La Plaqueja que rompió Internet

Quiero dedicar unas líneas a reflexionar sobre el más reciente caso viral de acoso en Ciudad de México que podríamos llamar “la Plaqueja que rompió Internet” porque es un episodio muy revelador de todos esos debates interseccionales sobre género, clase y raza que desde el feminismo queremos dar.

Resulta que Tamara de Anda, una reconocida bloguera feminista y colaboradora de varios medios iba caminando por la calle cuando un taxista le gritó “guapa”. ¿Quería este taxista entablar una amistad con Tamara (y le digo Tamara porque, antes de que salgan con suspicacias, es amiga mía) o porque pensara que le iba alegrar el día? No. Le grita guapa porque ella estaba ahí y él estaba en su carro, y seguramente hace eso con todas las mujeres que le pasan frente al carro. Mujeres que, como Tamara, se sienten incómodas, intimidadas, asqueadas o como mínimo molestas porque cualquier tipo que esté en la calle crea que puede comentar su cuerpo.

Así como el taxista le dijo “guapa” le ha podido decir “qué tetas” o le ha podido decir “angelito bajado del cielo”. El punto no es la palabra “guapa”, porque a veces a uno le dicen “guapa” porque le está tirando la onda a uno alguien que a uno le gusta y entonces es halagador. A veces un señor español dice “buenos días, guapa”, como el colombiano que dice “quihubo, marica” y uno sabe que no es ni acoso, ni homofobia. Como he dicho muchas veces en este blog, el problema no son las palabras. “Puta” puede ser un insulto o una reivindicación. El caso de Tamara, sin embargo, se trata de un hombre que le grita cosas sobre su cuerpo a una mujer que no conoce y va por la calle. Y todas estamos hartas de eso. Nos caga. ¿Y saben qué es lo peor? Que nos intimida. Que hemos escuchado miles de historias de taxistas violadores, que hemos conocido a montones de taxistas que muy a la Ricardo Arjona nos miran las piernas al subirnos al taxi y optamos por decirles que nos dejen a una cuadra de nuestro destino para que no sepan a dónde vamos. No nos intimidamos por exageradas, sino porque hay antecedentes de peligro. Se los hemos dicho de todas las maneras posibles, pero ni la ciudadanía, ni el gobierno de la CDMX parece tomárselo en serio. O bueno sí: nos han dicho que denunciemos, que qué pendejas nosotras que nos aguantamos en silencio, que si denunciamos todo resuelto y todo va a estar bien. Ajá.

Y entonces Tamara denunció. Tuvo además la suerte de que pasara una patrulla que le hiciera caso en vez de revictimizarla y la llevaron donde una jueza que le creyó y se hizo el debido proceso según unas leyes que por más absurdas que sean, no fueron invento de Tamara de Anda. Fue una cosa atípica que la justicia funcionara. Cuando yo fui a denunciar el acoso de un policía me insinuaron que iban a revisar mi estatus migratorio. Y también fue atípico que ella denunciara, porque no todas las mujeres en esta ciudad tienen ese privilegio. ¿A cuántas le grita a diario ese taxista que no van a denunciar porque las echarían del trabajo? ¿Cuántas saben que esa incomodidad que sienten está de hecho castigada y es una falta administrativa? Muy pocas. Es un súper privilegio. Y Tamara lo usó, porque ni ella ni nadie tiene por qué aguantarse que le griten a una en la calle y mucho menos cargamos nosotras con la responsabilidad de proteger a nuestro agresor, ni más faltaba.

Pero como dije arriba las leyes de esta ciudad son absurdas y el taxista, ojo, el taxista decidió no pagar la multa y se fue a pasar la noche en el Torito. ¿Por qué no pagó el taxista? Pues bueno, ahí hay un problema de clase. Un mirrey pagaba la multa dos veces y sanseacabó. Quizás el taxista es explotado por un patrón que lo tiene trabajando doce horas diarias. Quizás vive en condiciones injustas. Pero estas no son culpa de Tamara de Anda. ¿Le informó el gobierno de la CDMX a los taxistas que si acosan mujeres en la calle tienen que pagar una multa? Me late que no, porque cuando Tamara le dijo al taxista que su grito era acoso y una falta administrativa este se rió en su cara y le dijo que nunca iba a pasar nada, probablemente porque ya lo había hecho antes mil veces sin que pasara nada.

¿Que a Tamara solo le gusta que le digan guapa los blanquitos europeos? Primero no creo que un tuit de hace 7 años (¡7!) sea prueba de eso y si vamos a jugar que nadie madura, ni crece, ni cambia de opinión nunca en la vida estamos jodidos todos.

