Caribe

Las ‘frías’

Columna publicada el 4 de febrero de 2017 en El Heraldo.

El nuevo Código de Policía prohíbe “consumir bebidas alcohólicas en lugares abiertos al público en el perímetro circundante” y “consumir bebidas alcohólicas, sustancias sicoactivas o prohibidas en estadios, coliseos, centros deportivos, parques, centros de salud y en general, en el espacio público excepto en las actividades autorizadas por la autoridad competente”. A primera vista parecen prohibiciones razonables que buscan controlar el consumo problemático de alcohol y garantizar la paz en las calles. Sin embargo, como sucede con muchas partes del Código de Policía, estas medidas, aparentemente razonables, pueden terminar siendo absurdas o autoritarias.

(más…)

La molicie

Columna publicada el 26 de marzo de 2016 en El Heraldo.

Aunque conocí la obra de Enrique Grau desde que era pequeña (sus exposiciones eran comunes en Barranquilla), su trabajo apenas se mencionó de pasada cuando vimos la case de Historia de arte en Colombia, en la Javeriana, en Bogotá. Grau era, para la academia del altiplano, demasiado figurativo, demasiado “bonito”. Historiadores como Mario Rivero hablan de que Grau está  “a la búsqueda de La Belleza, como la verdad primera y última de su pintura. De la belleza sin ninguna otra intensidad”.

Y es en éste sentido precisamente, porque no se sale de este objetivo, sino que permanece anclado en él como en un puerto seguro, que lo ha mantenido a salvo de los vientos exteriores, que los acontecimientos modernos no lo han apartado de su búsqueda, sino que apenas le han creado una relación más tensa con ella”. Aunque esta percepción es acertada, se presta para la lectura de que la obra de Grau fue estática, anticuada, o desvinculada de las conversaciones del mundo del arte. Muchos atribuyeron el éxito de su pintura a su capacidad técnica, y otros dijeron que sus “pueblerinas endomingadas, desterradas a la buhardilla, que reasumen lánguidamente su papel señorial de ociosas, frecuentemente distraídas, atolondradas, que no parecen tener que hacer distinto a disfrazarse” eran superficiales.

(más…)

En las nalgas pégale

Columna publicada el 16 de enero de 2016 en El Heraldo

Esta semana, uniformados de la Policía Metropolitana detuvieran a un tipo sorprendido masturbándose dentro de un bus de Transmetro. Una mujer alertó a la policía en la estación La Ocho. Unos días antes, una joven de 19 años denunció a un hombre por tocarle los glúteos reiteradamente en un bus del mismo sistema de transporte. En un caso, el agresor fue capturado, y en el segundo el tipo enfrenta un proceso por delito de injuria. Dos casos no son suficientes para decir que hay una tendencia de denuncia al acoso callejero entre las barranquilleras, pero es suficiente para tener una esperanza de que este tipo de agresiones dejen de ser toleradas.

(más…)

Años y milenios

Columna publicada el 2 de enero de 2016 en El Heraldo

En el balance del Pnud sobre los Objetivos del Milenio (ODM) en la Región Caribe colombiana, el resultado es preocupante, pero esto no es una sorpresa. En el primero de los objetivos, erradicar la pobreza extrema y el hambre, la Región Caribe está rezagada: todos los departamentos, con excepción de Atlántico, presentan índices peores al promedio nacional. Los indicadores de desnutrición global y desnutrición crónica en menores de cinco años en la Región Caribe superan el promedio de Colombia, siendo la situación más crítica la que se presenta en el departamento de La Guajira. La indigencia en la Región Caribe alcanzaba en 2005 el 16,4%, cifra superior al promedio del país (15,7%).

En cuanto al segundo objetivo, educación, en términos absolutos, la Región cuenta con 112.240 personas entre los 15 y 24 años que no saben leer ni escribir. El 47,5% de indígenas y el 18,7% de los afrodescendientes de 15 a 24 años que habitan en la Región son analfabetas. En el tercer objetivo, promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, en la mayoría de los departamentos existen mayores desigualdades entre hombres y mujeres que las que existen a nivel nacional. Los índices de violencia doméstica siguen siendo muy altos, pero por debajo del promedio nacional (pero esto aún mantiene cifras como que el 32,4% de las mujeres alguna vez ha experimentado violencia física; el 9% ha sido víctima de violencia sexual, y el 31,4% ha sido maltratada sicológicamente por su pareja).

(más…)

La niñez erótica

Columna publicada el 2 de diciembre de 2015 en El Espectador.

Entre las perlas macondianas del Concejo de Cartagena está un nuevo invento que ha dado mucho de qué hablar este año: el plan del concejal Antonio Salim para prohibir los bailes dizque eróticos en Cartagena.

La motivación es bastante mundana: por ahí hay varios políticos que le tienen ganas a la creciente población de cristianos en la región —fácilmente reconocibles en las fiestas navideñas porque, aunque dicen que la “danza” es sólo para alabar a Dios, uno los ve, como caribeños que son, moviendo involuntariamente los hombros o el pie al son de los tambores, pero sin pararse de la silla—, pero tiene una justificación populista con la que muchos han llegado a estar de acuerdo: pensar en los niños. “Pensar”, que no hacer, pero ese es otro tema.

(más…)

Sonidos de casa

Columna publicada el 21 de noviembre de 2015 en El Heraldo

En la Grecia antigua, un aedo era ese rapsoda (recitador o pregonero ambulante que cantaba poemas llevando noticias de un lugar a otro) que componía las obras que declamaba. De estos ires y venires nacieron la Ilíada y la Odisea. En Colombia, los rapsodas eran los juglares vallenatos que iban de pueblo en pueblo verseando las buenas y malas nuevas. En esas letras del vallenato sabanero se empezó a construir el lenguaje y la cosmogonía con la que contamos a Colombia. Calixto Ochoa, uno de nuestros más grandes aedos, acaba de morir, y creo que muchos sentimos que se murió nuestro propio abuelo. Es que la música de Ochoa resume justamente eso que los colombianos entendemos por familia.

(más…)

Reggaetón y literatura

Artículo publicado el 7 de agosto de 2015 en i-D

Entre los argumentos en contra del reggaetón uno de los más recurrentes y aceptados es que sus letras no tienen un valor cultural o literario y que por el contrario denotan una “falta de cultura”. Por supuesto, esa expresión coloquial entiende “cultura” según unos modelos hegemónicos, eurocentristas y anglocentristas, en donde la cultura viene siendo una cosa reverencial de ver y no tocar, y que incluye a, y solo puede apreciarse con, la música “clásica” o instrumental, o con música indie de guitarritas simplonas que aguadan estribillos del pop anglosajón. Por eso, la gente asociará a Beethoven con “lo culto” aunque solo lo escuche en el ringtone del celular, y tendrá una apreciación vergonzante del reggaetón que sí escucha en su cotidianidad.

(más…)