‘A calzón quitao’

Columna publicada el 24 de septiembre en El Heraldo.

Mucho alardeamos los costeños de que las cosas en el Caribe se dicen ‘a calzón quitao’. Aquí al gordo le decimos gordo, al flaco flaco, al feo feo. ¿Pero al abusador de mejores o al agresor de mujeres? Para ellos no tenemos nombres, o bueno, a veces les decimos “señor”.

Esto a propósito de otra polémica por los intentos que hace el Estado por darle educación sexual a los niños y niñas colombianos. Circularon recientemente en Magdalena, unos kits de educación sexual dirigidos a jóvenes de grados décimo y undécimo en zonas en donde el embarazo adolescente es un problema especialmente grave. En lo que va del 2016 hay 32 casos de adolescentes en embarazo y una de ellas tenía menos de 14 años (si el embarazador era mayor de edad eso fue una violación). Según Edimer Latorre Iglesias, de la Secretaría de Educación del Distrito, contó a este periódico, también están preocupados por el incremento de violación sexual a menores y el incremento de transmisión de enfermedades sexuales. ¿Y saben cómo se combate eso? Con educación en derechos sexuales y reproductivos que permita a los y las adolescentes llevar una sexualidad ética y segura y reconocer el abuso por lo que es: violencia sexual. Y entonces sacaron unas cartillas, con dibujos algo feos pero atenidos a la realidad, en donde, por ejemplo, un viejo verde acosa a una niña y otro le mete la mano a un niño en el pantalón. Y la “Red Internacional Familia y Educación” (que suena a uno de los tantos grupos de anti-derechos que últimamente proliferan) “denunció” que las cartillas eran muy explícitas.

¿Es que quieren que las y los adolescentes entiendan que es el abuso con eufemismos? Parece que fuera ayer cuando los fans costeños de Silvestre Dangond lo defendían de las críticas por haberle tocado el pene a un niño en el escenario sin consentimiento del niño. “Es cultural” decían, y le siguen diciendo a los niños y niñas del Caribe. Pero cuando sale una cartilla diciendo que eso está mal entonces salen a protestar. ¿Ven la incongruencia?

Además, no se vengan a hacer los y las de las gafas que de sexo todos nos enteramos en la adolescencia, por más mojigatas que fueran las familias, si la información estaba en algún lado estábamos dispuestos a buscarla. Y así todas las generaciones de humanos hasta el día de hoy, dado que gracias a nuestro gusto por el sexo seguimos siendo especie. Y el sexo está bien, no tiene absolutamente nada de malo, salvo cuando sucede sin precaución y sin consentimiento. Y así es gran parte del sexo que ocurre en el Caribe, una región en donde la gente no puede decir dos frases sin echarse un doble sentido sexual, pero que no es capaz de hablar del peligro de la ignorancia en salud sexual y reproductiva, que es un problema de salud pública, de frente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s