feminismo

Catalina Ruiz-Navarro: “Es hora de que los hombres existan de una manera discreta”

La filósofa y artista plástica conocida en Twitter como @catalinapordios ha participado en un taller sobre cómo los medios narran las violencias contra las mujeres, organizado por Oxfam Intermón en el XVIII Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

Entrevista publicada en La Marea el 24 de marzo de 2017.

Por: Laura Hurtado

Entrevistar a la feminista caribe-colombiana Catalina Ruiz-Navarro es como escuchar una canción de rock a todo volumen. Te sacude, te emociona y, lo que es más importante, sigue sonando en tu cabeza durante mucho tiempo. Filósofa y artista plástica, escribe un blog, colabora en medios como El Espectador, Vice o Univisión y es cofundadora de (E)stereotipas, una plataforma digital “de feminismo pop latinoamericano”. Estuvo en España para participar en un taller sobre cómo los medios narran las violencias contra las mujeres, dirigido por Magda Bandera, directora de La Marea, y organizado por Oxfam Intermón en el XVIII Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

(más…)

Anuncios

lo que el tarot le depara al feminismo en 2017

Columna publicada el 3 de febrero de 2017 en ID-Vice.

El feminismo llegó al pop en 2014 con Beyoncé y Emma Watson, volviéndose interesante para la publicidad y el marketing de diferentes empresas. Hasta la industria del alcohol, con la cerveza Tecate, y la de los lácteos, con el yogurt blablabla, intentaron entrarle torpemente a la revolución de género, que pretendían vendernos como sucedáneo a la camiseta del Ché. Parecía que estábamos ganando. Y entonces, la vida real dió un giro como de Game of Thrones y terminamos aquí, con el Brexit, el no al plebiscito de los acuerdos de paz en Colombia -los primeros del mundo con perspectiva de género y difamados precisamente por eso-, con el Frente Nacional por la Familia en México y con Trump de Presidente de los Estados Unidos -el país más influyente y políticamente y económicamente poderoso de la región. Justo cuando todas creíamos que Estados Unidos tendría su primera presidenta, gana Trump, que es la encarnación de todas las formas más horribles del patriarcado. Luego resultó que Trump no solo prometió lo peor para los derechos de las mujeres en campaña sino que no lleva ni un mes y ya empezó a cumplir todas sus amenazas, digo, “planes de campaña”, con una eficiencia destructora que jamás podría tener un presidente bienintencionado. Personalmente, desde que comenzó el 2017, me siento que vivo en un permanente final de temporada de Buffy la Cazavampiros.

¿Y entonces? ¿Qué podemos hacer? No tengo la respuesta pero puedo ensayar algunas propuestas. Si algo nos mostró el 2016 es que las emociones, en la política, son mil veces más certeras que cualquier racionalización. Y, como somos las hijas de las brujas que no pudieron quemar, desempolvé mi tarot de Aleister Crowley, y le eché las cartas al feminismo. Esto es lo que el futuro nos depara:

XVI La Torre

La Torre es la peor carta del tarot. Yo la asocio con un juego de cubos que tenía cuando era muy niña, que consistía en poner un cubo sobre otro hasta armar una torre y mi felicidad siempre era tumbarlos de una patada. Así es la carta de la Torre: todo lo que hemos construido se derrumba, más o menos lo que acaba de pasar en la política internacional. Pero el truco de esta carta es que las estructuras de los sistemas no se derrumban si no están podridas como para derrumbarse.

(más…)

Feminismos y pop: caminos estéticos para hablar de derechos humanos

Estereotipas, “feminismo pop latinoamericano” es una colectiva que busca incidir en la manera en la que las mujeres jóvenes piensan sobre el feminismo y la desigualdad de género. Para ello, tratamos de traducir las grandes ideas del feminismo a un lenguaje y un formato asequible utilizando el humor, la estética del pop y las nuevas tecnologías.

Somos feministas porque nadie debe ser discriminado por su género o/y orientación sexual, clase, raza, etnia, lugar de origen, y los feminismos nos han dado las herramientas y los argumentos para hacer una revolución pacífica que resulte un mundo más justo. Somos latinoamericanas porque creemos en la importancia de los lazos no solo entre mujeres y entre personas sino entre regiones y la importancia de generar, en nuestra lengua, nuestras propias historias, referentes, símbolos y discursos. Somos pop porque creemos que el medio importa para transmitir el mensaje y que el pop es un lenguaje perfecto para hacer que las ideas del feminismo impacten nuestra cultura y cambien el sistema.

