¿Qué dicen los videos de Gerardo Ortiz sobre nuestras formas de amar?

Columna publicada el 29 de marzo de 2016 en Univisión.

El video comienza con una escena de sexo en la ducha. Nos queda claro que el personaje que representa Gerardo Ortíz, cantante de Fuiste mía, es un hombre elegante, un patrón, y su poder se afirma semánticamente con carros, relojes, casas (no vaya a ser que pensemos en Ortíz como un “gordito cachetón”), y una bella y voluptuosa modelo que a pesar de estar con este mero mero, hace una furtiva llamada por teléfono.

“Tienes un sabor a mentira” canta Ortíz que mira con sospecha una camioneta parqueada frente a la casa. Entra, sube al dormitorio. La encuentra a ella en la cama con otro hombre. Ortíz saca de un cajón una pistola y dispara certero un tiro en medio de la frente del amante. Ella corre, hermosa, sus nalgas pasan frente a la cámara, se ve, sí asustada, pero “cómo le queda ese miedo de bonito”.

Ella no grita. Ortíz toma su cuello como para ahorcarla y ella lo mira seductora. Hombres armados que representan alguna forma de fuerza pública entran a la mansión demasiado tarde, porque ya saben, impunidad. Luego, vemos como Ortíz, satisfecho, prende un cigarrillo y lo arroja sobre la hierba, se prende el fuego, y al fondo vemos como el auto que contenía a la modelo se enciende en llamas.

El video ha sido duramente criticado por ser una apología la feminicidios y una petición de Change.org le pide a Youtube y a Vevo que lo bajen.

Personalmente no estoy segura de que haya muchos videos musicales peores, o por lo menos yo nunca había visto tanta violencia explícita mostrada con tanto romanticismo. El problema no es que se muestre una relación violenta, el problema es que el lenguaje del video apunta a justificar los asesinatos, y que los celos o el delirio de pertenencia explican y justifican estas formas de violencia.

Además el video se produce, publica y consume en un país en el que hay siete feminicidios diarios, con altísimos índices de violencia de género, violencia doméstica, miles y miles de mujeres desaparecidas, y un machismo que permea todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Es es acaso moral o ético que cualquier obra sea buena, mala o regular, muestre a feminicidas. ¿Será que eso le va a dar ideas a la gente? ¿Aumentarán los feminicidios gracias a estas representaciones? No necesariamente. Es falso decir que la gente copia todo lo que ve en televisión, uno no es infiel por ver una película sobre infidelidad ni sale a robar un banco después de ver una película de robos. Los espectadores podemos tomar decisiones morales frente a lo que consumimos.

Consumidores o espectadores y creadores se mantienen en un diálogo permanente, y muchas veces este es un diálogo moral. Al ver una película o una serie yo asumo posturas sobre si los comportamientos que veo representados son morales o inmorales, buenos o malos, y a partir de estas discusiones voy perfilando mi sistema moral personal.

Si todo en la cultura me dice que matar a las mujeres infieles está bien, y nada en mi personalidad o en mi experiencia cuestiona esta creencia, entonces hay una posibilidad de que yo llegue a pensar que matar a las mujeres infieles está bien. Depende de los individuos la interpretación de cada mensaje, los resultados son en gran medida inesperados.

Por otro lado, los creadores no crean en el vacío, parten de las referencias de su entorno, de sus experiencias. Por eso, la canción Fuiste mía y su video más que crear comportamientos, son un testimonio de valores y comportamientos que ya existen entre las personas que consumen esta música.

Imagínense cuántas personas estuvieron en la cadena de producción de este video, a ninguna de las cuales se le ocurrió decir “oye, quizás es un poco fuerte que la mate”. Para muchas personas que ven este video que la mate no es “fuerte”, es sensato y normal.

Algunos han preguntado por qué emparejar imágenes tan violentas con una letra que es menos explícita. Pero creo que en esto el video acierta en darnos una idea de cómo piensan los feminicidas.

El feminicidio es el culmen de la violencia de género, pero antes de eso, vienen muchos tipos de violencia, a veces imperceptible. ¿Por qué llega un hombre a pensar que puede disponer de la vida de una persona si esta no cumple x condición? Porque piensa que el valor de la vida de esta persona depende del cumplimento de x (por ejemplo “ser mía”). Los feminicidas no matan por estar ciegos de rabia o amor, matan porque de verdad creen que la persona (usualmente una mujer) les pertenece.

No soy partidaria de hacer exigencias éticas o morales a los contenidos del arte y el entretenimiento. Nos habríamos perdido de grandes obras, de personajes que van desde Clitemnestra hasta Don Draper.

El arte y el entretenimiento no están para educar de manera vertical y unilateral, están para que tengamos conversaciones que terminan determinando nuestra idea de nosotros mismos. Por eso, la pregunta urgente es, ¿qué es lo que nos dicen los videos de Gerardo Ortiz sobre nosotros?

Anuncios

3 comments

  1. ¿Qué podemos esperar como ciudadanos y ciudadanas? La legislación de la Ciudad de México se suele asumir como “de vanguardia” en materia de derechos humanos, pero su código penal aún considera el “estado de emoción violenta” como atenuante del delito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s