Por otro lado, uno tiene derecho a que le guste que unos le digan cosas lindas, otros cosas cochinas, otros cosas bellas, y así, porque así funciona el consentimiento. El consentimiento no se trata de que ahora a uno nadie le pueda caer, se trata de que entiendan la diferencia entre coquetear en buen plan y reducir a las personas, especialmente a las mujeres, a objetos para sabrosear.

Ahora, ¿saben qué sí está de la verga? Que la solución para el acoso callejero sea una multa o ir al Torito. Porque eso en nada cambia o educa al taxista, o al resto de acosadores que habitan la ciudad sin darse cuenta siquiera de que incomodan e intimidan. Es el colmo que la ley, como decimos en Colombia, “sea para los de ruana” porque todos sabemos que si el que le dice “guapa” a Tamara es, no sé, Carlos Slim, ni un policía se atrevería a multarlo y quizás ella tampoco habría sido capaz de denunciar. O recordemos lo que pasó con los Porkys que violaron y secuestraron a una menor de edad, casi todos siguen tan campantes, porque hay agresores y agresores con plata y poder.

La vía punitiva es terrible porque no aplica para todos, pero también porque, si aplicara, en una ciudad en donde a casi todos los hombres les han enseñado que la manera de afirmar su hombría es acosar a las mujeres, tendríamos que convertir en cárcel a la mitad de Ciudad de México, porque aquí sí, que tire la primera piedra el (o incluso la) que jamás de los jamases se haya tomado estos atrevimientos de comentar los cuerpos de otros o cosificarlos sin buscar señales de consentimiento. La solución, como lo hemos dicho mil veces, no va por la vía punitiva, tiene mucho más que ver con re-educar a la ciudadanía, y especialmente a los acosadores, a quienes jamás el gobierno de la ciudad ha dirigido ninguna campaña.

Pero en vez de dirigir la insatisfacción por esta injusticia a quien toca, es decir, al gobierno, muchos y muchas han dirigido el reclamo a Tamara de Anda, que no tiene el poder para cambiar las leyes o re-educar a los acosadores. Si le van a adjudicar esa responsabilidad primero voten por ella para delegada (yo lo haría).

Finalmente, culpabilizar a Tamara no solo es inoficioso sino nocivo, porque le mensaje que envía es que este es el lío en que te vas a meter si osas atreverte a denunciar. Primero te van a hacer responsable por el destino de tu agresor, y este chantaje es mucho más poderoso cuando el agresor es alguien cercano. Y si finalmente denuncias, te van a amenazar con violación correctiva, con cogerte a madrazos a la salida de tu trabajo, te van a decir racista, y pinche vieja privilegiada. Eso es lo que le va a pasar a las privilegiadas, a otra con menos ventajas simplemente la matan.¿Así con qué ganas vamos a usar “la denuncia” como nuestra mejor defensa?

Anuncios

58 comments

    1. Yo también la lei. Y la sigo en sus redes a ella y muchas otras. A ti, Alex, seguro nadie lo hace y si sí, es por lástima. Como yo al dedicarte estas llíneas.

      Me gusta

  1. El tema considero es la doble moral. Estoy de acuerdo en que se trata de acoso. Sin embargo. Basta ver en sus twits como se expresa esta “bloguera” de las personas que a su parecer son “Pinche Naco de Satélite”. Es decier cuando ella genera violencia es Livertad de expresion”, pero caunso ella es violentada exige “Todo el rigor de la Ley” Necesitamos congruencia.

    Me gusta

    1. ¿Todo el rigor de la ley? se le ofrecio por las mismas autoridades acusarlo de un delito con mayor pena y ella misma, reconocio que la pena era un poco excesiva y que lo mejor hubiera sido que se le enviara a cursos para que aprendiera el porque es molesto que te esten gritando cosas en la calle, idea que totalmente apoyo.

      Me gusta

  2. Contundente tus argumentos. Mi bronca sigue el uso, como lo he comentado en otros foros, tan a la ligera de la palabra acoso. En tu texto se aprecia que eres una mujer preparada y de vasta cultura, no creo que no sepas el significado de dicho término y sin embargo lo usas varias veces. Yo estoy en contra del acoso, pero me temo que con posturas como la tuya y la de Tamara de Anda, terminaremos en la paranoico y caeremos en el fundamentalismo feminista…

    Me gusta

  3. Tengo cuarenta años, los mismos de vivir en la CDMX. Mismos en los que nunca le he dicho a una mujer en la calle ‘guapa’. Creo que no es un tema subjetivo, simplemente hay lineas que no se cruzan. Les parece exagerado que llamar guapa termine en falta administrativa, pero el otro extremo es de sobra conocido.

