Extraordinaria

Columna publicada el 9 de abril de 2016 en El Heraldo.

El domingo pasado, el cartagenero Juan Carlos Puerta tuvo la grandiosa idea de acosar a una mujer. Le tomó una foto en una fiesta, sin su consentimiento, y se la mandó, a través del inbox de Facebook, con un mensaje lascivo e intimidante sobre las cosas que le quería hacer con su lengua. A todas nos ha pasado algo así. Y cuando pasa nos sentimos sucias, y lo peor: nos sentimos culpables. ¿Por qué me puse esa ropa? ¿Por qué me atreví a salir de la casa? Y luego, con esa sensación de asco, que debería ser contra el acosador, pero que se revierte contra nosotras mismas, nos quedamos calladas. Ese domingo, sin embargo, pasó algo extraordinario.

La acosada fue la periodista Teresita Goyeneche, una mujer con voz, redes de feministas, conocimiento para reconocer estas violencias y amigas dispuestas a apoyarla. No era la primera vez que Puerta le enviaba un mensaje lascivo, y ella estaba harta, así que hizo público el mensaje acosador en su muro de Facebook, declarando que no quería que esto le volviera a pasar ni a ella ni a nadie, pidiendo justicia sin violencia. El post se hizo viral. Puerta, asustado por el escándalo le pidió unas disculpas públicas. Disculpas insuficientes, porque acosar a una mujer no es como romper un vidrio: acosar a una mujer es violentarla en lo más profundo de su humanidad.

Paradójicamente muchos salieron a defender a Puerta ¿qué sería del buen nombre de él y de su familia? Pero la mala reputación se la ganó él mismo a pulso, no es consecuencia ni responsabilidad de Goyeneche, que no tiene obligación de guardarle el secreto a su acosador. Aún así, Facebook censuró el post de la denuncia, le suspendió temporalmente su cuenta y en Cartagena comenzó una campaña de intimidación y desprestigio contra ella. Goyeneche siguió los conductos regulares: denunció en la policía (“real” y cibernética), y solo encontró silencio. Pero Puerta, con infinito descaro, sí puso una queja por supuesta “amenaza” alegando que ella, que nunca usó un lenguaje violento, le quería hacer daño. A él sí le hicieron caso, y Goyeneche fue citada para una conciliación, encarnado el ejemplo de por qué la mayoría de las mujeres callamos con doloroso silencio el acoso sexual.

Afortunadamente, la jueza encargada -y esto también es excepcional- creyó en la palabra de Goyeneche, y Puerta tuvo que aceptar el acoso por escrito y le pusieron una caución. Pero este es un caso extraordinario, pues lo normales que las mujeres no encontremos ningún tipo de justicia, nos dicen locas, exageradas; así de normalizada está la violencia. La valiente denuncia de Goyeneche es un mensaje para todas las mujeres: quizás la justicia siempre no esté de nuestro lado, pero esa no es razón para callar una agresión. Denunciar hace visible el acoso, las redes sociales amplifican nuestra voz, y  el escarnio público sirve para que los acosadores lo piensen dos veces antes de reincidir. El acoso es una experiencia compartida de todas las mujeres, y podemos hacerle frente si nos paramos todas, juntas, en solidaridad. Gracias a Teresita Goyeneche, porque al alzar la voz para defenderte, nos defiendes. Nos invitas a ser también extraordinarias.

Anuncios

4 comments

  1. ¡Esto es realmente excepcional! En los casos de maltrato parece que es igual: la carga de la prueba recae sobre la víctima. En dos casos muy cercanos de mujeres maltratadas por su marido que conozco, ambas víctimas han sido obligadas a mantener entrevistas reiteradas con su agresor y a conciliar lo inconciliable, y ambas son tachadas de locas histéricas. La ley normalmente no está de parte de la víctima

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s