Un tintico no se le niega a nadie

Columna publicada el 4 de noviembre de 2015 en El Espectador.

Escribo esta columna después de la audiencia de los candidatos a la Corte Constitucional frente al Senado y antes de que se realice su elección.

Cualquiera de los candidatos está a años luz de varios que llegaron con el guiño de Uribe, como Rojas y Pretelt, quienes, como magistrados constitucionales, son excelentes villanos de Disney. Hasta el martes por la mañana, antes de la audiencia, el escenario era muy claro: iba a ganar Linares, el gallo del presidente, que hizo una campaña “muy fuerte” y hasta puso oficina en el Hotel de la Ópera. El chisme en los pasillos era que el candidato del presidente no podía perder por poco, porque se trata de enviar un mensaje sobre la fortaleza de la Unidad Nacional. Según algunos rumores, hasta el Centro Democrático se tragaría el sapo de votar por Linares y el Polo, que cree que todo lo que existe a la derecha de Robledo (es decir, casi todo) es la extrema derecha, se decantaría por Magdalena Correa.

Luego vinieron las intervenciones. Linares dijo que su plan era traer al derecho constitucional la perspectiva del sector privado, algo que quizá le agrade a los senadores, pero que sin duda preocupa a la sociedad civil. El énfasis de la campaña fue que la Corte debe autolimitarse para no suplantar los poderes Ejecutivo o Legislativo. La afirmación hace ruido porque recuerda las críticas que se han hecho a las recientes sentencias de la Corte para avanzar derechos, como la C-577, sobre el matrimonio igualitario. Luego contó que, en conversación con el senador Gerlein, había expresado su intención de proteger a las minorías, lo cual me parece raro dado que la única minoría que Gerlein respeta es la comunidad taurina.

Luego vino Catalina Botero, exrelatora de Libertad de Expresión para la CIDH, y no nos digamos mentiras, la mayor experta en derecho constitucional de la terna, pues reúne el conocimiento teórico y la experiencia técnica para aplicarlo. Cómo será su superioridad que hasta Linares la cita en sus declaraciones ante el Senado. Su liderazgo en la comunidad internacional de derechos humanos sería una bandera importante para el tan esperado posconflicto, y siempre se ha visto intachable frente al escrutinio público, algo que como jueza le da una incomparable credibilidad. Finalmente,pasó Magdalena Correa, que recordó la importancia de equilibrar la balanza de género en una Corte que sólo tiene dos mujeres y tuvo una intervención refrescante, porque de una les dijo a todos que que nadie le había asegurado su voto, y cuestionó si una audiencia como esa podía cambiar el destino de la elección, apelando a la utopía humanista que dicta que los senadores deben votar por quien consideran el mejor candidato y no por quien mejor se acomoda a guiños y favores.

Y entonces vino la frase del tintico. El Centro Democrático hizo una pregunta peliaguda sobre si el lobby ante magistrados (léase, el escándalo de Pretelt) debe ser regulado. Ambas, Botero y Correa, declararon sin chistar que los y las magistradas no son senadores ni políticos, sino jueces, y por eso una de las partes no puede intentar influenciar su decisión. En cambio Linares, en lo que fue interpretado como un anuncio de su maleabilidad, contestó: “un tintico no se le niega a nadie”. Quiero pensar que una respuesta como esta le da una buena excusa a los y las senadoras para desobedecer a sus bancadas y decidirse por una de las dos candidatas, ambas preparadas, claras, correctas e independientes. De lo contrario, serán evidentes, primero, la incapacidad del Senado para elegir a mujeres, incluso cuando sus calidades son superiores a las de su contrincante hombre; y segundo y más preocupante: que la intención del Senado es negociar nuestros derechos humanos en la cafetería.

Para cuando lean esta columna, ya lo sabremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s