Dike y Néstor Humberto

Columna publicada el 13 de julio en El Espectador.

En la tradición visual occidental, la alegoría para representar las virtudes o los vicios, o cualquier característica en abstracto, suele ser el cuerpo de una mujer. En el libro Monuments & Maidens: The Allegory of the Female Form(Monumentos y doncellas: la alegoría de la forma femenina), Marina Warren se pregunta por qué conceptos como la Justicia, o la Libertad, existen en femenino si lo femenino para los griegos (que se inventaron estos conceptos) era una forma baja y defectuosa (así decía Aristóteles). De hecho, muchas de estas virtudes se consideran cualidades masculinas. Parece que la representación femenina tiene que ver con que Hesiodo encarnó estas virtudes en diosas en las cosmogonías de sus poemas y esta forma de representación se tradujo a los caprichosos géneros de las lenguas romances. Warren anota que la diferencia también sirvió para que las abstracciones quedaran en femenino mientras que los actores en masculino. La libertad y la justicia podrán ser mujeres genéricas, pero los justos y los libres son hombres individuales. Nunca se pretendió que la Libertad y la Justicia fueran también para nosotras.

Por eso, aunque a la Justicia la imaginamos como una mujer, la abrumadora mayoría de los jueces han sido históricamente hombres. Por ejemplo, la Corte Suprema de Justicia, que acaba de elegir como nuevo fiscal a Néstor Humberto Martínez, solo cuenta con tres magistradas (y 20 hombres). Esta proporción se repite en toda la rama judicial. Como resultado, aunque la justicia es abstracta, es ejercida por unos cuerpos muy particulares y concretos, en su mayoría, cuerpos de hombres. Bueno, y no solo de hombres, también blancos (mestizos leídos como blancos), educados, cisgénero, de clase media y alta. Es decir, son los cuerpos que desde hace mucho tiempo encarnan y ejercen el poder en Colombia. ¿Desde qué experiencias e historias se interpretan las leyes y se ejerce la justicia? Desde la perspectiva de esos cuerpos: hombres, blancos, cis, todo lo anterior, cuerpos que suelen tener acceso a la justicia porque siempre han estado en el poder. Esto, por simple lógica, los distancia de las experiencias de las mujeres, los y las indígenas, las comunidades afro, LGBTI: la justicia es ajena a estas experiencias.

Y a Martínez esta distancia se le nota. Aunque la presidenta de la Corte Suprema, Margarita Cabello, dijo a los medios que estaba “convencida de que el doctor Néstor Humberto sabe manejar los temas de género”, el —hoy— gazapo en su intervención ante la Corte es revelador. Dijo Martínez que la violencia que viven las mujeres es ocasional (y no, es permanente, sistemática, estructural, pero él qué sabe de esa experiencia). Dijo también que las denuncias por violencia doméstica atosigan los juzgados (son el lastre que entorpece la justicia, no un problema real) y dijo que las mismas denuncias atentan contra la unidad familiar (como si la violencia que genera esas denuncias no fuera el primer atentado contra la familia). Aunque hoy Martínez dice que es que no lo interpretamos bien (reforzando el estereotipo de que las mujeres “malinterpretamos”), quien no entiende es él: no se da cuenta de que peló el cobre, dejando ver que no dimensiona el problema. No entiende que no entiende.

Sin diversidad es imposible entender el mundo de manera completa. Para que haya justicia para todos y todas es necesario que en los cuerpos, géneros y experiencias de quienes ejercen la justicia también haya diversidad. Lastimosamente el nuevo fiscal es el poder de siempre encarnado y enquistado. Y así va a estar dificil que la justicia para las mujeres pase de ser una alegoría a convertirse en una realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s