Amenaza zombi

Columna publicada el 16 de octubre de 2014 en El Espectador.

El miedo a la epidemia del ébola se esparce aún más rápidamente que la enfermedad. De repente, parece inminente que el virus incurable llegue al vecindario y las pesadillas empiezan a tener escenas como sacadas de The walking dead. Es tentador caer en el miedo de la amenaza zombi y pedir que maten a los perros, que quemen la aldea, sucumbir al medioevo y encomendarse a los santos, pero dicho panorama, aunque no le convenga a la prensa amarillista, está lejos de ser la realidad.

Para contagiarse de ébola se requiere entrar en contacto con los fluidos corporales; es por eso que muchos de los contagiados han sido personas que atienden directamente a los enfermos. El virus no se va a meter en la casa por la ventana. Sin duda, esta ha sido la epidemia de ébola más grande de la historia, ya ha matado a más de 4.000, y lo más grave es que está destruyendo familias, y con ellas al tejido social de varios países de África Occidental. Una de las razones por las que se ha esparcido tan rápidamente esta vez es la extrema pobreza de los tres países más afectados. Guinea, Sierra Leona y Liberia tienen todos sistemas de salud muy débiles, casi miserables, y por eso les ha sido muy difícil detener la epidemia. Los hospitales viven pasando el Niágara en bicicleta para tratar a los pacientes; muchas veces no hay ni los equipos básicos, como agujas o guantes. También son países con altos índices de analfabetismo y ha sido difícil educar a la población para combatir mitos (como que el ébola se cura con chocolate, café o cebollas) que han ayudado a dispersarlo.

A todo esto debemos sumar que los organismos internacionales de salud se demoraron mucho en responder al primer brote. En la historia reciente ha habido al menos 20 brotes del virus, que han sido controlados con ayuda internacional, pero esta vez se tardaron tres meses en identificar el ébola como causa de la epidemia, cinco meses antes de declarar la emergencia de salud pública, y otros dos en activar la respuesta de la ayuda humanitaria. Aún así, es mejor tarde que nunca; la comunidad internacional ha respondido y ya hasta salió la plata para que avanzara a velocidad turbo la investigación para el desarrollo de la vacuna; que vendrá gracias a la paranoia hipocondríaca gringa. Probablemente la ayuda internacional contendrá la epidemia pero, tristemente, no resolverá el paupérrimo sistema de salud de estos países, que es lo que, en primer lugar, propició el contagio masivo.

Lo más probable es que en Colombia estemos seguros. Sin embargo, eso no exime al país de reforzar el sistema de salud para que pueda responder de manera adecuada a otras epidemias posibles o brotes de virus, como nuestro chikungunya. Sobre todo tendríamos que enfocarnos en lo que nos hace más vulnerables a cualquier virus: el precario sistema de salud que hay en las comunidades rurales y más pobres, y el fatal pensamiento mágico que lleva a muchos a no seguir recomendaciones médicas, como en El Carmen de Bolívar, donde no quieren vacunar a las niñas contra el papiloma gracias a rumores malintencionados que llevaron a muchas a ser parte de una histeria colectiva. Que el pánico del ébola sirva para mejorar la capacidad de respuesta de nuestro sistema de salud, para entender la importancia de una prensa responsable que sea capaz de informar bien y sin escándalos, y para tener clara la urgencia de la educación preventiva. Sobre todo que sirva para entender que tener un buen sistema de salud, eficiente y con personal debidamente entrenado y responsable, es un derecho de los ciudadanos, un deber del Estado y la única verdadera forma de protegernos contra las enfermedades masivas. La medida más efectiva contra cualquier amenaza zombi es entender que la salud es un derecho humano.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s