Cría machos

Columna publicada el 11 de septiembre de 2014 en El Espectador.

Muchas personas creen que el matoneo es formador y que el colegio debe ser algo así como La ciudad y los perros. Esto suele venir acompañado de una apología del tipo “el matoneo me hizo más fuerte” más resistente, capaz de aguantar todo impávidamente, con la idea de defender atacando de vuelta, más rudo, más macho. Son peligrosamente anacrónicos quienes aún hoy creen que ser macho es algo deseable. Poco tienen que ver los machos con los hombres, que son personas, interlocutores, humanos y ciudadanos en el amplio rango que estas palabras implican, en vez de figuras antropomorfas talladas en palo y presuntamente invencibles como si los genitales masculinos vinieran con un mágico escudo protector (cuando en realidad pocas cosas son tan vulnerables y delicadas como un par de testículos).

Un país que sueña con el posconflicto debe saber que criar niños con violencia solo los hará adultos violentos que no sabrán hacer otra cosa que perpetuar la guerra. Las nuevas generaciones de colombianos deben aprender a conversar y a mediar sin acabarse a machetazos reales o metafóricos. La fuerza de la especie humana no está en la dureza sino en la resiliencia. Los humanos siempre hemos sido seres sociales y hemos llegado al fascinante sistema disfuncional en el que vivimos hoy en día a punta de conversaciones, alianzas, empatías. Así fue como terminamos inventandonos cosas que llamamos “derechos”, palabras en un papel que llamamos “leyes” y mantenemos como comunidad la ilusión de que estas son cosas reales. Hoy más que nunca, las guerras del mundo se juegan en la diplomacia. Es ridículo y nocivo educar a las nuevas generaciones para el campo de batalla cuando el mundo contemporáneo es más como un evento de coctel.

Nadie dice que los niños y adolescentes no vayan a “montársela” o a gastarse bromas entre ellos. Por supuesto que lo harán, el colegio es un continuo experimento social en el que uno aprende las habilidades y los límites para llevarse con los demás. Los niños y adolescentes son crueles y a veces les cuesta ver las consecuencias de sus acciones. Por eso están en un ambiente controlado con lo que llamamos “adultos” que se supone que pueden reconocer formas de discriminación y violencia para controlarlas, detenerlas, y guiar a los estudiantes. Ser conscientes de que el matoneo existe y es un problema es importante y la solución es enseñarle a los estudiantes a reconocer cuándo una broma se está saliendo de control y a denunciarla y no participar en ella. Eso no es enseñar a alguien a ser “un mariquita” es enseñar a ser un ciudadano. Empezando porque, ser gay no es algo que se enseña, ni algo malo ni corrupto ni violento como sí lo es ser el macho matoneador del salón. La orientación sexual no se elige, pero vivir dentro de los paradigmas violentos del macho, que llevan a la homofobia, sí. La homofobia no es una fobia incontrolable sino un prejuicio elegido, discutible y reprobable. La muerte de Sergio Urrego es un lamentable testimonio de eso.

El psicólogo Miguel Rueda, experto en diversidad sexual y género, señala que quienes han sufrido matoneo por homofobia presentan síntomas de estrés post traumático similares a los de los soldados que han ido a la guerra. Solo que los homosexuales no eligieron esa guerra innecesaria, violencia por no ajustarse al violento modelo del “macho” (impuesto en todos, hasta en las mujeres) y que es inalcanzable hasta para los hombres hegemónicos: varones heterosexuales. Mientras ser gay no necesita justificación, ser macho es injustificable. El caso de Urrego es especialmente criminal porque fueron los adultos, con supuesta “mayoría de edad” (kantiana) quienes comenzaron, perpetuaron y agudizaron el abuso; desde violar su privacidad hasta negarle su derecho la educación. Es aún más grave porque son formadores que educan a los jóvenes en el machismo y la indolencia. Y el machismo y la indolencia matan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s