“Estoy harta, harta, harta, y frustrada”: el drama del imparable hostigamiento sexual en México

BBC Mundo, Internacional, 13 de abril de 2016.

“¡¿Por qué eres tan hijueputa?!”

La reconocida columnista y feminista colombiana Catalina Ruiz Navarro, radicada en Ciudad de México, cuenta que cuando le gritan por la calle no se queda callada.

“A uno le dan ganas de regresarse a la casa y además uno se siente culpable. Ahora que hace calor y estoy caminando por México con esta falda hoy le he gritado a tres tipos en la calle: ¡¿Por qué eres tan hijueputa?! ¡Ven y dímelo en la cara!”.

“La manera en que nosotros habitamos el espacio es de permanente autodefensa”, le dice a BBC Mundo.

“Las mujeres no lo hacemos consciente pero voy a ir a un lugar y miro la calle, miro si tiene recovecos, si hay un lugar oscuro, si hay un grupo de hombres. Cada vez que me enfrento a un espacio hago un análisis de riesgo para ver si puedo transitar”.

En medio del debate público de las últimas semanas el periodista Daniel Moreno, director del portal Animal Político, escribió una columna ampliamente difundida en redes titulada “Este texto es sólo para hombres“:

“En este país, una mujer debe saber que en la calle, en la oficina o en la escuela, hay hombres convencidos de que pueden agredirla, acosarla, insultarla, solo porque son mujeres.

“Y no hablo de hombres ‘enfermos’, sicópatas. Hablo de casi cualquier hombre-jefe-compañero-pariente-colega-desconocido, que además sabe que su agresión quedará impune. Gente común, que ha normalizado esta violencia”.

El desafío de cambiarle la mentalidad a estos hombres es mayúsculo. La receta de Ruiz Navarro, por ejemplo, es confrontarlos y hablarles.

Es un trabajo de reeducación, mi esposo te dirá que es un macho en rehabilitación (…) Todas las mujeres tenemos que hacer esto todo el tiempo. Hay que educar a nuevos hombres, porque a los hombres de mi generación los educaron machistas”.

Y a nivel de políticas públicas asegura que hay mucho por hacer.

Desde promover la igualdad a partir del jardín de infantes, pasando por la igualdad salarial entre hombres y mujeres, hasta mayor licencia de paternidad, todo en aras del empoderamiento de la mujer.

“Lo que hay que hacer con los hombres es una reflexión sobre el tema de las masculinidades”, considera Andión Ibáñez. “Es trabajar con hombres y mujeres sobre los roles que les ha asignado la sociedad”.

Hace hincapié en que no es posible que un programa gubernamental cambie la situación.

“Se necesita realmente una respuesta multidimensional, de muchos niveles, desde lo personal hasta lo institucional… lo educativo, las campañas, los medios de comunicación, y las personas y los cambios personales, va a tomar muchísimo tiempo”.

El Instituto Beauvoir junto al Banco Mundial lanzó el mes pasado la campaña“Hazme el paro” (Hazme un favor) que busca que los pasajeros y choferes no se hagan los desentendidos cuando son testigos de una agresión sexual en el transporte público.

Por el momento se trata de un plan piloto con una línea de autobús que recorre la avenida Revolución de la ciudad.

A través de una aplicación, los usuarios pueden reportar el abuso a la Secretaría de Seguridad Pública y también tienen la opción de hacer sonar en el autobús una grabación con la advertencia: “Lo que está haciendo es un delito y los demás se han dado cuenta”.

La idea es hacer “corresponsables a los hombres y a las mujeres y a todo el mundo de prevenir el acoso, cómo más allá de esperar una respuesta de la autoridad puede haber una respuesta de la comunidad”, explica Andión Ibáñez.

“Son acciones chiquitas que permiten ir reconstruyendo el tejido social”, agrega.

Inmujeres en la capital ya prepara el lanzamiento de la campaña “Ciudad segura y amigable para las mujeres” y la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior) recientemente puso en marcha la iniciativa “Nosotros por ellas”.

El objetivo es promover la construcción de un nuevo modelo de masculinidad, que fomente el respeto, la igualdad y la equidad de género.

Recursos públicos en campañas y programas oficiales y privadas para atacar el problema no faltan.

Pero el camino para que las mujeres en México vivan día a día con tranquilidad todavía es largo y está cargado de obstáculos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s