    Muchas veces he tenido discusiones de temas similares con amigos y escucho con tristeza que tadavía falta mucho por caminar. Más cuando veo las respuestas en Twitter y en artículos como este. A veces me da verguenza de género.

    Hombres necios que acusáis
    a la mujer sin razón,
    sin ver que sois la ocasión
    de lo mismo que culpáis

    Me gusta

  4. lo que esta muy de la verga?? en serio? así te expresas eso es un insulto para quien te lee y casi te echas un tratado por la palabra “guapa” primera y ultima vez que te leo

    Me gusta

  5. Puede parecer exagerada la denuncia por lo de “guapa” pero si eso contribuye a que se la piensen mejor los que tienen la costumbre decir vulgaridades pues entonces no lo es, que eso puede implicar que se termine con la costumbre de los piropos no vulgares pues será un “daño colateral” sin mayores consecuencias, aquí el problema será no cruzar la delgada y tenue línea de la paranoia.

    Me gusta

  6. Te soy honesto, como hombre, pobre y moreno, tal vez no muy agraciado, se que si le digo guapa a una mujer que sea un poco “especial” podría considerar que soy acosador, porque ciertamente podría pasar por un violador, al menos eso podría parecer, y no es bonito cuando te tratan diferente por tu apariencia, me ha pasado, sabemos que mucho influye la impresión que uno da a primera vista, pero nadie se va a detener a preguntar y la verdad cuenta mucho el estatus social para determinar si confiamos en alguien o no, no me vengas con que no te fijas en esas cosas si alguien te dice guapa.

    Me gusta

  7. No vamos muy lejos, si estuviera en EU se que no necesito ser realmente violador, traficante para serlo, solo tiene que mirar mi facha, eso basta, y lo noto cuando entro a una tienda departamental, aquí en México, ustedes solo refuerzan prejuicios y están creando una paranoia que no ayuda a su movimiento o como quieras llamarlo, esta chica ha exagerado y la razón por la que la hizo no la justificaba, pero eso no parece importarles, el movimiento las exenta de auto critica y errores.

    Me gusta

  8. Pobre sujeto, le dijo guapa a una mujer trastornada y lo va a pagar caro. “GUAPA” que insulto y acoso!! Un hombre que dice guapa, creanme, es muy inocente y/o educado y ahora lo van a crucificar estas odiosas.

    Me gusta

  9. Aportación valiosa para cambiar percepciones. Sin duda alguna, le pones palabras a la realidad tan distorsionada en la que vivimos. Gracias de corazón!!

    Me gusta

  10. Que artículo tan doble moralista, ¿si me dicen “guapa” en la calle lo denuncio pues pudo haberme dicho cosas peores aunque no lo haya hecho pero si está carita tiene mi consentimiento para hacerlo y a eso le llamo coqueteo? Ustedes mismas desprestigian su lucha, ni siquiera le llamaré exagerada, más bien manejan una doble postura.

    Me gusta

  11. Las sociedades solas se auto regulan en el caso especifico de plaqueta la sociedad hablo a traves de las redes fue una exageracion clasista por que a un taxista por que si se lo dice otra persona q si se puede defender es otra cosa

    Me gusta

  12. Cierto que es un caso que se viralizó, y la palabra “guapa” queda definitivamente descartada como piropo o como “entrada” para iniciar un filirteo, las posibilidades para conquistar a una mujer se reducen, ni tampoco se puede seguir a una chica que te gusta ni mucho menos preguntarle a qué hora va al pan, los tiempos han cambiado y este caso es un parteaguas para quienes acostumbran a piropear o no resisten las ganas de decirle a una chica hermosa que lo está, el siguiente paso será demandar a alquien que te mire y se tipifique como acoso, en fin, a ver si esto no es excusa para que algunas chicas demanden a cualquiera extorsionando a inocentes, en fin, es una sociedad muy compleja donde el respeto debe ser mutuo, pero es una sociedad muy corrupta donde se han perdido valores y habrá qué educar a todos niveles

    Me gusta

  13. Muy acertado lo que comentas!! Si somos mujeres y tenemos hijos o pensamos tenerlos eduquémoslos en el respeto al otro!! Eso es educación de casa!!! Es el ejemplo que siguen los chavos de lo que han visto en casa y nadie, nunca, ha dicho nada!!! Tanto hombre como mujeres nos debemos respeto! Y si, es mucho mas “aceptado socialmente” que el hombre “piropee” a que lo haga la mujer! Y no es el piropo en si lo que es molesto: la inflexión de la voz y la mirada cuentan muchísimo! Esperemos que el gobierno de la ciudad inicie una campaña contra el acoso en las calles!

