Mujer a hombre del mismo modo en el sentido contrario

Columna publicada el 18 de diciembre de 2014 en El Espectador.

En 2012 la Corte Constitucional dictó una sentencia que cambia de manera importante lo que entendemos por “identidad” en Colombia. La T-918/2012 le ordenó a una EPS realizar todas las intervenciones necesarias para lo que (por ahora) llamaremos un “cambio de sexo”. La EPS le estaba negando estos servicios a Andrea Camacho, (Loretta, en la tutela) argumentando que eran procedimientos cosméticos. Camacho (quien muy generosamente me permite contar su historia en la última edición de la revista Vice Colombia), logró que la Corte dijera que las modificaciones al cuerpo que tienen que ver con el ajuste de éste a la identidad están protegidas por el derecho del libre desarrollo de la personalidad y de la autodeterminación, y que “de ninguna manera (…) considera que el transgenerismo (sic) constituye una enfermedad o una categoría psiquiátrica, o que se requiera el diagnóstico de disforia de género para acceder a los servicios de salud relacionados con su identidad. Por el contrario, se reitera que el tránsito del género asignado socialmente a otro género puede impedirle vivir en un estado de bienestar general” (una cita que trajo a este periódico Matías González Gil en un antieditorial publicado esta semana). Aun así, para que Andrea Camacho lograra este fallo de tutela y todas las intervenciones necesarias para que su cuerpo coincidiera con la identidad que quiere construir, tuvo que ser diagnosticada con el síndrome de Harry Benjamin por un grupo de médicos y psiquiatras que, de la manera más foucaultiana, liberaron su destino al diagnosticarle una “condición” o “enfermedad”.

González Gil también explica que las personas que (hasta ahora) llamamos trans no “nacen en el cuerpo equivocado”, es decir, no están enfermas, no tienen una “disforia”, porque esa idea de “los cuerpos correctos” según el género es simplemente una construcción cultural, no una diferencia determinante o insalvable o incluso biológica. ¿Qué es un hombre y qué es una mujer? ¿Una mujer tiene pelo largo y usa falda?, y, ¿qué pasa con las que se cortan el pelo y deciden usar pantalón? ¿O con las mujeres a las que les gustan otras mujeres, los hombres que tienen sexo con otros hombres? ¿Qué es lo que hace al hombre hombre o a la mujer mujer? Ni la ropa, ni el corte de pelo, ni la orientación sexual. “Los genitales”, me dirán algunos, sus aparatos reproductivos. Pero si esto es lo que define la “mujereidad” o la “hombreidad”, ¿qué pasa con los hombres estériles, las mujeres castas o asexuadas, o los genitales mixtos? ¿Acaso un hombre deja de ser un hombre si pierde su pene? Definirse a partir de los genitales es un criterio veterinario. La diferencia tampoco está dictada por la composición cromosómica, que puede ser XX, XY pero también XXY, una tercera que se expresa con múltiples fenotipos. Es hora de entender que la identidad es algo que cada persona construye en sus propios términos. Todos, en mayor o menor medida, intervenimos nuestro cuerpo para que coincida con esa identidad, y así nos ponemos brackets, nos teñimos el pelo, nos operamos la nariz, nos hacemos piercings o tatuajes para parecernos a eso que soñamos ser. Simplemente unas intervenciones son más sutiles que otras. Todos compartimos, de manera igualitaria, el derecho a ser diferentes.

Hoy muchos colombianes mueren en clínicas clandestinas por hacerse intervenciones que les permitan construir su identidad y que no están respaldadas por su EPS. Andrea Camacho logró, con su fallo, que estas muertes sean innecesarias. De ahora en adelante las personas que conozcan esta sentencia y exijan sus derechos no tendrán que ser patologizadas para poder desarrollar libremente su personalidad. La sentencia T-918/2012 es un avance para que algún día muches en Colombia puedan afirmar su identidad sin tener que pasar por el diagnóstico de una enfermedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s