Camellando

Columna publicada el 11 de marzo de 2017 en El Heraldo.

El año pasado la artista plástica y cantante colombiana Lido Pimienta, quien se mueve entre Londres y Toronto y es una de las artistas pop más prometedoras de la escena contemporánea, hizo un cover de la canción Work, de Riahnna, usando el lenguaje coloquial barranquillero y muchos de sus recuerdos de cuando vivió en esta ciudad.

La canción se llama “Camellando” y retoma las historias que le contaban las vendedoras de las calles, de empanadas, de jugo de naranja, muchas veces acompañadas por sus hijos, trabajando de sol a sol. Las mujeres le contaba a la artista, una y otra vez, la misma historia: que trabajaban tanto, usualmente para mantener a un hombre y mantener una familia, en su coro repite el estribillo “camellando, camellando, camellando, me la paso camellando y tu vagabundeando” y hace referencia a esos hombres, mantenidos por estas mujeres trabajadoras, flojos, infieles, dormilones, dispuestos a irse con otra para afirmar su masculinidad, mientras ellas trabajaban, o hacer largas siestas, con la tranquilidad de tener a su lado mujeres decididas a proveer.  “Yo sé que tu me quieres, a tu manera tu me quieres” canta Pimienta, retomando los testimonios de estas mujeres que intentan excusar el comportamiento de sus parejas, de justificar ese amor inmerecido que reciben.

Al escuchar esta canción pienso mucho en esa fama de “flojos” que en la costa, y como esta fama contrasta con lo que ya sabemos las mujeres de la región trabajan sin parar. La canción me ha hecho reflexionar sobre como, cuando se habla de “los costeños” en realidad se habla de los hombres, y esta crítica, justificada o no, se extiende a todas, pues nadie está mirando hacia las mujeres costeñas, o sí, pero solo como objetos de deseo. En esta narrativa, estigmatización, cierta o no, las mujeres somos invisibles y esto hace que el trabajo de la mayoría de nosotras sea invisible también. Supongamos, por un momento,  que sí es cierto que los costeños son flojos. ¿Qué es eso que les permite flojear? Porque sin trabajo no pueden pagarse las cervezas, con trabajo no hay tiempo para la molicie. Si estos hombres no trabajan alguien tiene que hacerlo por ellos, la flojera es un privilegio. Y aquí es donde la canción de Lido Pimienta tiene una epifanía: el hedonismo costeño está cimentado en el trabajo invisible de las mujeres.

El miércoles pasado se conmemoró el Día Internacional de as Mujeres Trabajadoras con un Paro Internacional de mujeres al que se sumaron más de 30 países. Fue un día para reflexionar sobre todos esos trabajamos que hacemos las mujeres que no son reconocidos, ni con sueldo, ni con prestaciónes y a veces ni con las gracias, a pesar de que se estima que gastamos el 65% de nuestro tiempo en trabajos de cuidado físico y afectivo, de crianza y en labores domésticas. Pensemos nosotros en todas las costeñas que madrugan a vender mangos, a fritar empanadas, a recorrer las calles vendiendo cocadas, que se levantan a diario a rallar el coco para el arroz. Esa “buenavida” de la que nos ufanamos en la costa no se sería posible sin ellas, que desde que son niñas hasta que son ancianas, se la pasan camellando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s