Un cuartito pa´ti sola

Entrevista publicada en Página 12, el 7 de abril de 2017
El feminismo se sube al cine, las series, la moda, la música y las nuevas tecnologías para generar un movimiento vivo, popular y alejado del academicismo o las formalidades. Y con esa herramienta se vuelve también aliado para atraer a la causa a quienes todavía dudan o reniegan de la gran ola de cuerpos empoderados que salimos a la calle para decir basta a las mil y una violencias. Desde España las escritoras y periodistas Lucía Lijtmaer y Luna Miguel convocan a las más jóvenes. Mientras que en México Catalina Ruiz Navarro, Estefanía Vela Barba y Marcela Zendejas forman Estereotipas y hacen de la irreverencia una estrategia que defiende el reaggetón y se distancia de la militancia blanca y gringa.

Noticias de Mocoa

Columna publicada el 6 de abril de 2017 en El Espectador.

“Estuve escuchando el testimonio de un campesino que decía que si le hubiesen dado un radio, él había podido avisar con suficiente tiempo sobre la emergencia que se iba a presentar en el departamento de Putumayo”, dijo el congresista Orlando Guerra de la Rosa, representante conservador por el departamento de Putumayo, la mañana de ayer en RCN Radio. La declaración es importante, porque nos habla de las condiciones difíciles de un departamento apartado, olvidado por el Estado que ha fallado en hacer prevención de desastres, pero también en garantizar derechos fundamentales a sus habitantes, como el derecho a la información.

(más…)

Hoy, quédese en su casa

Columna publicada el 1 de abril de 2o17 en El Heraldo.

La marcha de hoy, supuestamente “en contra de la corrupción” es el culmen de la desvergüenza del Centro Democrático, y eso que hablamos de un partido de derecha autoritaria cuyo solo nombre ya es una ironía.

Pero también es una estrategia para apropiarse de un discurso con el que es difícil estar en desacuerdo, y manipular a los seguidores que le quedan ahora que se acercan las elecciones 2018. La manipulación, por si no es claro, es la siguiente: el presidente Santos acaba de salir pringado en el escándalo de Odebrecht y su situación es indefendible. Ergo la marcha contra la corrupción convocada por Uribe es en realidad una marcha contra Santos. Nos queda a todos claro (en realidad siempre fue evidente) que Santos, el político, es un corrupto, y esto es grave porque hoy está en juego la implementación de lo bueno que Santos ha hecho: sacar adelante el proceso de paz.

(más…)

Caperucita Roja

Columna publicada el 30 de marzo de 2017 en El Espectador.

En la versión más antigua del cuento de Caperucita Roja, escrito por Charles Perrault, la historia acaba cuando el lobo se la come. Esta versión viene acompañada de grabados de Gustave Doré, en los que la metáfora del cuento se hace literal: Caperucita aparece desnuda, metida en la cama con el lobo. Fueron los Hermanos Grimm los que más tarde se inventaron que la salvaba un leñador. En todo caso la advertencia para las niñas (y mujeres) es clara: si sales a la calle (bosque), más te vale no hacerlo con ropa provocativa (una caperuza roja), ni desviarte o disfrutar de tu camino, o hablar con extraños (el lobo) porque te pueden matar y violar.

(más…)

#JusticiaParaDaphne

Columna publicada el 29 de marzo de 2017 en la Revista Vice.

Diego Cruz, uno de ‘Los Porkys’, puso un amparo y el juez de distrito, Anuar González, hizo público un fallo inconcebible, que favorece al agresor y que envía un mensaje a todas las mujeres en este territorio: nada nos protege.

El año pasado, la valentía de Daphne, una adolescente de Veracruz que fue secuestrada y violada por un cuarteto de mirreyes, alias Los Porkys, fue uno de los ejemplos que despertó la marcha de la Primavera Violeta. El padre de Daphne subió a Facebook un video de sus agresores pidiéndole perdón, ya que ellos no habían cumplido los términos de reparación que el padre había pactado: que nunca más se acercaran a su hija. La noticia se mediatizó y produjo indignación en todo el país. Los Porkys escaparon al extranjero porque pueden, y apenas se ha podido extraditar a uno: Diego Cruz. Cruz puso un amparo y el juez de distrito, Anuar González, hizo público un fallo inconcebible, que favorece al agresor y que le envía un mensaje a todas las mujeres en este territorio: nada nos protege.

 

Y este ha sido el mensaje constante durante meses. Hace apenas unas semanas, la periodista Tamara de Anda denunció a un taxista por falta administrativa cuando este la acosó en la calle. La ley estuvo a su favor y el taxista, quien no quiso pagar la multa ni pedir disculpa alguna, fue a dar al Centro de Sanciones Administrativas conocido como Torito. Entonces trolls y conocidos se le fueron encima alegando que ella, por ser clasemediera y blanca, era responsable por el destino de su agresor. “Se le fueron encima” significa que recibió amenazas de violación, de muerte y suficiente bullying psicológico para que a todas nos quedara claro que la denuncia no es nuestra mejor defensa.

