Yo defiendo la causal de salud mental

Columna publicada el 11 de septiembre de 2015 en El Espectador.

La Fiscalía acaba de anunciar que imputará cargos a la actriz Carolina Sabino por un supuesto aborto ilegal.

Parece que ahora la Fiscalía se dedica a espiar y perseguir mujeres inocentes: interceptó conversaciones entre Sabino y su hermana, la actriz Lina Luna. Todo indica que el celular de Luna estaba siendo intervenido dentro de las investigaciones a su esposo, el hacker Andrés Sepúlveda, pero no hay explicación sobre por qué las conversaciones privadas con su hermana, Carolina Sabino, fueron interceptadas, y mucho menos sobre por qué tendrían que investigarla. Esto debería ser una alerta para todos los colombianos, ¿acaso ahora la Fiscalía puede oír nuestras conversaciones privadas para después usarlas en nuestra contra? Si esto es legal en Colombia, nuestras libertades individuales se acabaron. La Asamblea General de Naciones Unidas ya ha dicho que los sistemas masivos de vigilancia son contrarios a todos los estándares de derechos humanos, especialmente la privacidad y la libertad de expresión, al punto que acaban de nombrar un relator especial para privacidad y su primera declaración fue que estábamos peor que en el universo de la novela 1984.

Como si fuera poco, fue publicada en la prensa (en un medio que se llama Skarnio, ni más ni menos) la historia clínica de Sabino, un documento confidencial y privado; y esta publicación viola su derecho a la privacidad, a la salud, al buen nombre y a la honra, sin mencionar la mella que implica en la responsabilidad y ética periodística.

A todas estas, parece que la Fiscalía no ha leído la Sentencia C-355/06que reconoce el derecho al aborto en Colombia, y dice explícitamente que cuando un embarazo pone en riesgo la salud mental o física de las mujeres pueden acceder legalmente a una interrupción voluntaria del embarazo con el certificado de un médico calificado como psicólogo o psiquiatra. Además, la Corte deja claro que debe respetarse la privacidad de las mujeres. Finalmente, tanto la Corte como la OMS, han explicado que la salud es un asunto bio-psico-social. Un mínimo de sentido común basta para entender que ser obligada a procrear sin quererlo, pone en riesgo la salud mental de una mujer. Y “poner en riesgo” no es que las mujeres se desquicien sin remedio y no puedan volver a tomar decisiones sobre su vida, poner en riesgo la salud mental implica asuntos tan serios como sufrir una depresión y/o arruinar el proyecto de vida de una persona. Todo esto lo indica claramente la Corte.

Debería darle vergüenza a la Fiscalía arriesgarse a hacer escarnio público a una mujer que está ejerciendo sus derechos.¿No sería mejor que se concentraran en la presunta manipulación electoral asociada con el hacker Sepúlveda? ¿No sería mejor que se dedicaran a resolver la inmensa lista de casos impunes que tienen en materia de violencia sexual contra las mujeres? La desinformación sobre el derecho al aborto cuando está en riesgo la salud mental no es excusa para violar la intimidad de Carolina Sabino ni para amenazarla penalmente. Además, esto envía un mensaje a todas las mujeres colombianas: nos dice que si accedemos a nuestros derechos sexuales y reproductivos, la Fiscalía (o la Procuraduría) nos perseguirán y arrastrarán nuestra honra por los medios de comunicación. Admitir este caso también deja la privacidad de todos los ciudadanos vulnerable y a merced de los caprichos de la fuerza pública y el poder judicial.

Es increíble que los dos funcionarios que primero deben estar defendiendo, promoviendo y protegiendo los derechos sexuales de los ciudadanos, sean los primeros en atacarlos. Entre el fiscal y el procurador, uno no sabe cuál está más en contra de los derechos de los colombianos. Mientras estos dos juegan a acabar con la institucionalidad, ¿en dónde queda el Estado de derecho?

Debemos exigir que la privacidad de Sabino, y de todas las mujeres, sea respetada. Nuestra intimidad no puede ser parte de la agenda particular de nadie, por fiscal o procurador que sea. El aborto de Carolina Sabino fue legal; ilegal es interceptar conversaciones privadas de los ciudadanos para usarlas en su contra. Ilegal es que los medios publiquen la historia clínica de una paciente sin su autorización. La interrupción del embarazo por causal salud mental está autorizada por la Corte Constitucional, lo que no está autorizado es la interceptación masiva de las comunicaciones de personas sin justificación judicial.

Tenemos que pensar en los proyectos de vida de todas las personas, hombres y mujeres, que se han beneficiado de este derecho, tenemos que difundir contenido de la Sentencia C-355/06. Las mujeres colombianas necesitan conocer sus derechos sexuales y reproductivos para poder ejercerlos. Tenemos que apoyar el derecho al aborto cuando está en riesgo la salud mental, que le ha permitido tener abortos dignos, seguros, legales y oportunos a tantas mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s