Canción de Navidad

Columna publicada el 25 de diciembre de 2014 en El Espectador.

Dicen por ahí que uno es ateo hasta que empieza a caerse el avión.

El chiste suele ser una burla a la supuesta “inconsistencia” de ateos y agnósticos, pero en realidad explica una condición humana difícil de escapar: nuestra tendencia al pensamiento metafísico. Una de las más importantes habilidades evolutivas de los humanos es la capacidad para ver patrones en la naturaleza. Cuando los humanos empezaron a reconocer patrones en su entorno (como que el sol sale cada cierto tiempo o que al caer una semilla en la tierra nace una planta) comenzó la ciencia. Es gracias a esta capacidad de ver patrones que hemos podido aprovechar la naturaleza a nuestro favor, pero esta forma de pensar también nos lleva a ver patrones donde en realidad no los hay: por ejemplo, hemos dibujado constelaciones en las estrellas o hemos llegado a trazar relaciones causa-consecuencia irreplicables y hasta imposibles, que con mucha vehemencia llamamos “milagros”. Nuestra tendencia a los patrones dio origen, a la vez, a la ciencia y a la religión.

Los incesantes monólogos internos que tenemos los humanos tienen la necesidad de un interlocutor imaginario, que puede ser un familiar ausente, un personaje de ficción o que muchas veces resulta llamándose Dios. De ello no hay mejor ejemplo que Descartes, el campeón del monólogo interno, que resuelve su sistema filosófico con la afirmación (invención) de una deidad. Muchos ateos y agnósticos recurren a otras formas de pensamiento metafísico o aceptan prácticas espirituales o esotéricas como el reiki o hasta creen en “la buena suerte” o en que “todo pasa por algo”. Según una encuesta reciente realizada en el Reino Unido, sólo el 13% de los adultos dijo creer que los seres humanos son sólo materia y que tal cosa como un “plano espiritual” no existe. Varios científicos cognitivos han llegado a la conclusión de que es psicológicamente imposible ser ateo. Una cosa es no creer en “Dios” o en algún dios, y otra renunciar por completo al pensamiento mágico.

Las creencias metafísicas también tienen que ver con eso que llamamos “el sentido de la vida”. La vida de las personas no tiene sentido, consiste en una secuencia de acontecimientos que no están pensados de acuerdo con un plan. Sin embargo, cuando revisamos nuestra biografía en retrospectiva, le imponemos un arco narrativo (como los que usamos en nuestras ficciones) y así explicamos nuestra historia. Los cuentos humanos están dotadas de un mecanismo (karma, dios, destino, madre naturaleza) que permite que cada personaje reciba “lo que merece”. Cuando esto no sucede, las historias nos dejan una sensación de molestia y vacío y, aunque pueden ser apreciadas por los críticos, rara vez se vuelven parte de la cultura popular.

Esto no quiere decir que haya que olvidar el escepticismo o que debamos privilegiar el pensamiento mágico por encima de la ciencia. La fe sin medida ha ocasionado discriminación, holocaustos, ha servido de bastión para mantener estructuras de poder. Definir decisiones de vida según los caprichos de un astrólogo o cambiar un tratamiento médico por oraciones es poco recomendable y hasta peligroso. Pero también es importante entender que no podemos ser “racionales” al punto en el que aislemos otras formas de pensamiento que han probado ser evolutivamente necesarias. Lo importante entonces es entender que si es real o no un plano espiritual es irrelevante, no es algo que “exista” por fuera de nuestras mentes (que en tanto cerebro, también son cuerpo); es más bien una característica de nuestros procesos mentales que matiza nuestra manera de conocer, entender y narrar el mundo. Quizás es una manera de decir que el Niño Dios no existe, pero que eso no importa, porque el Niño Dios también son los papás.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s