Cuestión de prioridades

Columna publicada el 15 de abril de 2015 en El Espectador.

En el año 2007 el sargento Segundo del ejército norteamericano Michael J. Coen y su hombre de confianza, César Ruiz, drogaron, secuestraron y violaron a una niña de 12 años en la base militar de Tolemaida.

Paola Rueda, psicóloga de la Comisaría de Familia de Melgar, valoró a la menor y dijo que no había duda de la violación. Cuando su madre, Olga Lucía Castillo, comerciante y vendedora de artesanías, fue a la base a reclamar, le dijeron que su hija era “una putica”. Comenzaron las gestiones de denuncia y empezaron a ser seguidas por camionetas de vidrios polarizados. Las amenazaron y tuvieron que huir a Pasto; después a Villavicencio. Fueron visitadas por John Ramírez, un hombre que trabajaba en la oficina de investigaciones criminales del ejército gringo, quien las buscó para sugerirles, con pistola al cinto, que firmaran un papel en el que renunciarían a cualquier indemnización. Olga Lucía Castillo perdió su negocio y hoy su hija tiene 20 años, una hija pequeña y tres intentos de suicidio.

Esta macabra historia vuelve a los medios gracias a que Castillo se fue hasta Cartagena a contarle su caso a la periodista Jineth Bedoya junto a la Iniciativa de Mujeres Nobeles, y a que aparece en el capítulo del académico Renán Vega Cantor en el Informe de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, realizado para las mesas de La Habana. Vega Cantor también habla de 53 niñas violadas en la base de Tolemaida, con las que hicieron películas porno que se vendían a 10.000 pesos. Del informe, la noticia saltó al diario digital The Daily Beast, que presenta el episodio como una “historia de horror”. Coincide con la noticia de que agentes de la DEA estuvieron una década haciendo fiestas con prostitutas pagadas con dineros oficiales y complicidad de la Policía, caso que hoy se debate escandalosamente en el Congreso estadounidense.

No es necesario ser un “intelectual de izquierda” para señalar que la relación Colombia-EE.UU. es desigual o para creer en la verosimilitud de estas denuncias, que en su momento fueron registradas hasta por El Tiempo. Sabemos que Ejército, guerrilla y paramilitares también han abusado de las mujeres y niñas de las zonas de guerra y que, en su gran mayoría, estos crímenes quedarán impunes. Pero en el caso de los gringos, existen montones de acuerdos bilaterales que les dan una protección a priori, un teflón que los hace inmunes a una justicia que de entrada es ineficiente. Estas 54 niñas se suman a la lista de miles de niñas y niños, mujeres y ancianos victimizados por los ejércitos gringos en su larga lista de atrocidades en territorio extranjero. ¿Por qué estos crímenes no son considerados “terrorismo”?

Colombia estaría obligada por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Cedaw y la Convención Belem do Pará a investigar, castigar y reparar el daño. ¿Cómo? ¡Si los culpables son inmunes! Para la protección de los derechos de estas víctimas, el Estado colombiano debería pronunciarse diplomáticamente, así el gobierno estadounidense por lo menos se percataría de que tiene que procesar a estos criminales, y podría sacar a Coen de su feliz retiro.

Además, ha habido excepciones a las políticas de inmunidad; por ejemplo, en 1985, EE.UU. aceptó extraditar al piloto estadounidense Theodore Bruce Powell a Colombia, tras ser hallado culpable en una corte de Riohacha por un cargo de narcotráfico. EE.UU dio su brazo a torcer porque le interesaba fortalecer la extradición de Colombia hacia EE.UU. ¡Ah, pero eso era por la “Guerra contra el narcotráfico”! En cambio, la memoria y reparación de las víctimas y las vidas de las niñas colombianas no son tan importantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s