinaciones bíblicas para conseguirla. El hospital de Riohacha ha reportado la muerte de 15 menores en los últimos meses por “falta de agua y comida”. La Defensoría del Pueblo tiene un (sub)registro de 37.000 niños en las rancherías en situación de deshidratación y desnutrición; es decir, casi la mitad de la población wayuu, que hoy está parqueada frente al Palacio de Nariño reclamándole al Gobierno (que, por cierto, se debe en buena medida a los votos de la Costa Caribe) que les haga llegar agua, o tan siquiera los escupa.

Aunque medios y Gobierno culpen a una sequía previsible (tan previsible que ni ha llegado) del desabastecimiento de agua en la Región Caribe, el problema no es tanto la falta de agua (Colombia tiene inmensos recursos hídricos), como el robo de los recursos con los que podría construirse infraestructura para garantizar el acceso de la gente al agua. En La Guajira y el Magdalena no es claro cómo se “desaparece” la plata de regalías, donaciones, impuestos, entre otras cosas. Si fuera por los informes de rendición de cuentas, uno creería que todo va divinamente, los funcionarios públicos no hablan y la situación de la libertad de prensa es tan preocupante como la sequía. En La Guajira, el nivel de autocensura es tal que a Kiko Gómez la gente ni lo menciona, y si lo mencionan, tienen que exiliarse (como les pasó el año pasado a Claudia López y a León Valencia). Varios reporteros le contaron a la Flip que temas como la corrupción en las administraciones locales y los vínculos de funcionarios públicos con paramilitares están vedados. En Magdalena, los periodistas se quejan de que los funcionarios públicos no conceden declaraciones ni entrevistas. También es problemático informar sobre las quemas, ganadería extensiva, usurpación minera y los abusos de multinacionales, y las bacrim rotan panfletos amenazando periodistas. Sin información disponible y con una prensa amordazada es imposible que la ciudadanía haga control social o reclame y proteja su acceso a un mínimo vital como el agua.

La organización Artículo 19 publicó este año un documento llamado “Principios relativos a la libertad de expresión y a los derechos al agua y al saneamiento”, en el que afirman que garantizar la libertad de prensa y la libertad de expresión es, a la vez, empoderar a las comunidades para hacer veeduría frente al Estado, exigir acceso a servicios esenciales y participación en la toma de decisiones. Documenta que uno de los problemas de acceso al agua en comunidades de Brasil es la falta de información y transparencia en los gastos públicos. En el país vecino se adelantaron programas para entrenar a las comunidades sobre cómo utilizar la ley de acceso a la Información y de esta manera exigir, de manera organizada, el tipo de ayuda disponible, participar en la toma de decisiones y el diseño de estrategias o simplemente ejercer su derecho a ser escuchados.

En vez de organizar misas o amarrar Santos para que llueva, el Caribe debe exigirle al Estado información clara sobre gastos públicos (¿cómo y quién se roba la plata?), sobre los manejos del suelo por parte de las multinacionales (¡sobre los riesgos del fracking!) y pedirle que garantice la libertad de prensa en la región e incluya a las comunidades en sus decisiones sobre los recursos hídricos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s