    Me gusta

  14. Hola, Catalina, tengo que decirte que apenas terminé la lectura de tu artículo, lo primero que pensé fue que había dado por casualidad con otra mujer que armaba la tercera guerra mundial por un piropo y que gracias a esa actitud se estaban perdiendo mucha cosas. Pero, debido a esas jugarretas de los sentidos, me monté en un bus de Puerto Colombia repleto, cuando de repente, después de un frenazo en seco, una muchacha se agarró de mi espalda para no terminar en el parabrisas. Cuando la inercia nos dejó, la muchacha me miró sonriente y con pena, como queriendo excusarse. Ahí entendí toda la lucha que deben soportar las mujeres cuando salen de su casa: palabras, manos, miradas, “arrecostadas” y piropos bien húmedos, buscan invadir sus cuerpos de todas las formas posibles y eso no está bien, punto.

    Me gusta

  15. De acuerdo en cadi todo excepto en eso del “coqueteo en buena onda” que me suena muy ambiguo. Los acosadores dirán que lo suyo fue en buena onda.

    Me gusta

  16. Independientemente de las opiniones aquí vertidas, y en otros foros, sobre el caso, me parece que están limitando el piropo desde una perspectiva inmediatamente sexual: según Catalina (y otras blogueras de las que he leído sus opiniones al respecto), el taxista le gritó “Guapa” sólo por su cuerpo. Tampoco saben si lo dijo porque lo que le gustó de la mujer fue su rostro. Parece poco, pero este detalle en sí le da un matiz distinto al asunto, porque parece que quienes están demasiado inclinadas a sexualizar la situación son las blogueras, no necesariamente el taxista piropeador. Como dicen Carolina y otras personas, no saben con exactitud a qué se refería el taxista cuando lanzó su piropo.

    Me gusta

  17. Buen texto, explicas de manera muy concisa varios puntos relevantes en defensa de las acciones de las acciones que tomó la bloggera (y de todos modos queda mucho material de debate pero ya será en otra ocasión). Fíjate que tras ver el revuelo en Twitter le comenté a mi mujer y (al igual que yo) al principio nuestra reacción fue de repudio hacia Tamara (y aún hay algunos matices) pero después de una plática cómo de una hora fuimos reflexionando, corrigiendo y descubriendo varios factores que finalmente nos llevaron a pensar que “la ley/regla antepiropos” de la CDMX es necesaria y debemos pedir que se cumpla y cumplirla pero sobre todo como concluimos (al igual que en tu texto) se debe de educar a la gente del porqué una palabra tan inocente como “guapa” puede ser un primer paso hacia el acoso y violencia de género. En fin, que si bien no estoy de acuerdo al %100 en todo el show que se montó si rescato el hecho de que se difunda el conocimiento de este reglamento y, sobretodo, la educación que es la única forma de superarnos como ciudadanos/mexicanos/personas. Saludos

    Me gusta

  18. ¡Pero qué absurda pérdida de tiempo! ¡Cuánto empeño en hacer importante lo insulso y de paso desprestigiar los verdaderos motivos de lucha! Para empezar, ¿qué clase de comunicóloga se expresa de manera tan vulgar, pero sobre todo con tanta falta de cerebro? Ya basta de confundir al feminismo con amargura y odio, pero sobre todo en este caso, con ganas de protagonismo y, sobre todo, con CLASISMO, puro y vil clasismo. Claro, es acoso porque el naco taxista se atreve a dirigir un piropo, pero sí es alguien más, alguien que sí me gusta, entonces es “coqueteo en buen plan”.
    El colmo de la ridiculez: es que ella tiene derecho a que le digan piropos y hasta cosas cochinas, mientras haya consentimiento…. ¡Ah, claro, consentimiento! Porque entonces los piropos y hasta el coqueteo en buen plan se basan en el CONSENTIMIENTO…
    – Hola señorita, ¿te puedo empezar a coquetear? – Está bien…
    – Hola señorita, ¿le puedo decir un piropo? -Sí, claro, adelante.
    – Hola señorita, ¿le puedo decir un piropo? – ¡No, sácate de aquí naco!!

