Crónicas de Indias

Columna publicada en El Heraldo el 8 de abril de 2017.

Hace más de quinientos años, cuando los españoles se enteraron de que al otro lado del mar existía todo un continente, empezaron a escribir historias, crónicas, en donde contaban cómo “descubrían” (colonizaban) América. Las crónicas de Indias resultaron ser tan coloridas que bien podrían ser antecedentes del realismo mágico. Bernal Díaz del Castillo y Hernán Cortés, entre otros, contaron historias de una tierra ignota, virgen, llena de monstruos como cíclopes, sirenas y gigantes, y apenas habitada por unos indios salvajes urgidos de catequización. Lo notable de estas historias es que eran llamadas “crónicas”, es decir, tenían una pretensión de verdad, la verdad de los conquistadores. La única forma de justificar la brutal conquista española era convenciendo a todos de la barbarie de estas tierras.

Medio siglo después la estrategia es la misma, pero un poco más sofisticada. Por ejemplo, los españoles de la multinacional Gas Natural Fenosa acabaron con la calidad del servicio eléctrico en la Costa a punta de ignorar las inversiones necesarias con la excusa de que hay una “cultura del no pago” en la región. Resultó que esta era una mentira flagrante, pues la deuda de los usuarios de a pie solo llegaba al 3,09% de la deuda total. Pero era una mentira fácil de creer porque hasta los mismos colombianos nos comemos el cuento de que los costeños somos flojos y desordenados, o en otras palabras, bárbaros.

Ahora que la empresa ha sido intervenida por la Superintendencia, los españoles fueron a decir a Europa que la empresa había sido “expropiada”. Para decirlo se valen del mismo prejuicio que equipara a Colombia con Venezuela (muchos españoles ni saben la diferencia ni les importa) y alimentan la fantasía de que América del Sur es una tierra indómita y sin instituciones, en donde sus inversiones no estarán seguras. La mentira es potencialmente peligrosa porque está apoyada en unos prejuicios y unas ignorancias compartidas, tejidas desde hace cientos de años, que la hacen muy fácil de creer. Lastimosamente, esa misma poscolonialidad hace que nuestro país dependa, en buena medida, de esas inversiones extranjeras, incluso de aquellas que confunden inversión con explotación.

Hoy la empresa española llevó el pleito con Colombia a tribunales internacionales. ¿Cuánto descaro se necesita para joder a toda una región con su mal servicio eléctrico y luego pretender lavarse las manos a punta de mentiras y chismes en cortes internacionales? El descaro que solo da el poder, porque en otro país que no fuese Colombia, quizás más blanco, más al norte, no habrían podido echarle la culpa de su fracaso a la cultura. Las crónicas de Indias continúan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s