Gardasil y conspiraciones

Columna publicada el 23 de septiembre de 2015 en El Espectador.

Casi a diario recibo testimonios en redes sociales de niñas, y madres de esas niñas, que afirman, más allá de toda duda, que la vacuna contra el virus del papiloma humano les acabó la vida.

Esta afirmación ha sido replicada irresponsablemente por los medios colombianos, que una y otra vez citan a las niñas, a los profesores, a los padres de familia, como si fueran autoridades médicas o científicas. Y este es el problema radical: ni las niñas, ni sus padres, ni sus maestros, ni yo, estamos capacitados para diagnosticar si el Gardasil produce esa variedad de síntomas, que van desde desmayos, hasta parálisis y —de no creer— suicidio.

Por lo tanto, solo podemos afirmar lo que la ciencia se ha puesto de acuerdo para decirnos. Resulta que los estándares médicos internacionales más altos aprueban la vacuna: la OMS ha presentado varios reportes en los que afirma que el Gardasil es de uso seguro, y a Colombia hasta vino el Nobel de Medicina 2008, Harald Zur Hausen, a decirnos que la vacuna contra el VPH no es peligrosa. Además, el Instituto Nacional de Salud publicó en febrero de este año un informe titulado “Estudio de enfermedad supuestamente atribuible a la vacunación contra VHP”. El informe no encuentra patrón alguno que evidencie que las vacunas han afectado a las niñas y, en cambio, muestra otros patrones llamativos, como que hubo “pocos casos en fines de semana, ferias de la población, vacaciones y por la noche”.

El estudio concluye que las niñas están afectadas por un síndrome conversivo: “un mecanismo de defensa inconsciente o involuntario, mediante el cual una persona convierte el malestar emocional en un síntoma físico, desviando así la atención del conflicto psicológico que le genera ansiedad”. Esto no quiere decir que las niñas están locas; el informe también afirma que los síntomas son reales, que no son imaginarios o simulados: las personas con síndrome conversivo pueden tener alteraciones en los circuitos neuronales. El síndrome conversivo también es más frecuente en mujeres y adolescentes, lo cual habla de un patrón de problemas de salud psicoemocional relacionado con el género, que sin duda debe investigarse. Por ejemplo, el informe señala que las familias de las niñas afectadas tuvieron un porcentaje global de disfunción familiar mayor al de las familias de las niñas que no tuvieron síntomas.

Las teorías de conspiración insisten en que esto es un plan de las multinacionales farmacéuticas para lucrarse con el cuerpo de las mujeres. No sería la primera vez. Sin embargo, según la OMS, en 2013 las ganancias globales por todas las vacunas llegaron meramente a los 24 billones de dólares, apenas el 1,82% de las ganancias en una industria que lucra más de un trillón de dólares anuales. Es decir, las farmacéuticas sí son un buen negocio, pero su producto menos lucrativo son las vacunas. El movimiento internacional anti-vacunas (que de paso es ultra-conservador) ha logrado que enfermedades controladas, como el sarampión, vuelvan a cobrar vidas. En el caso de la vacuna contra el papiloma, hay un interés agregado por controlar la sexualidad de las mujeres: sin la vacuna a una edad temprana, las mujeres quedan expuestas al contagio de un virus que causa cáncer de cuello uterino, una enfermedad que, cada año, mata a 270.000 mujeres de todo el mundo. Estamos a tiempo de prevenirle a toda una generación de niñas un cáncer letal, y a la vez darles más autonomía y libertad sobre su sexualidad y sus cuerpos. Confiémoslas a médicos y científicos y dediquémonos a atender el evidente problema bio-psico-social que afecta a las niñas de Colombia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s