La ley animal

Columna publicada el 22 de enero de 2015 en El Espectador.

En medio de la controversia por el video de una turba matando a patadas a un toro en una corraleja en Turbaco (Bolívar) y otro en el que desuellan a un caballo vivo en Buenavista (Sucre), se escucha el clamor de animalistas y políticos populistas que piden endurecimiento de penas y la prohibición de corralejas y corridas. También entra al debate un fallo del Consejo de Estado de 2012 (publicado en Razón Pública), en el que el consejero ponente, Enrique Gil Botero, afirma que los animales tienen “derecho a no ser maltratados”, a “una muerte digna sin sufrimiento” y afirma que “son seres vivos dotados de valor propio y, por lo tanto, titulares de algunos derechos”.

El fallo sin duda es bienintencionado, pero como ya se ha dicho antes en esta columna, decir que los animales tienen derechos es problemático en muchos niveles. ¿Cómo delimitar qué derechos y cuáles animales? ¿Se penalizará el genocidio de ratas, que como toros y perros, son mamíferos con un sistema nervioso complejo? Es condescendiente y antropocentrista “otorgarles derechos” a los animales sin siquiera poder preguntarles. No se trata de “darles cosas”, sino de regularnos nosotros que sí sabemos lo que es un derecho y podemos discutirlo.

De que otros animales no tengan (o no deban tener) derechos no se sigue que esté bien maltratarlos. Incluso cuando usar o matar a otro animal resulta “útil” o “necesario” (como con la producción de alimentos u otras actividades económicas, o cuando se hace por la seguridad de una persona o comunidad), la crueldad debe ser desincentivada y castigada; la gran mayoría de estas actividades se pueden hacer sin maltrato. Que los animales no tengan derechos no nos exime de nuestras responsabilidades con su protección, si no por ellos, por nosotros: del reconocimiento de la dignidad humana se deriva ser justos y compasivos con otras especies. Por eso, más que de proteger a otros animales (que ya son más fuertes y aptos que los humanos) debería tratarse de que seamos mejores animales nosotros.

El argumento a favor del maltrato a otros animales que se esgrime desde la tradición o del relativismo cultural es flojo, pues una tradición no se justifica en sí misma por ser tradicional. Las comunidades cambian y que hoy muchos repudien espectáculos que maltratan a los animales es síntoma de que, como colectivo, hoy somos una sociedad un poquito más empática y pacífica. Con o sin video de Youtube, desollar vivo a un caballo y matar a patadas y puñaladas a un toro es cruel y sanguinario. En este caso, no es que desde la asepsia de las ciudades no se entiendan las prácticas del campo. Con frecuencia los citadinos pecan de romantizar lo rural (campesinismo) o de creerlo salvaje, pero el problema de ambos estereotipos (o de todos) es aplicarlos a rajatabla: la verdad es que tanto en el campo como en la ciudad hay barbarie y tanto las corridas (urbanas) como las corralejas (rurales) son espectáculos indolentes con los animales.

Más importante que la prohibición de corralejas y corridas (que podría vulnerar los derechos de minorías) es el debate público que la posibilidad de la prohibición provoca. No hay manera de proteger legalmente y de manera completa y no contradictoria a todos los animales (no lo hemos logrado ni con los humanos), y poco servirán las leyes si culturalmente sigue siendo aceptado y normalizado maltratar a otro animal. En cambio, este necesario giro cultural, se ve alimentado por el debate, y es desde esta discusión pública que podremos, como sociedad, desistir del maltrato y adquirir nuevas maneras de entender a otros animales e interactuar y convivir con ellos.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s