Noticias de Mocoa

Columna publicada el 6 de abril de 2017 en El Espectador.

“Estuve escuchando el testimonio de un campesino que decía que si le hubiesen dado un radio, él había podido avisar con suficiente tiempo sobre la emergencia que se iba a presentar en el departamento de Putumayo”, dijo el congresista Orlando Guerra de la Rosa, representante conservador por el departamento de Putumayo, la mañana de ayer en RCN Radio. La declaración es importante, porque nos habla de las condiciones difíciles de un departamento apartado, olvidado por el Estado que ha fallado en hacer prevención de desastres, pero también en garantizar derechos fundamentales a sus habitantes, como el derecho a la información.

Según las Cartografías de la Información de la Fundación para la Libertad de Prensa, el 43 % de la población de Putumayo vive en lugares en donde no existen medios de comunicación que produzcan noticias locales. Solo Mocoa, por ser la capital, tiene una oferta de información aceptable y en todo el departamento apenas hay 33 medios de comunicación. Hoy, debido a la magnitud de la catástrofe, Mocoa es tema nacional en los medios de comunicación y, sí, ha comenzado un debate sobre cómo deben ser las políticas de prevención en el departamento, y todo el país, pero la conversación, para variar, se da desde las capitales, o en medios con base en Bogotá, cuyas buenas intenciones no son suficientes para conectarse con el territorio. Hoy los medios nacionales tienen dos y hasta seis periodistas en terreno, pero no tienen un corresponsal permanente y bien pago hace años. Hoy Santos va y duerme en Mocoa, pero más allá de la radio militar, no hay un medio público, allí no existe el Telecaribe de los costeños ni el politizado Canal Capital de los bogotanos.

Es claro entonces que la solución no es individual, no se trata de que aquel campesino en específico ha debido tener un radio, el problema tiene que ver con que no existe la infraestructura para producir información local y distribuirla, no hay tampoco espacios robustos para el diálogo de la comunidad sobre las preguntas importantes: si no hubo prevención, ¿por qué?, ¿qué se necesita para que esto no pase todos los años?, ¿cómo sabrá la ciudadanía si los aportes que están llegando a Mocoa se distribuirán de manera justa y eficiente? Durante años en Colombia hemos sacrificado ese derecho a la información con la excusa de que muchos territorios eran impenetrables por el conflicto armado. Pero el conflicto se ubicó ahí en estos territorios,sin infraestructura que los conectara realmente con el resto del país, y la falta de información hizo que fuera fácil olvidarlos, los hizo impenetrables. En los mismos lugares donde la guerra ha aprovechado la ausencia o debilidad de los medios para echar raíces, también hay menos alternativas para que la democracia local y nacional esté informada oportunamente para poder tomar decisiones acertadas.

Pata: Hace unas semanas recibí una carta de reclamación del profesor Jairo Sojo, a propósito de su mención en la columna “Cerdos publicistas”. En mi columna digo que “también se han reportado casos de acoso por parte de un profesor de la Tadeo (Jairo Roberto Sojo)” y el profesor reclama una rectificación alegando que le estoy diciendo “acosador” y que no hay denuncias penales ni sentencias en su contra. Resalto que ni las denuncias penales ni las sentencias son necesarias para poder afirmar que se han reportado casos. Los periodistas no estamos limitados a informar exclusivamente sobre asuntos llevado ante la justicia. Como parte de la investigación tomada como insumo en mi columna, recibí un testimonio de más de cinco páginas escrito por una alumna y apoyado por un testigo. Es importante aclarar, también, que con posterioridad a la publicación de mi columna recibí también un testimonio espontáneo que contradice a mi fuente original y respalda la solicitud del profesor. No me corresponde a mí dirimir cuál de estos testimonios es cierto (y por eso en la columna no lo acuso, solo indico que hay denuncias que lo señalan). Finalmente, les reitero al profesor Sojo y a mis lectores que mi compromiso, como periodista y como feminista es y será siempre con las víctimas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s