Maternidad

Aborto, maternidad y libertad

Columna publicado el 11 de mayo de 2016 en El Espectador.

Esta semana, en Colombia hubo dos celebraciones aparentemente opuestas: el día de la madre y los diez años del derecho al aborto. Estas celebraciones en realidad convergen en que celebran decisiones reproductivas de las mujeres que, en tanto personas y ciudadanas, tenemos el derecho a elegir qué tipo de relación tener con la maternidad. Sin embargo, estos temas, maternidad y aborto, parecen un oxímoron y esta oposición ha sido usada para restringir la libertad de elección de las mujeres.

(más…)

Anuncios

Opinión: Nadie te dice que la mayoría de las madres lo son porque no tuvieron más remedio

Columna publicada el 10 de mayo en Univisión.

Alguna vez un amigo cercano a la familia, a quien yo le contaba mis problemas románticos de veinteañera, me dijo “tienes que pensar en ser mamá, para realizarte como mujer”. Da la casualidad de que a mí la maternidad sí me interesa, pero no porque tenga “el gran don de dar vida” o porque piense que es algo “mágico” o “maravilloso” o porque piense que “me va a completar”. Quizás nunca tenga una razón clara pero muy probablemente tiene que ver con la vanidad de que otra persona se parezca a mí, y el egoísmo de perpetuar esta especie, de tan dudosa conveniencia. Pero, ¿y si no? ¿Por qué tendría que depender “mi realización como mujer” de si llego o no a ser mamá?

(más…)

Regalos para mamá

Columna publicada el 7 de mayo de 2016 en El Heraldo.

Un informe de la Secretaría de Integración Social del Distrito de Bogotá muestra que los índices de violencia doméstica se disparan en el Día de la Madre y durante todo el mes de mayo. En mayo de 2015 se registraron 109 casos diarios de lo que en Colombia aún se llama “violencia intrafamiliar” y que debería llamarse doméstica pues la denuncia de las mujeres se hace más difícil cuando el agresor no hace parte de su familia, por ejemplo, un exnovio. “De los 41.015 casos por violencia de pareja, durante el año, 10.191 ocurrieron el día domingo y 29.100 casos se presentaron en la vivienda de la víctima” muestra el informe.

(más…)

Pican los mosquitos

Columna publicada el 20 de enero de 2016 en El Espectador.

Todo comenzó un un tuit del senador Verde, Jorge Iván Ospina, afirmando que en Colombia nació un bebé con microcefalia por causa del virus Zika.

El tuit llegó sin cuestionamiento alguno a los titulares de los medios, que además sacaron las graves cifras de la epidemia del virus en Colombia. Las embarazadas seguro sintieron pánico. Luego el Ministerio de Salud desmintió al congresista diciendo que no hay reportes de nacidos con microcefalia por Zika, o mejor dicho, que hay mujeres gestantes con Zika y recién nacidos con microcefalia, pero aún no hay pruebas de una relación causal. Como mínimo tendríamos que hacer esta distinción antes de sacar un titular que puede crear miedo en la población, pero, sobre todo, es irresponsable tratar a un político como si fuera una autoridad médica. Entonces la noticia sería que hay un riesgo de malformación en los embarazos de mujeres con Zika. Entre un riesgo y un caso comprobado hay, literalmente, una vida entera.

(más…)

La madre, la virgen y el águila

Columna publicada el 13 de noviembre de 2015 en Sin Embargo.

Crecemos escuchando que la maternidad es una “bendición”. Esta frase me parece escalofriante por dos razones, primero, porque las bendiciones son como cosas que caen del cielo, algo que te sucede, como la lluvia, no algo que puedes elegir. Segundo porque muy pocas mujeres viven la maternidad de una manera segura y justa. Esto es más que evidente evidente en el informe presentado por GIRE el miércoles sobre violencia obstétrica: parir o estar embarazada en México es, para muchas mujeres, una pesadilla que las puede llevar a la muerte. Afecta nuestro derecho a la salud, a la información, a la no discriminación, a una vida libre de violencia y a la vida privada.

