Funerales para abortos en Texas

A partir del 19 de diciembre en Texas, será obligatorio que los tejidos fetales, producto de abortos, sean cremados o enterrados, sin importar su estado de desarrollo, ni siquiera si apenas superan el tamaño de un chícharo. Si estas medidas entran en vigencia el costo de un aborto se disparará para las mujeres, que se verán forzadas a gastar un montón de dinero después de cualquier interrupción de un embarazo, sin contar con los costos emocionales de esta absurda revictimización.

Aún peor es que la nueva norma solo aplica para abortos, voluntarios o involuntarios, que ocurran en hospitales o en centros de salud pero no para aquellos que ocurran en las casas. Es decir, es una forma de desincentivar el aborto médico y seguro, pues la restricción sólo obligará a más mujeres a tener abortos peligrosos, a manos de personas que no tienen las calidades profesionales, o de ellas mismas. Y si bien hay formas relativamente seguras, como el aborto con pastillas, el misoprostol, que es uno de los medicamentos necesarios, tiene que comprarse en el mercado negro, y aunque su uso sea bastante fácil y efectivo, siempre es mejor contar con supervisión médica pues un aborto incompleto puede causar una infección. Y, como suele pasar con las prohibiciones del derecho al aborto, esta afectará a las mujeres más pobres, pues las mujeres acomodadas pueden viajar, o pagar lo que sea necesario para interrumpir su embarazo con las mejores condiciones médicas.

Mientras tanto, Ohio estuvo a punto de aprobar lo que se llamó la Ley del Corazón Palpitante, en la que los abortos podía prohibirse luego de que se sintiera el latido del corazón del feto, es decir, estarían vedados a partir de las 6 semanas. Eso es casi una prohibición absoluta, pues pocas mujeres se dan cuenta de que están embarazadas antes de los dos meses. El gobernador John Kasich vetó la ley, pero al mismo tiempo pasó otra que prohíbe el aborto después de las 20 semanas, como sucede en Georgia y Carolina del sur.

No es la primera vez que los grupos antiderechos se las han arreglado para presentar leyes o normas que dificulten el derecho al aborto: la idea es sencilla ¿qué importa si es legal cuando el acceso es tan complicado que es casi imposible practicarse un aborto? Estas estrategias no tienen nada de original de hecho, los anti-derechos trabajan con modelos de legislatura, como los propuestos por grupos de lobbistas como Americans United for Life, y parece que lo de las exequias se va a convertir en una tendencia.

La única esperanza es que pase una demanda para bloquear la nueva regla, presentada por el Center for Reproductive RIghts, argumentando que la Corte Suprema declaró, hace apenas seis meses, que las restricciones innecesarias en el acceso al derecho al aborto son inconstitucionales. Mientras tanto, solo queda preguntarse si el estado de Texas también estará dispuesto a pagar las exequias de las mujeres que mueran por no practicarse una interrupción del embarazo a tiempo, o por abortos inseguros.Columna publicada el 16 de diciembre de 2016 en Univisión

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s