Cortina de humo

Columna publicada el 19 de mayo de 2015 en El Heraldo.

Es la cuarta vez, en menos de dos semanas, que el humo de las quemas en el Parque de la Isla de Salamanca es tal, que inunda la ciudad con una neblina irrespirable. No es un fenómeno nuevo. Durante años los locales han hecho quemas para atrapar tortugas y para vender el mangle como carbón. También cazan a los animales en vías de extinción que viven en la zona, y la soledad de la isla ha sido refugio para narcotraficantes, y escondite para muchos criminales que escapan de Barranquilla.

Sin embargo, el problema de las quemas indiscriminadas se ha incrementado desde el año pasado. En el 2014, más o menos por estas mismas fechas, la ciudad enfrentaba la mismas humaredas que se llevaron hasta tres hectáreas del parque. Un año después, la instalación de una subestación de guardacostas y el puesto de control de los carabineros que se acordaron con Parques Nacionales en ese entonces, siguen “en estudio”. Otro compromiso fue contratar a 20 personas para fortalecer el control y ejercicio de la autoridad ambiental en el parque. Hasta la fecha, según Parques Nacionales, se han contratado 10 personas, pero a juzgar por el incremento de las quemas, no son suficientes.

La cosa puede ser más grave: el bloguero y abogado Alejandro Arias viene haciendo denuncias desde el año pasado sobre sospechosos planes para construir un puerto carbonífero en el área. También afirma que en el parque se están llevando a cabo varias actividades irregulares, tanto al interior del área protegida como en diferentes ciénagas y caños ubicados en inmediaciones del sector sur. Estas incluyen la construcción de diques o terraplenes con desecamiento y tala de vegetación en inmediaciones de la cabaña de Condazo, y presencia de maquinarias pesadas (tipo buldócer), con las que presumiblemente se han realizado estas obras. ¿Cómo se están atendiendo estas denuncias?

El pasado martes las autoridades ambientales del Magdalena y el Atlántico, así como la directora regional de Parques Nacionales, se reunieron en Barranquilla para tomar medidas frente al problema. Tres días después, el ministro de Ambiente ordenó el cierre temporal para que las personas no ingresen al Parque Isla Salamanca, y pidió que también se adopten medidas en coordinación con la Policía Nacional y la Armada. Pero mientras las medidas son puestas en marcha, el fin de semana Barranquilla amaneció nuevamente azotada por el humo. Y así desde hace un año. ¿Cuántas veces más?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s