Al son que me toquen bailo

Columna publicada el 10 de septiembre de 2016 en El Heraldo.

Arturo Char, senador de Cambio Radical y hermano del alcalde de Barranquilla, acaba de hacer público su voto por el “Sí” en el plebiscito con una salsa, compuesta por él mismo, en donde invita a decir “Sí a la paz”. Así lo reveló La Silla Caribe, en una entrevista reciente en donde le preguntan al senador por qué su preferencia es tan unívoca, cuando el líder de su partido, Germán Vargas Lleras, y su mismo hermano (que tiene aspiraciones a la vicepresidencia en clave con Vargas Lleras), se han mostrado ambiguos en su “sí, pero con reservas” a los acuerdos de paz. Arturo Char contesta que tanto el vicepresidente como el alcalde apoyan el proceso “a su manera”, que están “muy ocupados”, “con muchas cosas en la cabeza”, que las reservas son técnicas y que todos, como él, están emocionados.

La especulación sobre la “reserva” de Vargas Lleras y el alcalde Char es que están guardando sus cartas hasta ver cómo sale la mano del plebiscito. Así se pueden acercar a los del Sí o a los del No según les convenga. Que nadie diga que Vargas Lleras no le aprendió los trucos a Santos. La candidez del senador Char contrasta con este pragmatismo calculador de los líderes de Cambio Radical. Y más que ingenuo es como refrescante ver a un político movido por sus convicciones y no por las agendas del partido. Será por eso que otros políticos le comentan, condescendientemente, que es muy buen músico.

Como Vargas Lleras, son muchos los líderes políticos que navegando las aguas de los acuerdos de paz como tahúres, van poniendo sus huevos en todas las canastas para no perder. Quizás esta es la mejor estrategia política. Pero nosotros, los y las votantes, tenemos que preguntarnos si es ético abordar con tanta frialdad el Proceso de paz. Más allá de que el 2 de octubre cambiará el mapa de poder político en el país, lo que está en juego tiene que ver con las vidas de las personas en Colombia, con unos cambios estructurales que resanen la desigualdad y con la reparación y verdad histórica. Cualquier postura, a favor o en contra, debe pasar por una comprensión de la realidad que está en juego, y de su trascendencia. Esa ambigüedad oportunista sienta mal, porque estamos apostándole a vidas y no a fichas.

Esto último habrá que recordárselo varias veces a Cambio Radical, por ejemplo, cuando le dio su aval a Oneida Pinto (la llave del nefasto Kiko Gómez en la Guajira). Confiesa el senador Char en la entrevista de La Silla Caribe que “El triunfo un poco nos nubló y no nos dejó ver otros aspectos que en su momento debimos observar también”. ¿Será que su partido lo escucha?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s