(más…)

Por el derecho a amamantar en público

Columna publicada el 10 de octubre de 2015 en El Heraldo

A propósito del mes de conciencia sobre el cáncer de seno, la revista Fucsia hizo un especial sobre las tetas, incluido un artículo sobre la lactancia, sobre cómo muchas mujeres se niegan a esconderse en un baño para darle pecho a sus hijos. La portada, por supuesto, muestra a una mujer –Cristina Warner– amamantando, en una hermosa imagen del reconocido fotógrafo Ruven Afanador. Paradójicamente, el jueves en la noche, cuando iban a enviar la revista a circulación, la cadena de Almacenes Éxito les informó que no se podía poner en las góndolas de los supermercados así, porque tenía “contenido sexual explícito”, que hay una supuesta ley que prohíbe este tipo de imágenes en los supermercados y que “esa portada debía circular con una solapa que tapara el seno”. Ante la perspectiva de que la revista no circulara, la editora jefe, Angélica Gallón, aceptó sacarla con una bolsa con una franja que cubría la imagen del pezón. El viernes, Almacenes Éxito decidió que “la revista no afecta la moral de nadie” y accedió a distribuirla sin censura, pero alcanzaron a hacerse evidentes los prejuicios absurdos que rodean al tema de la lactancia.

Este es un problema más amplio que los prejuicios de Almacenes Éxito. Por ejemplo, no se puede subir la revista a iTunes porque sus políticas no permiten subir “contenido sexual”. Todo esto muestra lo brutalmente injustos que somos con las mujeres que están amamantando. Una sociedad en la que es tabú sacarse una teta en público para darle de comer a un niño no les pone las cosas fáciles a las mujeres.

Cuando las mujeres estábamos obligadas a ser amas de casa sacarse una teta en la alcoba no tenía problema alguno. Pero las mujeres hoy, y especialmente en Colombia, donde hay tantas madres solteras y cabezas de familia, trabajan, y por eso deben intercalar su vida profesional con la maternidad. Esto, entre muchas cosas, implica tener que amamantar a sus bebés cuando están en la calle, o en el trabajo, y entonces les toca escoger entre soportar las miradas de reprobación y hasta lascivas de las personas o ocultarse en sucios baños públicos, esconderse y avergonzarse de algo que debería ser natural. He oído historias de amigas ejecutivas que tienen que encerrarse en un cuartito de la oficina para exprimir la leche con una aparatosa máquina de tubos y chupas como soñada por la ciencia ficción. Amamantar es incómodo y “se ve de quinta”, y las mujeres que trabajan (en todas las clases sociales) tienen muy difícil ese malabar. Nuestra sociedad les exige a las mujeres dar pecho, pero si no lo hacen las juzga por ser malas madres. Al mismo tiempo, tampoco facilita espacios ni revisa los prejuicios que obligan a las mujeres a esconderse para hacer algo que no solo es natural, deseable y necesario; también es moralmente inofensivo. Como dice Gallón: “Si no lo podemos ver en una portada de revista, ¿cómo vamos a lidiar con eso en la vida real? ¿Es acaso el seno solo un lugar de construcción machista que lo llena de referencias sexuales? ¿No es acaso la fuente fundamental de la vida? ¿Por qué tanto misterio con unos senos que amamantan?”.

También para los padres

Columna publicada el 12 de agosto de 2015 en El Espectador.

La representante a la cámara por el Centro Democrático Tatiana Cabello busca ampliar la licencia de maternidad hasta 18 semanas, e incluso 24 si las madres presentan certificados del pediatra que muestren que está asistiendo a los controles, y busca ampliar la licencia de paternidad de ocho a 15 días.

El proyecto ha sido criticado porque, con licencias “tan largas”, van a discriminar a las mujeres en edad reproductiva en sus trabajos, pues los empleadores ya se quejan de que “pierdan” tanto “tiempo del trabajo” en sus hijos y si además habrá seis meses en los que “no van a estar trabajando” eso va a salir “carísimo”, y ni hablar de “las pobres” EPS que tendrían que pagar estas licencias.

(más…)