    No defiendo para nada esa actitud del taxista, pero ¡por favor! Ya basta de enredarnos con banalidades de gente que le encanta o hasta lucra con la atención del público, mientras dejamos de pelear las verdaderas batallas.

    Me gusta

  19. Hemos oído todas las historias de los taxistas violadores,es decir que ser taxista y decir guapa a una mujer lo hace violador .Podemos probar esto no solo en dichos y si en estadísticas . Adicional podemos suponer sin pruebas que este taxista dedica su vida a decirle guapas a todas y no le gusta de verdad Tamara o será que Tamara no es tan guapa o desprecia a los taxistas pues a escuchado tantas historias de taxistas violadores o simplemente no le gusto ese taxista y este lo es por esa sola suposición su posible violador . No podemos andar en la vida juzgando a la gente por meros rumores,un piropo es una falta de respeto en todo caso,pero no tiene relación alguna con el acoso,con la desaparición forzada de las mujeres o con el delito de violación y no podemos centrar el problema del acoso en las mujeres pues el acoso tiene muchos escenarios y actores,quiero preguntarte si tienes las pruebas en donde un juez dicto que efectivamente se cometió el delito de acoso y cual fue el castigo que recibió el taxista,aquí copio la definición y todos los tipos de acoso que existen . Me despido y te mando saludos.

    Tipos de acoso
    al acoso escolar (en inglés, bullying), el maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado.
    al acoso físico (en inglés, stalking), la persecución ininterrumpida a un sujeto con el que se pretende iniciar o restablecer un contacto personal contra su voluntad.
    al acoso inmobiliario, consistente en provocar molestias a un vecino (o a varios) a fin de que abandone su vivienda habitual.
    al acoso laboral (en inglés, mobbing), la acción de una o más personas hostigadoras para producir miedo, desprecio o desánimo en un trabajador.
    al acoso psicológico, el trato vejatorio y descalificador hacia una persona, con el fin de desestabilizarla psíquicamente.
    al acoso sexual, la manifestación de una serie de conductas compulsivas de solicitud de favores sexuales dirigidas a un receptor contra su consentimiento.
    al ciberacoso (en inglés, cyberbullying), el uso de información electrónica y de los medios de comunicación para perseguir y molestar a un individuo o a un grupo.
    acoso según el diccionario .
    1. m. Acción y efecto de acosar.
    2. m. Taurom. acoso a caballo y en campo abierto de una res vacuna, generalmente como preliminar de un derribo y tienta.
    acoso laboral
    1. m. Práctica ejercida en el ámbito del trabajo y consistente en someter a un empleado a presión psicológica para provocar su marginación.
    acoso moral
    1. m. acoso psicológico.
    acoso psicológico
    Tb. ~ sicológico.
    1. m. Práctica ejercida en las relaciones personales, consistente en dispensar un trato vejatorio y descalificador a una persona con el fin de desestabilizarla psíquicamente.
    acoso sexual
    1. m. acoso que tiene por objeto obtener los favores sexuales de una persona cuando quien lo realiza abusa de su posición de superioridad sobre quien lo sufre.
    acoso sicológico
    V. ~ psicológico.

    Me gusta

  20. Tu artículo rescata un poco más de ese mundo complejo en el que vivimos donde se forman grupos autodefinidos o afines a ciertas ideas o ideales un universo con visiones distintas y a veces contrapuestas. Hay chicas que al final del día dicen: “me morí de frío todo el día con esta minifalda y ni un piropo” y otras a las que la mínima mirada lasciva lejos de hacer que se sienta deseada le provoca un asco sin igual. Cuando estuve en Tucumán, Argentina, me encontré con una ciudad sumamente machista, al punto que son las mujeres las que por la calle piropean con frecuencia a los hombres. Y no se trata de buenos o malos. La persona que te piropeó en la calle seguramente es el mismo que después dona su médula para salvar a tu hijo de una leucemia. Lo cierto es que cada vez son más las mujeres que, como vos, valoran al hombre que a la hora de ser galán, debe olvidarse de los halagos físicos. Oliverio Girondo en estos días estaría preso y censurado.

    Me gusta

  21. y ahora como diablos se supone que voy a cortejar a una mujer si no le puedo decir un piropo, le escribo una carta o le pido permiso a sus padres como en el siglo pasado? si vamos a jugar que nadie madura, ni crece, ni cambia de opinión nunca en la vida estamos jodidos todos, y no lo digo yo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s