Perras y serpientes

Columna publicada el 6 de enero de 2016 en El Espectador.

Al ver el video no pude evitar pensar en la ira de Medea.

Medea es uno de los personajes más fuertes de la mitología griega, una bruja poderosa, nieta de Helios (dios del sol), que se enamora de Jasón, líder de los Argonautas y dedica todos sus poderes a asegurarle la gloria. Se casan y tienen dos hijos, pero luego Jasón le anuncia que va a dejarla por Glauce, hija del rey de Corinto, para así heredar el reino. “Incierta arrebatada, loca, me revuelvo a todas partes para ver por dónde me pueda vengar” aúlla Medea en la versión de Séneca. Entonces desata su ira invocando a las serpientes y ofreciéndole a la diosa Hécate (lado oscuro de la luna) el asesinato (y desmembramiento) de sus dos hijos. Deja vivo a Jasón para que sufra. “¿Reconoces a tu mujer? Así es como suelo escaparme. Se me abre el camino al cielo. Dos dragones rinden sus escamosos cuellos al yugo. Toma tus hijos, tú, su padre. Yo me iré por los aires en el alado carro”. Y Medea se aleja triunfal hacia el infinito en el carruaje de serpientes enviado por su abuelo.

Como personaje de ficción, Medea es orgullosa, poderosa como casi ninguna hasta que llegó Lady Macbeth. Pero la realidad tiene la fea costumbre de encarnar sin dignidad a los personajes ficcionados. En el primer video viral colombiano del año, una mujer le grita a su pareja (“Luis”) que “¡baje esa perra del carro!”. Se trata de una escena de celos en la ciudad de Ibagué en la que una mujer frena el paso del carro de su aparente marido, al ver que estaba acompañado de otra mujer con quien parece tener infidelidad. Nosotros, los espectadores, no somos el Coro en una tragedia griega; no podemos juzgar la pertinencia de la ira de la mujer, ni sus motivaciones, ni podemos hacer juicios morales sobre el dramático trío. Tomar partido no nos corresponde. Nuestro deber consiste en pedir que no obstruya la vía pública por un problema privado, y alertar a autoridades competentes de un posible escenario de violencia doméstica. No hay un “deber cívico” en grabar la pelea y publicarla pues no es un asunto público —si bien ocurre en público—. Sin embargo, se graba y se hace viral. Es en ese momento cuando se vuelve relevante. Su viralización es un testimonio sobre nosotros.

Para mayor caricatura, ya cuando se armó un público alrededor del carro, a la mujer le pasan un rodillo. No le pasan un bate, no le pasan una piedra, le pasan el arma que la llevará a cumplir su destino iconográfico de esposa brava, amargada y loca. La escena es un ejemplo más de violencia machista. Que una mujer se pelee con otra mujer por los afectos de un hombre es consecuencia del patriarcado de siempre, en el que la atención del tipo vale más que cualquier alianza de género. La gente ha aprendido a amar estas escenas tipo Dos mujeres un Camino, que hoy están masivamente disponibles sin la distancia y dignidad que puede darles la ficción. La representación de la ira de una mujer en una obra de teatro puede ser estética o interesante, pero su registro en la vida real es un trágico fracaso de la civilidad, del amor, de la sororidad, que produce un cruel y regocijado morbo. Resulta que en Youtube hay un sin número de videos de mujeres que alegan infidelidad de sus parejas y cogen sus carros a golpes. La mujer furiosa es todo un subgénero de los registros en video por internet. En cambio, los registros de maridos iracundos son considerablemente menos populares (solo encontré uno de un cartagenero que le rompe los vidrios a una camioneta). ¿Por qué nos parece que la ira real de las mujeres reales es motivo de cómico espectáculo?

En el video la turba se acerca para azuzar a la mujer furiosa, ¡baje a la perra! gritan los carboneros, y otros le dicen que la apoyan, su violencia está justificada. “¿Cómo se atreve? ¡Tienes que vengarte!”. Nadie intenta mediar, es entretenimiento. ¿De qué manera puede conciliar una ciudadanía que a la menor provocación se transforma en una manada de hienas? ¿Qué entendemos por “paz” cuando equiparamos violencia real con entretenimiento?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s