Cartagena

Rebelión

Columna publicada el 21 de enero de 2017 en El Heraldo.

Rebelión es, quizás, la canción más conocida del Joe Arroyo, cuya voz al grito de “No le pegue a la negra”, es un grito desgarrado y empoderador, más aún en el contexto del Caribe, y más puntualmente, Cartagena. Quizás todos bailamos con el Joe porque la historia que cuenta la canción suena a que pasó hace muchos años, en una antigua, pasada, y esclavista Cartagena.

(más…)

Anuncios

¿Por qué no lo deja?

Columna publicada el 3 de septiembre de 2016 en El Heraldo.

La semana pasada, en una oficina del edificio Santander, en el Centro Histórico de Cartagena, John Castro Campás apuñaló a su ex-pareja, Mimis Patricia Urbina Blanco, cuando estaban reunidos con el abogado, a punto de firmar el divorcio. Castro y Urbina se casaron hace tres años, y al día de casados Urbina lo dejó alegando “diferencias personales”. Cuenta su hermano que Urbina estaba feliz por firmar el divorcio, que Castro, celoso, le había preguntado si se iba con otro hombre y que ella le contestó que se quedaría soltera porque le había ido muy mal. Y estuvo a punto de ser una mujer libre, si no fuera porque Castro la mató.

(más…)

‘Los Bienmiamor’

Columna publicada el 28 de mayo de 2016 en El Heraldo.

Gran escándalo generó en la ciudad de Cartagena un video realizado por unos jóvenes del barrio El Pozón (Blessed Productions) para invitar, a otros jóvenes a la fiesta de cumpleaños del, ahora famoso, John Wilches. Subieron el video a Youtube, y mientras Wilches se cortaba el pelo alcanzaron 20.000 reproducciones pues, algún mojigato incorregible (como abundan en la Heroica) posteó el video en Denuncias Ciudadanas, una de esas páginas de Facebook que suplen las tareas que otrora tenía la Inquisición. ¡Qué horror!, ¡drama moral en Cartagena!, ¡dijeron triple X!, ¡triple X!

(más…)

Extraordinaria

Columna publicada el 9 de abril de 2016 en El Heraldo.

El domingo pasado, el cartagenero Juan Carlos Puerta tuvo la grandiosa idea de acosar a una mujer. Le tomó una foto en una fiesta, sin su consentimiento, y se la mandó, a través del inbox de Facebook, con un mensaje lascivo e intimidante sobre las cosas que le quería hacer con su lengua. A todas nos ha pasado algo así. Y cuando pasa nos sentimos sucias, y lo peor: nos sentimos culpables. ¿Por qué me puse esa ropa? ¿Por qué me atreví a salir de la casa? Y luego, con esa sensación de asco, que debería ser contra el acosador, pero que se revierte contra nosotras mismas, nos quedamos calladas. Ese domingo, sin embargo, pasó algo extraordinario.

(más…)

La homofobia mata

Columna publicada el 27 de febrero de 2016 en El Heraldo.

Hace nueve años Rolando Pérez, profesor cubano, fue asesinado con sevicia en su casa en Cartagena, con un martillo que él mismo compró en el Amazonas. En días previos a su muerte, fue blanco de escopolamina y recibió amenazas que parecían estar relacionadas con su trabajo en defensa de los derechos de las personas LGBTI y su aparición en un programa de radio. Estos indicios son suficientes para investigar su asesinato como un crimen de odio.

(más…)

La niñez erótica

Columna publicada el 2 de diciembre de 2015 en El Espectador.

Entre las perlas macondianas del Concejo de Cartagena está un nuevo invento que ha dado mucho de qué hablar este año: el plan del concejal Antonio Salim para prohibir los bailes dizque eróticos en Cartagena.

La motivación es bastante mundana: por ahí hay varios políticos que le tienen ganas a la creciente población de cristianos en la región —fácilmente reconocibles en las fiestas navideñas porque, aunque dicen que la “danza” es sólo para alabar a Dios, uno los ve, como caribeños que son, moviendo involuntariamente los hombros o el pie al son de los tambores, pero sin pararse de la silla—, pero tiene una justificación populista con la que muchos han llegado a estar de acuerdo: pensar en los niños. “Pensar”, que no hacer, pero ese es otro tema.

(más…)

‘Clasirracismo’ por baile

Columna publicada el 1 de agosto de 2015 en El Heraldo

Como ya sabemos, los concejales cartageneros están intentando ganarse el voto cristiano a punta de discriminar y entorpecer la libertad de expresión de los cartageneros. A los concejales no les gusta que les señalemos eso, y por eso me dijeron “estúpida” en su sesión del 12 de julio. Sin embargo, su mañoso proyecto anticonstitucional oculta un sinnúmero de prejuicios dañinos para el pueblo Caribe, que seguiremos tratando en este espacio. Concejales: ¡su tormento soy yo!

Así que volvamos a la columna del abogado Eduardo Varela Pezzano en Ámbito Jurídico. El jurista comenta desde su tónica liberal: “Personalmente, yo no bailaría champeta en una esquina o en un parque, ni iría a ver cómo otros bailan en la calle. Ustedes, que leen artículos jurídicos, seguramente menos.” La afirmación es curiosa porque asume que los lectores de artículos jurídicos tampoco bailarían. ¿Por qué? En otro párrafo de la columna el articulista nos da una pista: “es algo propio de los populares de Cartagena”. ¿Es que en esos barrios no hay personas que estudian Derecho y tienen acceso a Internet para leer Ámbito Jurídico? Si no las hay, lo que tenemos entre manos es un gravísimo problema de oportunidades, segregación y movilidad social, cuya solución es muchísimo más urgente que regular los bailes de los cartageneros.

(más…)