Los casos de @Plaqueta y Daphne muestran el sinsalida en el que estamos: no puedes denunciar a aquellos que tienen menos poder que tú, porque la justicia aplicará y te harán responsable de sus destinos; no puedes denunciar a quienes tienen más poder que tú, porque la Justicia, que no tiene nada de ciega y bastante de clasista, rara vez estará a tu favor, así que lo más probable es que te jodas porque la cosa quedará impune.

¿Qué significa pedir justicia para Daphne? Muchos han dado la respuesta leguleya: el fallo es correcto dentro del marco de la legalidad y bla, bla, bla en jerigonza, llevando la discusión a un oscuro campo del derecho en donde sólo unos pocos abogados-druidas pueden opinar. Estas posturas elitistas olvidan que toda la ciudadanía puede y debe hacer parte de un debate público como éste, y sobre todo, que el concepto de Justicia antes que del derecho, fue de la gente, del sentido común, de la moral y de la ética. El debate rápidamente confundió legalidad con justicia, que no siempre son lo mismo, al punto que si algo muestra este caso es que lo penal es, de lejos, insuficiente para prevenir, tratar, resolver y reparar la violencia de género.

El razonamiento en el fallo, que asume que le tocaron los senos a Daphne sin intenciones lascivas, parece hecho por un extraterrestre sin conocimiento alguno de las relaciones y prácticas humanas, decir que no hay indefensión cuando una adolescente menor de edad ha sido secuestrada y está siendo toqueteada y será posteriormente violada, es algo que parece pensado por alguien con una ingenuidad incapacitante. No se necesita ser un experto en nada para señalar un absurdo tan evidente.

Un error muy común de aquellos ungidos por alguna doctrina es creer que sus razonamientos pueden ser fríamente racionales y libres de prejuicios (cuando esto es imposible para cualquier ser humano) y por eso descartan la rabia que muchas sentimos ante este fallo como algo irrelevante. Pero las emociones humanas siempre han estado estrechamente ligadas a nuestro pensamiento moral y ético. Dijo una vez Catherine MacKinnon que a veces “la rabia es señal de que la dignidad humana no ha sido aniquilada, de que la humanidad arde incluso en donde ha debido extinguirse”. Hay rabias, como ésta, que muestran que el Estado está fallando en su obligación de prevenir, investigar y sancionar la violencia contra las mujeres, y que afirma que las democracias no pueden vaciarse de contenido político, aquí opinamos todos y todas, no sólo los versados en derecho.

Pedir Justicia para Daphne significa, primero, reconocer su valentía, porque en un mundo que nos tiene atrapadas entre dos paredes, ella fue capaz de alzar la voz y así se conviritió en un ejemplo para muchas, en una inspiración. Su caso entonces significa algo en el imaginario simbólico de este país, significa algo para las mujeres, que estamos hartas de tener que vivir con miedo. Por eso, exigir justicia para Daphne va más allá de que un Porky se “pudra en la cárcel”, como él, hay miles, no resuelve el problema. Significa una crítica urgente a unas instituciones que son o incompetentes, o insuficientes, o de plano crueles ante todo lo que respecta a la violencia de género. Pedir Justicia para Daphne es exigir que por fin se entienda, que la justicia no es justicia si no tiene perspectiva de género.

(más…)

Catalina Ruiz-Navarro: “Es hora de que los hombres existan de una manera discreta”

La filósofa y artista plástica conocida en Twitter como @catalinapordios ha participado en un taller sobre cómo los medios narran las violencias contra las mujeres, organizado por Oxfam Intermón en el XVIII Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

Entrevista publicada en La Marea el 24 de marzo de 2017.

Por: Laura Hurtado

Entrevistar a la feminista caribe-colombiana Catalina Ruiz-Navarro es como escuchar una canción de rock a todo volumen. Te sacude, te emociona y, lo que es más importante, sigue sonando en tu cabeza durante mucho tiempo. Filósofa y artista plástica, escribe un blog, colabora en medios como El Espectador, Vice o Univisión y es cofundadora de (E)stereotipas, una plataforma digital “de feminismo pop latinoamericano”. Estuvo en España para participar en un taller sobre cómo los medios narran las violencias contra las mujeres, dirigido por Magda Bandera, directora de La Marea, y organizado por Oxfam Intermón en el XVIII Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

(más…)

¿Es machista que los hombres “ayuden” en la casa?

Columna publicada en la revista Cromos el 24 de marzo de 2017.

El mundo ha cambiado, pero no ha cambiado tanto. Aunque ser ama de casa ya no es una obligación y muchas mujeres tienen un empleo remunerado, la casa sigue siendo, culturalmente, nuestra responsabilidad. Y es por eso que cuando los hombres hacen tareas domésticas muchos usan el verbo “ayudar”, como queriendo decir que es algo que hacen por ser “chéveres”, pero no su responsabilidad.

(más…)