Contar la paz

Columna publicada el 21 de marzo de 2015 en El Heraldo.

¿Qué papel juega el periodismo para conseguir la paz en Colombia? ¿Se puede “promover la paz” desde el periodismo sin “hacer activismo”? Estas son algunas de las preguntas que seguramente se plantearán en el VIII Encuentro de Periodismo de Investigación que se celebra este fin de semana en Bogotá, y que este año cuenta con un marcado énfasis en el periodismo de conflicto y posconflicto.

El encuentro reunirá a varios expositores que han tenido que lidiar con otros contextos similares, entre ellos Yehia Gahem, de Sudáfrica, y Juan Luis Font, de Guatemala. Dice Font: “Cuando se logra la paz, se vuelve mucho más importante entender la guerra para saber qué puede esperarse del posconflicto y para darle respuesta real a las causas que generaron la confrontación”, y Gahem hace énfasis en lo importantes que son las herramientas del contexto histórico que ofrecen una perspectiva para entender el país.

En la misma línea, tres de las más reputadas periodistas colombianas: Olga Behar, quizás la periodista que más ha investigado el narcotráfico y la guerra en Colombia; Ginna Morelo, monteriana, directora de la Unidad de Datos de El Tiempo, cuyo trabajo con víctimas es de los más comprometidos del país, y Gloria Castrillón, editora de investigaciones de la revista Cromos y consagrada cronista del conflicto colombiano, publicaron el manual “Pistas para narrar la paz”, una publicación de Consejo de Redacción y su iniciativa Plataforma de Periodismo. El manual propone una agenda periodística de temas prioritarios para la paz, entre los que se destacan Justicia y paz, temas sobre democracia, seguridad ciudadana, distribución de recursos públicos, y sobre todo el tema de la distribución de tierras, que quizás es el más hondo origen del conflicto armado colombiano y que implica un compromiso con la investigación de las historias rurales, y con descentralizar el periodismo de los focos urbanos para contar la transición del posconflicto desde las voces de los campesinos y ciudadanos de a pie, que serán los verdaderos protagonistas de la paz en Colombia.

Es innegable que el periodismo colombiano tiene la obligación ética de tomar partido por la paz. Pero, ‘contar la paz’ no se trata de hacer reportajes indulgentes o gobiernistas que den una falsa sensación de solución. Los procesos de posconflicto son, por naturaleza, violentos porque remueven estructuras de poder y el perdón no será posible sin asumir la rabia. Aquí los periodistas juegan un papel clave, deben dar contexto a los acuerdos, difusión y perspectiva a las cifras, y regresar con rigor a los escenarios rurales: la justicia es impensable si no se conocen las voces de las víctimas, la verdad de los crímenes y los contextos de los victimarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s