Tierra de reinas

Columna publicada en El Espectador, el 29 de enero de 2015.

La alegría que genera el que un coterráneo gane y el orgullo que ello despierta es comprensible. Hoy es por el logro de Vega Dieppa, quien muy seguramente alcanzó una meta importante para su vida y ganar Miss Universo le dará muchas oportunidades en lo laboral y para su realización personal. Podemos admirar su alegría y disciplina y maravillarnos con su genética. Lo que no, es creer que Vega, o su belleza, “nos representan”. Es tan sencillo como que la mayoría de las colombianas no nos parecemos a ella, y no es porque seamos “feas” o “más bonitas”, sino porque somos diversas: no hay tal cosa, afortunadamente, como una raza colombiana de la que la actual Miss Universo (que no es “nuestra”) pueda ser representante.

¿Cuál es el problema de que se “celebre” la “belleza” de las mujeres? Que, en este caso, se celebra La Belleza. Es decir, se entiende por belleza un canon rígido, acordado según un modelo racista y clacista, neuróticamente específico; un rasero con el que comparan y miden a todas las mujeres y, según el resultado de esta comparación tremendamente subjetiva, se determina el valor que nos dan, la atención que nos prestan, nuestro lugar en la sociedad. Todos los reinados de belleza, con o sin malicia, fomentan la idea de que nuestro principal valor social es vernos bonitas, lo que nos deja en una situación de objeto o, si se quiere, de sujeto pasivo. Por lo demás y como anotación aparte, si lo que las reinas piensan o tienen para decir fuera realmente importante, no les harían una pregunta unívoca para responder en 20 segundos.

Cada mujer tiene derecho a elegir el camino que le parezca más conveniente en un mundo lleno de zancadillas, que son, más bien, formas de opresión estructurales. No debemos seguir tratando a las adultas como si fueran niñas y a las niñas (digamos en un “Miss Tanguita”), como si fueran adultas. A las adultas, debe respetárseles su derecho a la autodeterminación, podemos criticarlas por prestarse para un reinado, pero no imponerles lo que nos parece bueno o no. Las niñas, por su parte, no necesitan los reinados de belleza organizados por adultos para disfrutar de canutillos y telas. Eso es cosa que todas (y algunos) hacíamos como juego para nosotras y entre nosotras.

De todas formas, el problema no es con las candidatas. Reconozco que no tengo tezón para pasar un día en sus zapatos y solo puedo imaginarme el esfuerzo y la disciplina que ser reina requiere. Además, Vega Dieppa bien pudiera usar el cetro y la corona para convertirse en una promotora de los derechos de las mujeres; aprovechar que este acontecimiento hizo que el presidente se diera cuenta de que las colombianas somos “inteligentes, trabajadoras… y bonitas”. Quizás, con este golpe de lucidez, Juampa decida darle prioridad real en su agenda al avance y garantía de los derechos de las mujeres.

Esa sería una excelente manera de contrarrestar un poco los efectos, involuntarios pero igualmente nocivos, que ganar Miss Universo implica para un país que ya lidia con un grave problema de turismo sexual y trata de personas (en su mayoría mujeres jóvenes y niñas). Esta corona es una reafirmación de nuestra ya afamada belleza, y sin duda será usada como una valla promocional para comerciar con nosotras, como sucede con la invitación (tal vez informal y bienintencionada) que agencias de viajes o compatriotas hacen: visitar el país por la belleza y exuberancia  de sus paisajes, flores y mujeres. Tiene que dejar de parecernos normal eso de ofrecer a las colombianas, nacional e internacionalmente como si fuéramos un recurso natural, de exportación y renovable.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s