A patadas

Columna publicada el 11 de octubre en El Heraldo.

Acaba de salir libre el portero suplente del Junior, Carlos ‘Peto’ Rodríguez, tras ser acusado de golpear a su compañera, Nancy Chacón. Ella cuenta que el futbolista llegó a la casa borracho en la madrugada del viernes con otra mujer, y que terminó agrediéndola, arrastrándola del pelo por el piso, y todo frente a la hija de ambos, de apenas 45 días. Chacón dice que tras la golpiza la obligó a bañarse para limpiarse la sangre y que los maltratos son de larga data y recurrentes.

Al parecer Rodríguez salió libre por un tecnicismo en el alegato de la Fiscalía que dio pie para que el juez declarara ilegal la captura y el futbolista ha “firmado un acuerdo” con Chacón que incluye “no volverle a pegar”, irse de la casa, pasar la pensión de la niña; es decir, lo mínimo que debería hacer incluso si no le hubiera pegado.

Cualquiera diría que en Colombia es de lo más normal que los futbolistas cojan a patadas a las mujeres y sigan trabajando como si nada, sin que afecte su trabajo y como si la violencia contra sus parejas perteneciera a la esfera de la vida privada. La violencia siempre es un problema público. ¿Por qué el Pibe Valderrama sí puede pronunciarse contra la agresión del jugador Luis Quiñones al asistente Víctor Danilo Pacheco, pero no se refiere a la aún más violenta y macabra agresión de Rodríguez contra su pareja?

Con toda razón, las mujeres de la Red de Mujeres Contra la Violencia en el Atlántico hicieron un plantón en las instalaciones del Centro de Servicios Judiciales para rechazar la agresión impune, y recordar que en lo que va del 2014, en el Atlántico ya se cuentan 31 feminicidios.

El feminicidio en el Caribe colombiano es un problema gravísimo, hay una violencia estructural que hace que para muchos hombres y muchas mujeres sea “normal” el maltrato y estos prejuicios son compartidos por la policía que, en vez de atender a las mujeres, disculpan a los victimarios. Mientras tanto, a las mujeres les hacen promesas, les piden una y otra vez “perdón”, “comprensión” como si fueran las madres de sus agresores. Iniciativas como la de la Red de Mujeres Contra la Violencia son supremamente importantes porque, aunque la impunidad continúa, su protesta ayuda a empoderar a las mujeres que se encuentran en una situación similares y que pueden encontrar la valentía para hablar en el apoyo de una red como esta.

Con mucha preocupación, traigo a colación un ejemplo que ya he mencionado varias veces en esta columna: hace unos meses Ricardo Molina Araújo, hijo de la Cacica, llegó en la madrugada borracho a pegarle a su pareja Sildana Mestre y frente a sus hijas disparó 14 balazos. Uno de ellos le pegó a su mujer, Sildana Maestre, que hoy está muerta. Molina, afortunadamente, se encuentra retenido, procesado por el “delito de tentativa de homicidio agravado con dolo eventual”.

Uno se pregunta qué le tiene que pasar a Chacón para que le dicten medida de aseguramiento a su peligrosa pareja o si en el juicio contra Molina, el juez tendrá las mismas aparentes deferencias que tuvo en el caso de Rodríguez. La terrible verdad es que la violencia contra las mujeres en el Caribe se seguirá incrementando si todos estas agresiones siguen permaneciendo impunes, en el mejor de los casos, y silenciadas en los peores escenarios. Sabemos de los maltratos a Chacón y a Maestre porque los perpetradores son figuras públicas, pero también sabemos que estos son casos paradigmáticos de lo que suceden a puertas cerradas en las los hogares de la Costa. Lo sabemos aun sin que llegue la prensa. Los gritos se escuchan por las ventanas.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s