Muchas de las expresiones de los feminismo que se dieron en la tercera ola tuvieron que ver con la apropiación de insultos, ataques y prejuicios, a través de medios visuales, audiovisuales, a través del lenguaje y de las subculturas. Estas también son formas de renacer del discurso de víctima (otro meme), pues sí, las mujeres somos víctimas pero nadie quiere hablar desde esa posición, quizás conviene tomar una postura crítica frente a lo resbaloso que es el sexismo, el racismo, el clasicismo y otros memes de dominación tejidos en nuestra cultura. Un ejemplo perfecto son las Guerrilla Grrrls, las Riot Grrrls, que con solo suprimir una vocal de la palabra convirtieron un insulto condescendiente en un rugido. Estos son los referentes directos de Estereotipas. Referentes que también se enfrentan a la pregunta de si movimientos como los feminismos, que buscan desmontar el patriarcado, puedan existir dentro de su mejor aliado que es el capitalismo. La primera respuesta es sencilla: el feminismo siempre ha tenido que lidiar con el capitalismo, algunas de las vetas más poderosas del movimiento de mujeres nacieron de sus entrañas. Pero el capitalismo es un modelo económico de explotación, y en una sociedad patriarcal las explotadas terminan siendo las mujeres. Por eso el feminismo le debe al capitalismo una crítica permanente. Y se mantiene la pregunta: ¿se puede hacer feminismo y resistencia, con el lenguaje natural del capitalismo que es el pop?

(más…)

Columna publicada el 24 de agosto de 2016 en El Espectador.

olombia ha estado en conflicto (casi) permanente desde la Guerra de los Mil Días.

La historia del país está marcada por generaciones y generaciones que vivieron en medio de la violencia, la desigualdad y el despojo. No conocemos otro entorno que no sea el conflicto y la sospecha. En un contexto como este, decir sí, creer que un acuerdo de paz es posible, imaginar otro país con optimismo y no con vergüenza, es un acto revolucionario.

(más…)

Soy feminista y eso no me quita lo femenina (aunque no siempre lo tuve tan claro)

Columna publicada el 17 de agosto de 2016 en Univisión.

Soy una mujer “femenina”. Esto se los digo a mis 33 años más allá de toda duda, pero no siempre fue tan claro para mí. Con mis primeras decisiones sobre mi estilo, creo que tendría cinco años, buscaba literalmente que me confundieran con un niño: pedía el pelo corto, odiaba el color rosa, los vestidos, y solo quería usar shorts y camiseta.

Aunque de muchas maneras yo era una niña con gustos “femeninos”, es decir, me encantaban las flores y llevarlas en la cabeza, las faldas amplias de seda del clóset de mi abuela y estaba obsesionada con pintarme los labios de rojo, también era “masculina”, es decir, era brusca, torpe, imprudente, hiperactiva, y sobre todo sentía un rechazo manifiesto por esa exigencia constante que todos me hacían de ser “como una señorita”.

(más…)

Carta de una feminista en respuesta al presidente Obama

Columna publicada el 4 de agosto de 2016 en Univisión.

Querido señor presidente:

Cada vez que un hombre poderoso, como usted, o como Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, dicen públicamente que son feministas se siente una especie de satisfacción o alivio al ver esos mismos argumentos que esgrimimos a diario las feministas, en otra voz, la voz de alguien que será validado sin cuestionamientos y luego un poco de tristeza, al saber que esta otra voz valida nuestro discurso solo con asumirlo.

No es un gesto menor, es muy, muy importante que el presidente de los Estados Unidos, uno de los países más influyentes cultural, política y económicamente en el mundo se declare feminista. Porque parece que el feminismo fuera un problema de nicho, como si las “cosas de mujeres” no afectaran a más de la mitad de la población. El género es una forma de organización social, no solo una identidad. Aún así los hombres rara vez se interesan en la defensa de nuestros derechos, es una conversación incómoda porque para los hombres esto significa perder privilegios, y porque algunos hombres no son capaces de participar en una conversación en la que no sean protagonistas. Así como es importante que las mujeres tengamos modelos, en la ficción y en la vida real, de mujeres fuertes, exitosas, asertivas, seguras de sí mismas, diversas y complejas; es importante que los hombres tengan modelos de hombres que puedan ser feministas, que ayuden a convertir el respeto, la igualdad y la defensa de los derechos de las mujeres en algo aspiracional. Los hombres necesitan poder imaginarse cómo es un hombre que apoya los derechos de las mujeres. Estos arquetipos son tan escasos como los de las mujeres fuertes, independientes, y autosuficientes.

Pero luego de los elogios es importante recordar, que esta declaración de ser feminista, la hace desde un lugar de poder, con la autoridad incuestionable que le da su cargo y su género, que cuando usted dice estas cosas recibe aplausos, pero cuando las mujeres las dicen recibe críticas, estigmatización, rechazo, golpes y hasta amenazas de muerte. Lo que usted acaba de decir es lo mínimo que debería decir cualquier hombre inteligente, sensible y justo.

(más…)